domingo, 27 de septiembre de 2015

Pastel de patatas

Parece que el calor asfixiante se ha marchado definitivamente. Por fin puedo dormir mejor y encender el horno sin que me entren los siete males. Hoy he cocinado un pastel de patatas y jamón, facilísimo de preparar y que os puede servir tanto para una cena como para una comida acompañando, por ejemplo, una carne a la plancha.




Ingredientes:
  • Entre un kilo o un kilo y cuarto de patatas. Depende del tamaño del molde
  • 250 gramos de jamón de York
  • 300 gramos de leche evaporada
  • 100 gramos de nata
  • 100 gramos de queso Grüyere rallado
  • Sal, pimienta negra


Preparación:

En un santiamén vais a tener un plato que va a encantar en casa. Peláis las patatas, las cortáis en rodajas finas o con cuchillo o con una mandolina y las salpimentáis. Engrasáis el molde que vayáis a usar con aceite o un spray antiadherente. También podéis forrarlo con papel vegetal. Una vez forrado, ponéis una capa de patatas, otra de jamón y así hasta que terminéis con estos ingredientes. 
Cubrís con la leche evaporada mezclada con la nata y lo metéis en el horno durante una hora. Diez minutos antes, lo sacáis, le ponéis el queso por encima y lo volvéis a meter hasta que se gratine.
¡Así de sencillo!



Observaciones:

Podéis sustituir la leche evaporada por leche entera.

Si lo dejáis preparado por la noche, eso que lleváis adelantado para el día siguiente.

En cuanto se enfríe os pongo la foto del corte del pastel.



Ya está aquí el corte del pastel:







domingo, 20 de septiembre de 2015

Calabacines con jamón

Este domingo estoy doblemente feliz porque cuando escribo esta receta, África ya está en casa y su recuperación va viento en popa. Esa preciosidad de niña es la hija de mi amiga Tere, una de las personas que más me ayuda con el blog y a la que siempre estoy martirizando con mis dudas y problemas informáticos. Esta buena noticia hay que celebrarla y qué mejor que con este plato de lujo de calabacines con jamón que no puede ser más sencillo.



Ingredientes:
(Para cuatro personas)
  • 5 calabacines medianos
  • Una cebolla tierna
  • 2 dientes de ajo
  • 200 gramos de jamón serrano
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación:

Lo primero que vais a hacer es limpiar los calabacines con agua, les quitáis los dos extremos, los cortáis longitudinalmente y a su vez, las dos mitades en rodajas finas. En una sartén grande sofreís, a fuego suave, la cebolla tierna y los ajos troceados. Dadel el tiempo suficiente para que las verduras estén blandas, pero que no cojan color. Una vez sofritos la cebolla y los ajos, añadís el jamón en lonchas finas, en dados o de la manera que os apetezca, le dais unas vueltas y lo retiráis todo a un plato.
En la misma sartén se ponen unas cuatro cucharadas de aceite y, a fuego fuerte, salteáis los calabacines con un poco de sal. Tienen que quedar tersos y duros y ligeramente tostados. 
Pasados unos 10 minutos, añadís la cebolla, ajos y jamón y volvéis a dar unas vueltas para que la verdura se mezcle.



Observaciones:

Es muy importante que la sartén no se pegue porque si no los calabacines se os van a quemar enseguida.







domingo, 13 de septiembre de 2015

Sardinas abiertas

Me apetecía muchísimo cocinar la receta de hoy que encontré rebuscado en la libreta de María Salinas, de quien ya os escribí en la entrada de la tortilla triple, que tenía en mi apartado de pendientes. Se trata de unas sardinas, que ella denomina "abiertas", y que como se hacen en el horno no dejen huella olfativa ni en la cocina ni en el resto de la casa. 



Ingredientes:
(Para dos personas)
  • 6 sardinas
  • 2 patatas hermosas
  • 2 cebollas moradas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 huevos
  • Perejil
  • 200 mm de vino de Jerez
  • Aceite de oliva
  • Sal


Preparación:

Primero peláis las patatas y las cebollas a rodajas de un centímetro y cubrís con ellas la fuente de horno que vayáis a utilizar. Primero las patatas, luego las cebollas y encima el perejil y los dientes de ajo troceados. Un buen chorro de aceite, sal y el vino de Jerez y lo metéis en el horno precalentado unos 20 minutos a 200 grados o hasta que estén casi asadas las patatas y las cebollas.
Sacáis la fuente, y ponéis las sardinas abiertas por la mitad, sin cabeza y sin raspa. Alternándolas: una con la piel hacia a arriba y la otra hacia abajo. Así con las seis. Esta forma de ponerlas sería un capricho de la autora de la receta y yo lo he cumplido al pie de la letra. 
Una vez puestas las sardinas, otra tanda de ajo y perejil  y volvéis a meter la fuente en el horno 10 minutos. En cuanto estén las sardinas, sacáis la fuente le echáis los huevos batidos y de nuevo al horno hasta que se cuajen. En 5 minutos más tendréis un plato deliciosoooooo. ¡Os lo aseguro!




Observaciones:

He puesto cebollas moradas porque me las trae mi padre de una amigo suyo que las cultiva él mismo y están dulcísimas y buenísimas. Vosotros podéis poner la clase de cebolla que queráis.

Si no tenéis jerez, utilizáis vino blanco.

Precisamente nos vamos a tomar estas sardinas con un albariño Gran Novás 2013 de mi tienda preferida SOQUM.





domingo, 6 de septiembre de 2015

Ensalada de moras, queso fresco, espinacas y picatostes

¡Por fin llueve! Estoy que no me lo creo, sacando a cada momento la mano por la ventana. ¡Si es que hacía meses que no llovía como Dios manda y esta zona pedía agua a gritos! Y encima no cae barro, ¡qué más puedo pedir! Y además hoy tenemos una receta fantástica que he sacado de unos de los libros que me han regalado este verano. Es el "Salad love" de David Bez. Un recetario con "sólo" ensaladas. Una para cada día laborable y con alternativas veganas, frugívoras, vegetarianas, omnívoras, ¡Me encanta este libro!



Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • 200 gramos de espinacas baby
  • 100 gramos de moras
  • Un puñado de picatostes
  • 200 gramos de queso fresco
  • Un manojo de cebollino fresco
Para el aliño:
  • Aceite de oliva 
  • Vinagre balsámico
  • Sal y pimienta

Preparación:

Las ensaladas que propone Bez no pueden ser más sencillas, ya que él se las prepara en la oficina a la hora del almuerzo, por lo tanto no tienen ninguna complicación.
Ponéis en el fondo del plato las espinacas, lavadas y escurridas, y encima de éstas el queso fresco, los picatostes y las moras. Termináis con el cebollino fresco cortado en trocitos. 
Para el aliño, en un bol ponéis cuatro cucharadas de aceite de oliva, otras cuatro de vinagre, una pizca de sal y otra de pimienta y batís con un tenedor o con unas varillas y lo repartís por la ensalada a la hora de servirla.  



Observaciones:

David Bez propone como alternativa vegana sustituir el queso fresco por melón.

La fuente preciosísima me la trajo mi hermana Ana en uno de sus viajes a Túnez.