domingo, 29 de mayo de 2016

Emperador con azafrán

Una receta más para añadir a vuestra libreta del verano. Esas en las que sólo invertís entre 10 y 20 minutos en la cocina y que además de buenorras son resultonas. Se trata de unas rodajas de emperador con azafrán y una salsa para mojar mucho pan.



Ingredientes:
(Para dos rodajas de emperador)
  • 2 filetes de emperador
  • 2 rebanadas de pan
  • Un dientes de ajo
  • Una cucharada de perejil
  • Una hoja de laurel
  • Azafrán de pelo
  • Aceite de oliva y sal
  • Unos 400 gramos de caldo de pescado o agua

Preparación:

En una sartén con un poco de aceite doráis el diente de ajo y seguidamente las rebanadas de pan por la dos caras. Añadís el perejil picado y la hoja de laurel. Lo retiráis del fuego, lo ponéis en un mortero, lo dejáis enfriar un poco y trabajáis la mezcla hasta obtener una pasta. Ahora le añadís el caldo de pescado o el agua, lo corregís de sal y le ponéis las hebras de azafrán. Lo volcáis en la sartén donde habéis sofrito el pan y dejáis que reduzca a fuego lento.
Mientras, le ponéis un poco de aceite a los filetes de emperador, los colocáis en una fuente de horno y vertéis por encima la salsa. Los dejáis 10 minutos.


Observaciones:

En el libro de recetas tradicionales de Baleares en el que se incluye este emperador te aclara que podéis prepararla con otros pescados de carne dura. El tiempo de cocción en el horno dependerá del grosor de los filetes y del pescado que empleéis. 

El libro es de la biblioteca Metrópoli.


domingo, 22 de mayo de 2016

Pan polar

He desempolvado la lista de recetas pendientes y he tachado la de pan polar. Estaba deseando cocinarlo y no sé por qué he tardado tanto. Puedes utilizarlo a modo de tortitas mexicanas y dejar volar la imaginación para rellenarlas. Es un pan de origen sueco. Allí lo llaman Tunnbröd.




Ingredientes para 12 unidades:
  • 150 gramos de harina de fuerza
  • 75 gramos de harina de centeno integral
  • 1/2 sobre de levadura de panadería deshidratada
  • Una cucharadita de semillas de hinojo machacadas
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 gramos de agua templada
  • Una cucharada de miel
  • 50 gramos de queso de untar
  • Aceite

Preparación:

Si os gusta amasar, esta receta es la vuestra. En la encimera hacéis un volcán con la harina de fuerza, la de centeno, la levadura y la sal; en el agujero del centro ponéis el agua templada y la miel y, con cuidado, empezáis a mezclar todos los ingredientes de fuera a dentro hasta que consigáis una bola. Ahora es el momento de amasar un par de minutos. Si la masa se pega podéis añadirle un poco más de harina. Cuando esté lista, la colocáis en un bol engrasado con un poco de aceite, lo tapáis con un paño, y dejáis que repose por lo menos una hora.
Pasado el tiempo, dividís la masa en doce porciones, y sobre la encimera espolvoreada con harina, las extendéis con el rodillo lo más finas posible y las pincháis con un tenedor.
Calentáis una sartén grande, de fondo grueso, ponéis una porción de masa extendida y la asáis por ambos lados hasta que se dore. Tienen que quedar blandas para poder enrollarlas.





Observaciones:

Si os sobra, se conserva estupendamente en una bolsa de plástico.

Como os escribía al principio, podéis acompañar este pan con una lista interminable de ingredientes. Nosotros pensamos rellenar los rollitos de pan polar con salmón ahumado, queso danés, tápenas y huevo duro y otros de queso grüyere suizo y jamón dulce, y otros de salmón y aguacate y otros...


He utilizado las cantidades que indica una revista del robot Thermomix. Si queréis más de doce unidades sólo tenéis que doblarlas.

sábado, 14 de mayo de 2016

Pastel de puré de patatas y gambas

La de hoy es otra de esas recetas fáciles de mi caja con un resultado sorprendente y que os puede servir para una cena, como plato único, o para una comida acompañada de una ensalada. Es otra manera diferente de comer puré de patatas y de "engañar" a los niños a los que no les gusta el pescado.



