domingo, 19 de junio de 2016

Malube, receta libanesa

Después de empaparme de la historia de la cocina libanesa, y de leer en varias publicaciones que está considerada como una de las mejores del mundo, no me he podido resistir a cocinar, siguiendo las instrucciones de Fawa Zabaneh, un malube (significa boca abajo en árabe) que ha resultado ser un plato maravilloso, lleno de matices, con un sabor extraordinario y que nos ha cundido mucho. 
Y os preguntaréis por qué me ha dado por el Líbano. Pues simplemente porque el marido de una compañera de trabajo es de allí y en cuanto le pedí una receta, no tardó ni un momento en explicármela y traerme el atrezzo para las fotografías. Pues a ella, Mari Carmen, a su marido Elías y a su suegra Fawa les doy las gracias y les dedico esta receta. Espero estar a la altura.



  Ingredientes:
(Para 6 personas)
  • 300 gramos de arroz aromático, tipo Basmati
  • Una cebolla
  • 400 gramos de pechuga de pollo
  • 400 gramos de coliflor
  • Canela molida
  • Un litro de caldo de pollo
  • Un puñado de piñones
  • Aceite de girasol
  • Pimienta blanca
  • Sal
Para la salsa:
  • Dos yogures blancos
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Necesitáis una olla a la que podáis dar la vuelta sin que os estorben las asas.
En ella doráis la cebolla en cuadraditos y la pechuga cortada en trozos y sazonada. Cuando estén dorados cebolla y pollo, les añadís pimienta blanca, canela, caldo hasta que los cubra y lo dejáis cocer.
Mientras que el pollo se cuece, en una sartén con un poco de aceite de girasol, freís la coliflor hasta que esté dorada. Una vez frita, la ponéis en un colador para que suelte todo el aceite que le sobre.
En el momento en que el caldo se haya reducido, ponéis encima del pollo la coliflor frita y encima de ésta el arroz crudo. Lo salpimentáis y le añadís un poco de canela. En la receta de Fawa, también le pone dos pastillas de caldo de pollo desmenuzadas, pero yo he usado caldo en lugar de agua.
Se lo ponéis caliente por encima del arroz y, cuando se haya consumido y el arroz esté tierno, tapáis la olla y lo dejáis reposar antes de darle la vuelta encima de la fuente de servir.
Por último,  cuando ya esté en la fuente, doráis los piñones y se los ponéis por encima como si fuese una tarta.
Este pastel se acompaña con una salsa de yogur blanco batido con sal y aceite de oliva virgen extra.  



Observaciones:

Tenéis que hacerla en cuanto terminéis de leer la receta. Está bueníiiiiiiiiiiiiiisima.

El malube debe quedar: pollo-coliflor-arroz. Y de hecho los de Mari Carmen y Fawa salen así. En el mío el arroz se ha metido por todas partes pero me imagino que no influye para nada en el sabor. Tendré que practicar.