domingo, 21 de mayo de 2017

Sopa de tomate y pimiento asado

Esta semana me ha llegado una caja llena de tomates Tomazur, pimientos Tribelli y pepinos EasyQs con lo que he cocinado varias recetas. Se trataba de probar estas variedades almerienses y el resultado no ha podido ser más sorprendente: los tomates saben a tomates de los de antes; los pepinos están crujientes y jugosos; y los pimientos son dulces y saben a gloria. Un reto culinario que se lleva de casa la mejor nota. Nos han encantado. 
Lo primero que he preparado ha sido esta sopa de tomate y pimientos asados, que hemos tomado tibia y que está riquísima. Un plato estupendo para este veranito que se acerca a pasos agigantados.



Ingredientes:
  • 700 gramos de tomates Tomazur pelados y cortados toscamente
  • 2 pimientos rojos Tribelli
  • Un diente ajo picado
  • 2 cucharadas soperas de aceite
  • Una cucharita de concentrado de tomate
  • 100 ml de nata (optativo)
  • Orégano
  • Sal 
  • Pimienta molida en el momento
  • Queso feta para decorar
  • Azúcar
  • Un litro y medio de agua mineral


Preparación:

Calentáis el horno a 180º y asáis los pimientos, previamente untados con aceite, durante viente minutos. Una vez asados, los peláis y les quitáis las pepitas. Los reserváis.
Calentáis el aceite en una cacerola, añadís el ajo y lo movéis durante algunos segundos para evitar que se queme. A continuación, agregáis los tomates, salpimientáis y lo dejáis cocer unos cinco minutos.
Pasado ese tiempo, incorporáis el agua y el concentrado de tomate y lo dejáis hervir a fuego lento durante media hora. Tras estos 30 minutos, añadís los pimientos, lo dejáis hervir cinco minutos más y lo trituráis en la misma olla con la batidora. Una vez triturado todo es el momento de agregar la nata y una cucharada de azúcar para cortar la acidez del tomate y de rectificar el punto de sal y pimienta.
Podéis servir la sopa fría, caliente o tibia con queso y orégano.



Observaciones:

La nata podéis obviarla aunque le da cremosidad a la sopa. Lo mismo con el queso feta, que es simplemente de adorno.

Si os gusta con queso, otra opción es ponerle Cabrales.

Esta receta es del cocinero argentino Chakall y de su libro "Cocina Divina".