domingo, 1 de septiembre de 2013

Tarta de Ina



Esta tarta tiene un significado muy especial para mí, porque la hacía una persona entrañable a la que quise mucho, bueno, y sigo queriendo allá dónde se encuentre. Aunque la receta original es de la tía María, a nosotros nos ha llegado como la tarta de Ina. Sencilla y deliciosa como era ella.



Es estupenda para esta época en que volvemos de las vacaciones y no hemos engordado nada porque hemos andado todos los días siete kilómetros o montado en bicicleta otros tantos; no nos hemos pasado con los asados, las sangrías, los aperitivos de hueva, mojama y almendras, las cervezas, las patatas fritas ni hemos hecho ningún exceso con los cubalibres, lo gintónics o los mojitos en el chiringuito de turno. Por todo esto, creo que os merecéis esta tarta “acalórica”.


Ingredientes:
  • 250 gramos de mantequilla de la buena. Ina la usaba siempre de la marca ARIAS.
  • Una taza de café de azúcar
  • Un huevo
  • Leche entera
  • Galletas María
  • Almendras crudas enteras
  • Aceite de oliva



Yo la he hecho con los ingredientes exactos de la receta de Ina que me ha proporcionado su hija Jacinta, pero vosotros podéis utilizar la mantequilla que uséis habitualmente, la marca de galletas que prefiráis y, si no queréis tanta almendra, podéis ponerla laminada. Y tostarlas en el horno o microondas, en lugar de freírlas.




Es facilísima, o sea que no tenéis excusa para no llevar a la próxima comida familiar una tarta de cinco estrellas y quedar “divino de la muerte”.



Preparación:

En el vaso de la batidora ponéis la mantequilla a temperatura ambiente (este extremo es importante para la consistencia de la crema), la yema del huevo, el azúcar y le vais echando poco a poco la leche. No pone cantidad porque sólo tenéis que ponerle la que admita hasta conseguir una crema blanda pero, ¡cuidado!, que no parezca aguada.



Sacáis la crema a un bol y le añadís la clara del huevo batida a punto de nieve y mezcláis.
Aparte calentáis un cuarto de litro de leche en un cazo. En esa leche vais a remojar las galletas. Este paso ya lo conocéis todos por la famosa tarta de galletas con chocolate. Solo hay que mojarlas un poco para que estén blandas, pero no dejar que se deshagan. Vuelta y vuelta, más o menos. Si os falta leche, pues a calentar un poco más.



Ya tenemos todo preparado para montar la tarta.
En un molde untado con un poco de mantequilla ponéis una capa de galletas mojadas en la leche, una capa de crema, otra capa de galletas y así hasta que terminéis. La última tiene que ser de crema.



Ahora freís las almendras en aceite de oliva. En este paso tenéis también que tener cuidado. Tienen que freírse, pero en su punto justo. Que estén doradas, pero no quemadas.



Las escurrís en papel absorbente y cuando estén frías las claváis encima de la última capa de mantequilla. Esta tarta hay que guardarla en el frigorífico al menos unas cuatro horas para que coja consistencia y podáis desmoldarla con facilidad.



Observaciones:

Os garantizo que está ¡¡¡¡buenísima!!!! Así que hacedla, aunque sé que la inmensa mayoría de nuestros hambrientos ya estáis pensando en la dieta que vais a empezar esta semana.
El precioso mantel me lo bordó mi añorada abuela Elisa.


Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.

All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!