domingo, 12 de octubre de 2014

El Pirineo de Gerona invade Cartagena



Desde el primer momento ya me tenían ganada porque desde que descubrí Gerona, hace ya algunos años, me quedé fascinada de esa tierra maravillosa y acogedora en la que se come de vicio y en la que el turismo de playa es sólo una pequeña porción de todo lo que ofrece.
Por ello, y que no salga de aquí, no me hacía falta ver el vídeo promocinal del Patronato de Turismo Costa Brava Gerona para convencerme de que es un destino genial para pasar unas buenas vacaciones. 




(Aquí estoy contemplando las casas colgadas sobre el río Oñar en Gerona capital)

Y como dicen en la publicidad, sin duda, la solución ideal para no perderse nada es vivir en el Pirineo de Gerona una buena temporada. Pero como esto, a día de hoy, creo que va a ser  imposible si no estáis retirados, nos vamos a ir una semanita y vamos a disfrutar de playa, nieve, golf, montaña, senderismo, bicicleta... ¡a elegir!
Y, si a todas estas ofertas le sumáis la gastronomía gerundense, el diez está garantizado. 
El Patronato de Turismo, también trajo a Cartagena una muestra de  la cocina de Francesc Rovira, chef del restaurante Fonda Xesc, quien tiene una estrella Michelín.
El menú, maridado con cava y vinos de la ruta del vino D.O. Empordá, estuvo compuesto de:

Croquetas de cep y avellana


Buñuelos de zanahoria y naranja



Remolacha y anís verde



Calabaza con saúco





Higo con foie gras y caramelo de especias




Sopa de tomate, sandía, anchoa y oliva




Acelga, panceta y almendra




Tártaro de atún, manzana, uva y huevos de arenque




Rebozuelo, cigala y cacao




Arroz de la fonda, verduras, trompetas y azafrán




Bacalao, calabacín y albahaca




Cordero del Ripollés, berenjena, yogurt y sésamo




Pie de cerdo, sobrasada y calamar



Y para terminar, rabo de ternera, patata al romero y cebolla. De este plato no tengo imágenes porque me lo comí antes de hacerla (sin darme cuenta, oye).
El menú también incluía tres postres:

Melocotón al cava, vainilla y mojito



Zumo de uva, melón, sandía y flor de saúco




Y chocolate, regaliz y eucalipto



Si es que un menú así te deja sin palabras. Para los que lo queráis conocer y probar in situ, sólo tenéis que ir a Gombrén (Ripollés). ¡Qué suerte los que estéis por allí!

No podía terminar sin poner la foto con el cocinero, ¡faltaría más! Aquí los blogueros (de derecha a izquierda: Raúl, Lola, Noelia y yo) a los que nos invitaron a este festín.



(Este color de la Guerra de las Galaxias os aseguro que no es de mi máquina). 

El Pirineo de Gerona combina deporte, naturaleza y turismo. Por citaros sólo un ejemplo, la "Ruta Pirinexus" propone 353 kilómetros de recorrido para los amantes de las bicicletas o el senderismo. Además tienen 208 kilómetros de pistas esquiables, tres restaurantes de interior con estrella Michelín y 156.026 plazas de alojamiento turístico. Si queréis más información en esta dirección la encontraréis con todo lujo de detalles y con fotografías preciosas como las de aquí abajo:
www.pirineugirona.org











Os dejo con lo que aseguran desde el Patronato de Turismo: "El Pirineo de Gerona cuenta con todos los elementos necesarios para ser un destino descubierto, redescubierto e intensamente vivido".

Observaciones:

Las fotografías estupendas me las han cedido desde el Patronat de Turisme (muchas gracias a su director, Ramón Ramos y a la encargada de prensa, Verònica Más).

Casi no hace falta que escriba que las de la cena servida por Francesc Rovira son mías.