Ingredientes:

Para el puré de patatas:

  • 800 gramos de patatas
  • 400 gramos de leche
  • Una cucharada colmada de mantequilla
  • Sal
Para el pastel:

  • 300 gramos de gambas
  • Una lata de ventresca de atún
  • 200 gramos de mayonesa
  • 2 claras de huevo
  • Aceite de oliva
  • Sal


Preparación:

Primero vais a hacer el puré: peláis las patatas, las laváis, las troceáis, las ponéis en una olla, las cubrís con la leche, les añadís un poco de sal y las dejáis cocer, unos 20 minutos, a fuego medio hasta que estén listas. Cuanto más pequeños los trozos, antes se cocerán. Cuando estén listas, les ponéis la cucharada de mantequilla y les pasáis la batidora hasta hacerlas puré. Lo reserváis.
Mientras se cuecen las patatas, en una sartén con un poco de aceite freís las gambas -podéis comprarlas frescas o congeladas y dejarlas descongelar la noche anterior dentro del frigorífico o comprar las colas peladas y congeladas y descongelarlas de la misma manera- en un poco de aceite, las peláis, las cortáis en trocitos y las mezcláis en un bol con la ventresca de atún desmenuzada y escurrida y la mitad de la mayonesa, previamente mezclada con el aceite de freír las gambas.
En una fuente apta para el horno extendéis la mitad del puré, la mezcla de gambas, atún y mayonesa y la cubrís con el resto del puré. Por último, extendéis por encima el resto de la mayonesa mezclada con las claras montadas a punto de nieve y lo gratináis unos minutos.



Observaciones:

Para los más "vaguetes": podéis comprar un paquete de puré y hacerlo siguiendo las instrucciones de la caja. No es lo mismo pero da el pego.



domingo, 8 de mayo de 2016

Garbanzos con morro y oreja de cerdo

¡Cómo me gustan los platos de cuchara! Sea la estación del año que sea, me pirro por un buen guiso. La de hoy, además, está dedicada a las personas que del cerdo se lo comen todo, pero, todo, todo. Se trata de una receta típica catalana: garbanzos con morro y oreja de cerdo. Un plato contundente y muy económico.






Ingredientes:
(para cuatro personas)

  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 200 gramos de morro de cerdo
  • 200 gramos de oreja de cerdo cocida
  • Una cebolla
  •  Un tomate
  • 100 gramos de carne de cerdo picada
  • Medio litro de caldo
  • Una cucharadita de pimentón picante
  • Una taza de aceite de oliva
  • Sal

Para la picada:

  • 3 dientes de ajo
  • 12 almendras
  • Una galleta



Preparación:

Ponéis dos sartenes en el fuego, cada una con un poco de aceite. En una de ellas sofreís la cebolla cortada muy fina y, cuando esté transparente, le añadís el tomate pelado y sin semillas.
En la otra sartén, sofreís la carne de cerdo picada. En cuanto estén listos los dos sofritos, los pasáis a una cazuela y añadís el caldo, la oreja, el morro, el pimentón y los garbanzos y los dejáis que hierva todo junto unos 15 minutos.
Mientras, preparáis la picada, picando en un mortero los dientes de ajo, las almendras y la galleta. Le añadís un poco de agua o un poco del caldo de la cazuela y la añadís a la olla. Lo probáis de sal, lo dejáis cocer 5 minutos más, y listo.


Observaciones:

Si ponéis los garbanzos de bote y compráis el morro y la oreja ya cocidos, la elaboración de este plato no puede ser más sencilla.

Los garbanzos tenéis que escurrirlos muy bien.

Yo he comprado el morro y la oreja frescos, los he cortado en trozos pequeños, y los he cocido durante una hora y cuarto en un olla cubiertos de agua.

jueves, 5 de mayo de 2016

Peras con queso Gorgonzola de Chakall

El reto Cooking the Chef me tiene fascinada, la pena es que no tengo todo el tiempo que me gustaría dedicarle. Sin embargo este mes desde que supe el nombre del cocinero, he releído su libro "Cocina Divina" para elegir una receta original, fácil y deliciosa. Estas peras con queso Gorgonzola cubren las tres premisas con creces. El cocinero es, tachán, tachán...: Chakall, quien me tiene ganada desde que dedicó su obra a "las madres, a las hijas, a las abuelas y a las nietas: a las mujeres que son maltratadas, que sufren el machismo, que son subestimadas, denigradas, e ignoradas. Mi deseo es que llegue el día en que todo eso deje de ocurrir, porque sin las mujeres nos somos nada, ni siquiera exisistiríamos". ¿No os lo comeríais a besos?



