martes, 18 de junio de 2013

Helado de avellanas



Está tan bueno que no hemos querido que esperarais hasta el domingo. (He de confesaros que después de ver las pruebas de las fotografías de Paco, fui yo la que le comenté la posibilidad de publicar el miércoles porque estaba impaciente por compartirlas con todos vosotros).



Este helado de avellanas es la caña y vais a quedar como anfitriones de primera cuando lo hagáis.
No os liéis y leed detenidamente los pasos de la receta que es muy sencilla.


Ingredientes:
  • 200 gramos de avellanas tostadas sin sal
  • 4 huevos 
  • Cuatro cucharadas soperas de azúcar
  • Un bote de 250 gramos de nata montada en spray 
  • Un chorrito de brandy o coñac
  • Caramelo líquido (comprado, no os asustéis)
  • Cucuruchos (también comprados)


En primer lugar,  explicaros que este helado podéis servirlo cómo queráis. Para esta ocasión yo he elegido hacerlo en cucuruchos, pero podéis ponerlo en un molde tipo plum cake, desmoldarlo y servirlo en porciones en platos o cuencos.



Preparación:

Lo primero que vais a hacer es triturar las avellanas. Que no tenéis picadora, pues con batidora a máxima potencia. Que no tenéis batidora (extremo bastante improbable) pues mortero que te crió. Que no tenéis mortero (alguna conozco yo) pues vamos a usar un método más rudimentario: envolvéis  la bolsa de avellanas en un paño de cocina y os liáis a golpes con la empuñadura de un cuchillo de cocina, una cuchara de madera o esa figura que odiáis y que nunca se rompe; lo dejo a vuestra elección. El caso es que las avellanas se queden molidas. Otra opción es comprarlas molidas, pero entonces no te diviertes tanto dándole golpazos a la bolsa mientras piensas en alguien...
Una vez molidas las avellanas, separáis las claras de las yemas de los huevos.

En un bol batís las claras a punto de nieve con dos de las cucharadas de azúcar.
Las yemas las ponéis en otro bol con las otras dos cucharadas de azúcar y mezcláis muy bien.
A las claras batidas les añadís las avellanas molidas, las yemas con el azúcar, el chorrito de brandy (yo he usado Constitución, regalo de un amigo al que quiero como un padre), y el bote de nata montada. Mezcláis suavemente y lo ponéis en un molde en el congelador unas seis horas. 


Observaciones:

Si lo vais a servir en porciones de tarta, (os salen por lo menos ocho porciones generosas) ponéis el caramelo líquido en el fondo del molde. Si por el contrario utilizáis cucuruchos, el caramelo se lo ponéis por encima antes de servirlos.
Yo he comprado los cucuruchos con el borde de chocolate pero también los hay sin él.



Sobre el bote de nata montada comentaros que lo he puesto comprado para que no protestéis, pero yo utilizo nata para montar. Es muy fácil de hacer. Lo único que hay que tener en cuenta es que la nata esté muy fría y el cuenco donde vayáis a montarla también. Lo meto en el congelador un rato y cuando no me cabe, en el frigorífico.


El soporte de los cucuruchos de helado de avellana  es de la marca ARTIPAS y es perfecto para estos helados o para cualquier tipo de aperitivos. ¡Me tiene loca! como las fotos de mi media naranja: ¡SON UNA MARAVILLA!

Siento que mis amigos alérgicos a las frutos secos no puedan tomar este helado. Pero, si la alergia es sólo a las avellanas, podéis sustituirlas por almendras. Y si la alergia es a todos los frutos secos, pues hala, a tomar la crema de sandía del domingo que también está muy rica.


Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.

All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!