domingo, 11 de diciembre de 2016

Quiche de langosta

El menú de Mi caja de recetas para esta Navidad comienza con esta quiche de langosta que ha levantado pasiones en casa y por la que estoy segura os comerán a besos. Es una tarta salada sencilla. Lo más engorroso es sacarle toda la carne a las langostas. Tenéis que probarla. Es una idea diferente para estas fiestas si estáis hartos de los consabidos langostinos.


Ingredientes:
  • 3 langostas de unos 300/ 400 gramos cada una
  • Una cebolla tierna grande
  • Un vaso de vino blanco
  • 200 gramos de nata líquida
  • 100 gramos de un queso cremoso
  • 3 cucharadas de tomate frito casero
  • 25 gramos de mantequilla
  • 5 huevos
  • Laurel
  • Sal

Para la masa quebrada:

  • 150 gramos de harina
  • 90 gramos de mantequilla
  • 5 gramos de sal
  • 3 o 4 cucharadas de agua

Preparación:

Ponéis la harina en forma de volcán y colocáis en el centro la mantequilla en cubos pequeños, la sal y el agua y amasáis con las manos hasta que se integren todos los ingredientes y obtengáis una masa ligada. La dejáis reposar una media hora envuelta en papel film en el frigorífico.
Pasado el tiempo, la extendéis con un rodillo y forráis con ella un molde –mejor desmontable– pincháis el fondo con un tenedor y la cocéis a 180 grados en el centro del horno unos 20 minutos. Cuando esté lista la reserváis.
Mientras se hace la base de la quiche, hervís las langostas durante cinco minutos en 200 gramos de agua hirviendo, con una hoja de laurel, un poco de sal y un chorro de vino blanco. Cuando estén cocidas, las retiráis del agua y, una vez frías, las peláis, cortáis las colas en rodajas y sacáis la carne de las cabezas y de las patas.
En una sartén rehogáis la cebolla rallada con la mantequilla y, antes de que tome color, le añadís el vino blanco y lo dejáis cocer hasta que se reduzca a la mitad. Luego añadís la carne de las langostas, el tomate, el queso cremoso rallado, la nata y los huevos batidos. Sazonáis y lo vertéis sobre el molde con la masa quebrada.
Cocéis, también a 180 grados con el horno precalentado, 15 minutos.






Observaciones:

Se sirve templada.

Podéis sustituir las langostas por 3/4 de kilo de gambas y la quiche no desmerece en absoluto.

Si os queréis ahorrar el paso de cocer las langostas, las venden cocidas en algunas pescaderías.

Lo mismo con la masa quebrada. Si no tenéis ganas de hacerla, la compráis ya preparada.