La receta es tan sumamente sencilla y ocupa tan poco que os voy a escribir algún detalle del cocinero elegido. Chakall es argentino y tiene fama mundial tras obtener el premio "Gourmand World Cookbook Awards", conocido como el oscar a los mejores libros de cocina del mundo, y el "Good Eggs Awards" por la utilización de productos animales criados al aire libre. Tiene un restaurante en Lisboa –Quinta Dos Frades– y un catering llamado "Cozinha divina", igual que el libro de donde he sacado la receta de hoy.
En el libro, las peras están en el apartado "de fiesta en fiesta".

Ingredientes:
  • 4 peras
  • 100 gramos de queso Gorgonzola
  • 100 ml de nata
  • 40 gramos de nueces
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 50 gramos de azúcar

Preparación:

Cocéis las peras, peladas y partidas por la mitad, cubiertas de agua con la vaina de vainilla y el azúcar hasta que estén tiernas. En unos 30 minutos más o menos estarán listas.
Las sacáis del agua y las dejáis enfriar. Cuando estén frías, con mucho cuidado, les quitáis el centro y las ahuecáis con una cucharilla de postre.
Ponéis la nata en un cazo a fuego suave y, cuando se caliente, le añadís el queso y batís con unas varillas hasta obtener una mezcla cremosa.
Ya podéis llenar las medias mitades de peras con la mezcla y decoráis con las nueces picadas por encima.




Observaciones:

Os parecerá una mezcla rara pero os aseguro que están buenísimas. Es una receta muy original y más sencilla imposible.

Chakall sugiere otros quesos azules como el Roquefort francés, el Stilton inglés o el Cabrales español. Ya sabéis que el Gorgonzola es italiano, muy cremoso y está elaborado con leche de vaca.

El almíbar que resulta de cocer las peras no lo tiréis. Guardadlo en un bote de cristal hermético y con él podéis bañar, por ejemplo, un bizcocho. Tiene un delicioso sabor a vainilla.



La fuente tan maravillosa es de la nueva colección de Villeroy&Boch y me la han regalado mis cuñadas Toñi y Jo.

El atrezzo de cañas tintadas es de OASIS y me lo ha preparado Pepa.

En este enlace están todas las recetas de los blogs que se han presentado al reto con Chakall.











domingo, 1 de mayo de 2016

Barritas de pan con queso y beicon, y el tercer cumpleaños del blog

Hoy domingo, Primero de Mayo, el blog cumple tres años y 174 recetas con la de aquí abajo. Este último año sobre todo, se me ha pasado rapidísimo y, mucho me temo, que va a ser así a partir de ahora. Espero haberos ayudado, "hambrientos" míos, a entrar en la cocina con otra disposición y que las propuestas del blog os hayan hecho más llevadero el momento "¿qué hago mañana de comer?". Que conste que tengo cuerda para rato y que voy a seguir navegando por la red con mis recetas buenas, bonitas, baratas y sobre todo facilísimas y rapidísimas la mayoría de ellas. Muchas gracias por estar al otro lado de la pantalla. Sin vosotros este blog habría desaparecido. Y ahora, vamos con la receta de hoy: unas barritas de pan rellenas y gratinadas que están deliciosas y que se las dedico a todas las mamis del universo.



Ingredientes:
(para rellenar tres barras de 100 gramos)
  • 3 barritas de pan con semillas
  • 100 gramos de beicon
  • 100 gramos de queso parmesano
  • 100 gramos de queso Cheddar
  • 2 ajos tiernos
  • Hojas de orégano fresco
  • 4 huevos
  • 100 gramos de nata o leche evaporada (yo he usado ésta)


Preparación:

Troceáis el beicon en trozos pequeños y le dais unas vueltas en la sartén hasta que se tueste. Lo sacáis a un plato con papel absorbente y lo reserváis.
En un cuenco batís los huevos y les añadís las dos clases de queso ralladas, la nata y el beicon y lo mezcláis todo con unas varillas. Y ahora la separáis en dos. A una le ponéis las hojas de orégano y a otra los ajos tiernos.
Cortáis la parte de arriba de las barras de pan y sacáis la molla, las rellenáis con la mezcla de quesos y beicon y las metéis en el horno precalentado a 180 grados durante 20 minutos hasta que se gratinen. Y ya están listas.



Observaciones:

Estupendas para un aperitivo, cortadas en trozos o para una cena acompañadas de una ensalada.

Y para los niños son una versión casera de los pan-pizza. Podéis prepararlas con ellos e incluso congelarlas.

La receta, con una aportación mía, la he visto en Home Cooking Adventure