jueves, 5 de noviembre de 2015

Tarta de peta zetas, mango y chocolate

Tras hacer novillos el mes pasado, no quería faltar de nuevo a mi cita con el reto Cooking the Chef y aquí estoy, 'in extremis', con una versión de la tarta "Heston´s exploding chocolate gateau" de uno de mis cocineros preferidos, elegido por Abril. Os lo habréis imaginado: el inglés Heston Blumenthal. He cambiado la pulpa de fruta de la pasión por la de mango y modificado la cobertura.
Después de repasar mi carpeta con las recetas de este 3 estrellas Michelín, he elegido esta tarta porque no puede ser más fácil y, sobre todo, porque la mezcla de sabores y los peta zetas la hacen de lo más original. ¿Os atrevéis a cocinarla?




Ingredientes:
  • 125 gramos de galletas de mantequilla
  • 30 gramos de mantequilla sin sal derretida
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 25 gramos de peta zetas neutros (tres sobres)
Para la ganache de chocolate:
  • 175 ml de crema de leche o nata
  • Una pizca de sal
  • 250 gramos de pulpa de mango congelada
  • 50 gramos de crema pastelera (yo no se la he puesto)
  • 110 gramos de chocolate negro (con un 60% de cacao) 
  • 50 gramos de chocolate con leche
Para la cobertura:
  • 100 gramos de chocolate negro
  • 4 onzas de chocolate con leche rallado


Preparación:

Precalentáis el horno a 180 grados y, cuando se caliente, ponéis las galletas de mantequilla en una bandeja de horno, las metéis y las dejáis hasta que se doren. Aproximadamente 10 minutos. Pasado el tiempo, las sacáis, las dejáis enfriar y cuando estén frías las trituráis. Les añadís la mantequilla derretida y el azúcar y mezcláis, y añadís los peta zetas (el caramelo que estalla, según Blumenthal) y, con muchísimo cuidado para que no estallen, removéis todo.
Ponéis la mezcla en un molde de 15 cm y aplastáis con el reverso de una cuchara, pero muy despacio. Metéis el molde en el frigorífico mientras preparáis el relleno.
En un cazo mediano ponéis la nata, la pizca de sal y la pulpa de mango que previamente habréis descongelado. Y, a fuego medio, lo mantenéis hasta que se acerque a la ebullición. En ese momento lo retiráis y lo dejáis reposar cinco minutos. Aquí el famoso cocinero le añade la crema pastelera que yo me he saltado.
Seguidamente, derretís los chocolates troceados al baño María y, cuando estén listos, retiráis el cazo del fuego.
Coláis la crema de mango y le agregáis los chocolates y dejáis que se enfríe a temperatura ambiente.
Cuando pierda el calor, sacáis el molde del frigorífico y le vertéis la ganache y metéis la tarta en el congelador al menos 4 horas.
20 minutos antes de servirla, la sacáis del congelador, derretís el chocolate de la cobertura en el microondas en tandas de 30 segundos para que no se queme, se lo ponéis por encima a la tarta y, antes de que se enfríe del todo, le ralláis las onzas de chocolate con leche por encima. ¡Fantástica!



Observaciones:

Si no encontráis los peta zetas sin sabor, ponéis los que sean. Los que yo he utilizado eran de fresa.

La pulpa de mango congelada la venden ya en varios hipermercados. Y si no, la usáis fresca.


Aquí Wikipedia os explica, para los que no lo sepáis, que es una ganache.