domingo, 22 de noviembre de 2015

Magdalenas de la abuela Josefa

Recetas de magdalenas hay infinitas pero la que os traigo hoy es muy especial ya que es de la abuela materna de mi marido, que se llamaba Josefa. Es una receta muy fácil, si tienes batidora o cualquier otro robot de cocina, pero a mano como lo hacía ella es un poco más pesada de cocinar. El resultado es fantástico: unas magdalenas esponjosas y, sobre todo, riquísimas. Y con ellas le doy la bienvenida, por fin, al otoño en Cartagena. Hemos pasado de los 25 grados de ayer a mediodía a los 13 y hace un viento...




Ingredientes:
  • 6 huevos
  • 400 gramos de azúcar
  • 500 gramos de harina
  • Un vaso de aceite de girasol
  • Un vaso de leche
  • La ralladura de un limón
  • 2 cucharaditas de bicarbonato


Preparación:

Separáis las yemas de las claras y batís éstas últimas a punto de nieve. Cuando estén batidas, les añadís las yemas, la ralladura del limón, el azúcar, el bicarbonato, el aceite, la leche y, por último, la harina tamizada. Hay que remover todo muy bien para que no queden grumos.
Y ahora ponéis las cápsulas de papel en una bandeja de horno y las llenáis hasta tres cuartos de su capacidad.
Precalentáis el horno a 200 grados y las metéis en el centro, primero 7 minutos a 200 grados y luego 11 minutos a 180 grados.
Lo del horno, ya sabéis que es un misterio y que cada aparato es un mundo, por eso debéis de controlar muy bien el tiempo cuando las hagáis por primera vez.



Observaciones:

¡Las que tienen copete son las primeras que desaparecen!

Si no tenéis bandeja especial para magdalenas, las podéis hacer de la misma manera pero debéis poner las cápsulas en la bandeja del horno y llenarlas después.

Por sugerencia de Pedro Hernández, uno de mis compas de trabajo, os escribo que con estas cantidades salieron 19 magdalenas "hermosas".