domingo, 1 de noviembre de 2015

Tosta de solomillo de cerdo y perlas wakame caramelizadas

Vaya por delante que no le tenía yo mucha simpatía a las algas. Su sabor no me terminaba de convencer hasta que mi amigo Pepe Padilla me trajo este bote de perlas de algas wakame y he caído rendida a sus encantos. Según detalla el folleto que viene con el tarro, estas algas han sido cultivadas en Corea y Japón desde la antigüedad. En la actualidad también se cultivan en otros países, principalmente en España y concretamente en las rías gallegas. Las perlas son esferificaciones de algas wakame ecológicas con un sabor delicado y exclusivo. Son un alimento preparado que puede ser consumido directamente o bien combinado en platos variados, desde los maridajes más sencillos a las recetas más complejas y elaboradas. El único límite es el de vuestra imaginación.
Y después de tanta información y mientras en Cartagena el cielo está más negro que un tizón y hace un fortísimo viento, vamos con la receta de hoy: Tosta de solomillo de cerdo y perlas wakame caramelizadas.



Ingredientes:
(para cuatro tostas)
  • Un solomillo de cerdo
  • Cuatro rebanadas de pan de nueces y pasas
  • Cebolla caramelizada
  • Un manojo de espárragos
  • 200 gramos de setas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Un tarro de perlas wakame de 100 gramos


Preparación:

Obviamente, si no tenéis las perlas wakame, también podéis hacer esta tosta, pero le proporcionan un sabor inigualable.
Salteáis el solomillo entero a fuego fuerte en una sartén con un poco de aceite. Cuando esté dorado por ambos lados lo reserváis. La idea es que por dentro quede poco hecho.
En la misma sartén salteáis los espárragos y las setas troceados con otro poco de aceite, tienen que quedar "al dente".
Para que no os compliquéis mucho, la cebolla caramelizada la vais a comprar envasada. Cogéis cuatro cucharadas, las ponéis en una sartén y les añadís dos cucharadas de perlas wakame, dais unas vueltas hasta que éstas se impregnen del azúcar de la cebolla.
Listos para montar la tosta:
Disponéis el pan en el plato que hayáis elegido. Encima del pan dos cucharadas generosas del revuelto de espárragos y setas, tres medallones de solomillo, y termináis con la cebolla y las perlas.
Ohhhhhh. ¡Cómo está!



Observaciones:

La pizarra me la ha regalado mi prima Mar. ¡Muchas gracias y mejórate pronto, querida!



Si no encontráis el pan de nueces y pasas, podéis usar cualquier otro. 

Las perlas wakame las podéis comprar on-line en la tienda SOQUM y si vivís en Cartagena, en su tienda en el Paseo de Alfonso XIII, 33 bajo.

La empresa murciana Naturalviar que elabora las perlas wakame asegura que son "un producto totalmente natural, sin conservantes ni colorantes", y aquí llega lo mejor: "Se pueden tomar solas como si fuesen caviar". O sea que si no estáis para muchos dispendios, os agarráis un bote de estas perlas, cerráis los ojos y os imagináis que os estáis hinchando a huevos de esturión iraní. Ahhh y son aptas para veganos, no tienen colesterol, ni lactosa, ni derivados de pescado y ... son bajas en calorías.