domingo, 13 de julio de 2014

Lazos a la Zarina Katiuska


Porque ya tocaba y porque algunas de mis compañeras me la han solicitado “amablemente”, he cocinado una receta de pasta que, como las anteriores, se hace en un suspiro mientras los demás se quitan la arena de los pies, enjuagan bañadores, tienden toallas y ponen la mesa. Es un plato cien por cien apetecible, si te gusta el salmón ahumado. Escribiendo de salmón y acordándome de Noruega os recuerdo que en unos días comienza en Cartagena el festival La Mar de Músicas que este año tiene a este país nórdico como invitado. Su arte, su música, sus escritores, su cine... Toda la magia noruega en nuestra ciudad. 
En este momento estoy en Peñascosa, ya os he escrito en alguna ocasión de este pequeño pero precioso pueblo en plena sierra de Alcaraz (Albacete). Aquí nació mi abuela Elisa y mi padre y mi madrina y varios de mis tíos... y aquí vive todavía mi tía abuela Aurora, con la que estoy pasando el fin de semana y por eso he adelantado la publicación de la receta a hoy sábado, ya que mañana tengo el día repleto de actividades.



Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • 500 gramos de lacitos o la pasta que más os apetezca
  • 200 gramos de salmón ahumado (noruego, si podéis)
  • 200 gramos de nata o crema de leche
  • Unos granos de pimienta rosa
  • Una tarrina de sucedáneo de caviar o huevas de mujol (en Murcia comercializan unas que están buenísimas) o si usáis caviar del “bueno, bueno” ya sería la bomba.



Preparación:

Cocéis la pasta siguiendo las instrucciones del paquete, la escurrís y la ponéis en la fuente en la que la vayáis a llevar a la mesa.
Para la salsa trituráis la mitad del salmón con la nata (podéis sustituirla por leche evaporada), que previamente habréis calentado sin que llegue a hervir, y se la ponéis por encima a los lacitos junto con el resto del salmón cortado a trozos pequeños, los granos de pimienta rosa y el caviar.
Y ya ha pasado el suspiro... y tenéis un platazo de pasta de quitarse el sombrero.



Observaciones:

La pimienta rosa, para los que no la conozcáis, no es picante. Tiene un ligero sabor a anís y, mezclada con el resto de ingredientes de esta receta, le da un sabor fantástico.
La venden en las tiendas de especias y ahora se ha puesto muy de moda para los gin tonics, pero que conste que esta receta es de un libro de pastas Gallo del año 1991 y el autor de la misma, G. Di Filippo.

Las fotografías son de Paco Solana y Pilar Galindo

Las matrioskas me las trajo mi jefa de Moscú. 









Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.

All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!