domingo, 10 de abril de 2016

Faisán con salsa de vino

La receta de hoy vuelve a ser del libro "Cocinar para ser feliz", de Carme Ruscalleda, y es que comer tan bien, verdaderamente me hace muy feliz. Cuando estuve eligiendo la que iba a cocinar para el reto Cooking the Chef ésta es la que se quedó en segundo lugar detrás de los macarrones con calamares, y como tenía un par de faisanes congelados que me regaló el tío Jose, se me ha ocurrido preparar uno para la comida del domingo.



Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • Un faisán de aproximadamente un kilo (cortado en ocho trozos)
  • 150 gramos de tocino entreverado cortado en dados
  • Una cebolla grande
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 750 ml de vino tinto -Ruscalleda indica Priorato-
  • 400 gramos de champiñones muy pequeños
  • 300 gramos de cebolletas de platillo muy pequeñas -no he encontrado, por lo tanto me las he saltado-
  • Agua mineral
  • 15 gramos de mantequilla
  • 5 gramos de harina
  • Sal y pimienta

Preparación:

Limpiáis el faisán de posibles plumas y lo pasáis por la llama. Si tenéis vitro y entre vuestros cacharros de cocina no hay un soplete, se las quitáis como podáis. Mi suerte es que el tío Jose me los ha regalado completamente limpios. Lo reserváis

Picáis muy fina la cebolla.
En una cazuela con el aceite muy caliente, ponéis el tocino y los trozos de faisán salpimentados; han de freírse a fuego medio durante aproximadamente 10 minutos. Los removéis de vez en cuando hasta que se doren. Cuando estén listos, retiráis de la cazuela el faisán y el tocino y reserváis.
En el mismo aceite sofreís lentamente la cebolla picada, hasta que se confite, durante unos 20 minutos.
Devolvéis a la cazuela el faisán y el tocino, añadís el vino y, cuando rompa a hervir, con la cazuela tapada, dejáis que cueza unos 60 minutos con el fuego muy lento. De vez en cuando, controláis el guiso y removéis.
Mientras tanto, escaldáis los champiñones con agua mineral y sal durante un minuto, los escurrís y los salteáis en una sartén durante 3 minutos con un poco de aceite y sal; han de quedar cocidos pero en su punto. Los reserváis.
En un cazo pequeño, preparáis el roux -mezcla de harina y grasa que se usa para la ligar las salsas básicas- cociendo con cuidado la harina y la mantequilla unos 5 segundos: no se tienen que dorar. También lo reserváis.
Cuando pase la hora de cocción del faisán -primero comprobáis que está tierno y si no lo dejáis unos minutos más- le añadís los champiñones y el roux y lo dejáis otros 3 minutos más. Rectificáis de sal y ya está listo para hincarle el diente.



Observaciones:

Ruscalleda, como he escrito en los ingredientes, le añade las cebolletas de platillo al mismo tiempo que los champiñones, después de escaldarlas en agua un minuto y cocerlas otros 15 en una sartén con un poco de aceite y condimentarlas con sal, una cucharada de azúcar y dos de agua. Si las encontráis, no dudéis en añadírselas. Si lo dice la cocinera por algo será.

Y ya que el faisán se ha remojado con vino, nosotros los vamos a hacer por dentro con este Teófilo Reyes Crianza 2011 de Ribera de Duero de SOQUM, la tienda on-line que me gusta tanto.