domingo, 5 de junio de 2016

Tarta 'crumbled' de manzana de Berasategui

Me habría dado un patatús si no hubiese podido participar en el reto de este mes de mis chicas Cooking the Chef protagonizado por Martín Berasategui, y eso que me ha costado muchísimo decidirme por una receta de mi cocinero favorito. He pasado algún que otro rato, con mis recetas preferidas esparcidas encima de una mesa, sin saber con cuál sorprenderos: que si la fideuá de gambas alistadas, los tomates rellenos de carne y albahaca, los caracoles a la vizcaína, el pollo al estragón, la ensalada de pulpo, la quiche "tontaine", el Sukalki, los huevos rotos con patata y chistorra, las lentejas guisadas... necesitaría un blog entero sólo para sus recetas. Se nota que me encanta, ¿no? Bueno, pues después de mucho cavilar y darle vueltas, han sido los chicos de casa los que, por unanimidad, han elegido la 'crumbled' de manzana, que es la tarta más deliciosa del universo entero. Como dice el cocinero, una "delicatessen" para lucirse y chuparse los dedos.



De Martín Berasategui os podría contar un libro entero pero no quiero ser una pesada. Os dejo, mejor, con una de sus maravillas y además sencilla. ¡Qué más se puede pedir!

Ingredientes:

Para la masa:
  • 250 gramos de harina
  • 250 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de azúcar
  • 180 gramos de polvo de almendras
Para el relleno:
  • 6 manzanas
  • 30 gramos de pasas de Corinto bien jugosas
  • 15 gramos del Calvado del remojo
  • 70 gramos de mantequilla
  • 20 gramos de azúcar
  • Una rama de vainilla

Para el 'crumbled' (desmenuzado en inglés):
  • 55 gramos de harina
  • 55 gramos de azúcar
  • 45 gramos de almendra en polvo
  • 45 gramos de mantequilla

Azúcar glass para decorar



Preparación:

Antes que nada y después de poneros el delantal, en un bol ponéis las pasas a remojo con el Calvados, que no es otra cosa que aguardiente de manzanas.
Para hacer la masa de almendras, mezcláis la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, la harina, el polvo de almendras y formáis una masa, sin sobarla demasiado. La envolvéis en papel film y la dejáis reposar en el frigorífico una hora. Pasado el tiempo, la estiráis, forráis con ella el molde elegido y volvéis a meterla en el frigo durante media hora. La sacáis y la horneáis a 170 grados, con el horno precalentado, hasta que esté cocida, sin que se dore demasiado.
Para el relleno, caramelizáis en una sartén a fuego lento el azúcar y le añadís la mantequilla para que se funda; rápidamente agregáis la manzanas peladas y cortadas en dados con la rama de vainilla abierta y sus granillos. Mantenéis la manzanas 10 minutos a fuego vivo, removiendo; luego añadís 15 gramos del alcohol de remojar las pasas, lo flambeáis –con mucho cuidado de no quemaros– y añadís las pasas escurridas dejando que se empapen del sabor de las manzanas salteadas.
Retiráis del fuego y lo dejáis en un bol.
Cuando se enfríe, quitáis la rama de vainilla y colocáis este relleno en el fondo de la tarta horneado y lo esparcís.
Para hacer el 'crumbled', mezcláis la harina, el azúcar, las almendras en polvo y, al final, la mantequilla blanda, pero no derretida. Mezcláis con los dedos hasta lograr la apariencia de una fina arena de playa. Cubrís con ella las manzanas y las pasas y horneáis la tarta 30 minutos a 190 grados, hasta que la superficie quede de un bonito color dorado.



Observaciones:

Con la tarta aún tibia, espolvoreadla con azúcar glass, y lista para servir.

Berasategui aconseja en sus trucos que al hornear por primera vez la masa no hay que dejarla que se haga demasiado, ya que después hay que volverla a meter en el horno.

Podéis acompañarla de un helado muy cremoso o de nata apenas azucarada. Pero que sepáis que no le hace falta nada.

Si no tenéis Calvados, podéis utilizar otro aguardiente.

En este enlace están todas las recetas del reto Berasategui. Os vais a poner las botas. 



Las rosas  de OASIS me las ha regalado mi amiga Sofía. ¡Me chiflan! ¡Muchas gracias!