domingo, 25 de junio de 2017

Ensalada de endivias, dátiles, pera y anacardos

Con este calor tan achicharrante, sólo me apetece comer ensaladas, gazpacho, salmorejo, crema de melón... comidas fresquitas, vamos. Y mira tú por dónde que hoy voy a hacer una fuente de ensalada, la dejo preparada a falta del aliño y me meto en el agua hasta que me arrugue como un garbanzo. ¡Qué bochorno, por favor!


Ingredientes:
(para cuatro personas)

  • 2 endivias
  • 2 peras
  • Un puñado de dátiles secos
  • Un puñado de anacardos
  • Un ramillete de cebollino
  • 4 o 5 patatas nuevas pequeñas cocidas
  • 50 gramos de queso azul (a vuestra elección)

Para el aliño:

  • Aceite de oliva 
  • El zumo de un limón
  • Sal 
  • Pimienta





Preparación:

Cocéis las patatas con piel cubiertas de agua y un puñado de sal durante viente minutos. Las escurrís y, cuando se enfríen, las partís en cuartos.
En la fuente en la que vayáis a servir la ensalada ponéis en primer lugar las hojas de las endivias, lavadas, escurridas y secadas con papel absorbente; encima, las peras peladas y troceadas, los cuartos de patata, los dátiles sin hueso y partidos por la mitad, los anacardos y el queso azul, también troceado. Por último, cortáis el cebollino y se lo añadís a los ingredientes.
Mezcláis los ingredientes del aliño, se lo ponéis a la ensalada y lista para comer.


Observaciones:

Esta ensalada es crudívora, pero si le añadís el queso, la convertís en una alternativa vegetariana.

Las peretas me las ha traído mi amiga Puri. ¡Gracias!


lunes, 19 de junio de 2017

Crema de pepino y yogur

En la entrada del blog de hace algunos domingos os escribí que me habían enviado desde la empresa almeriense Enza Zaden una caja llena de pimientos, tomates y pepinos. Con los tomates y pimientos cociné esta sopa de tomate y con los pepinos EasiQs, que están crujientes y deliciosos, he preferido dejarlos al natural y preparar una crema de origen griego, de pepino y yogur (Tzatziqui) como la hace el chef argentino Chakall.



Ingredientes:
  • 3 yogures naturales
  • 2 pepinos 
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • Sal
  • Pimienta de cayena


Preparación:

Yo no pelo los pepinos pero eso va en gustos. Los laváis, los peláis o no, los ralláis y los ponéis en un colador hasta que suelten todo el agua.
Una vez escurridos, los ponéis en el vaso de la batidora junto a los yogures, los ajos, el vinagre, la sal y la pimienta. Trituráis pero sólo un poco ya que el pepino está rallado.
Y ya está lista la crema.



Observaciones:

Otras recetas de Taztziqui llevan aceite de oliva pero yo he elegido la que lleva vinagre. 

Esta crema o salsa sirve para un montón de preparaciones: una ensalada de hojas verdes o de pasta; para servir con coliflor o brócoli; para acompañar una carne o un pescado, para mojar unos bastones de pepino, zanahoria o apio, etc.

domingo, 4 de junio de 2017

Crujientes templados de chocolate y aceite de oliva de Mey Hofmann

Cuando me enteré de la muerte de Mey Hofmann, hace ahora trece meses, sentí una terrible tristeza y, por el contrario, una enorme alegría cuando las chicas de Cooking the Chef nos comunicaron que el reto de este mes estaría dedicado a esta polifacética mujer que nunca dejó de innovar en la cocina. Mientras sigamos cocinando sus recetas, ella permanecerá entre nosotros. La que he elegido está en mi caja de recetas desde que la publicó la revista "Hola" hace ya algunos años y me ha parecido perfecta ya que Hofmann era considerada la maestra de los postres y la mejor pastelera del mundo. Se trata de unos pastelitos de pasta filo rellenos de chocolate y aceite de oliva.



Ingredientes:
  • 300 gramos de nata
  • 200 gramos de cobertura de chocolate al 70% de cacao
  • 80 gramos de aceite de oliva
  • 3 gramos de sal Maldon
  • Hojas de pasta filo
  • Azúcar glas
  • Aceite de oliva para freír los crujientes

Preparación:

Para la crema de chocolate: 
Hervís la nata, volcáis encima la cobertura de chocolate, mezcláis con unas varillas y le añadís la sal y el aceite de oliva. Con esta mezcla llenáis unos moldes de 2 x 4 cm y los lleváis al congelador. Os pueden servir unas cubiteras de plástico.
Los crujientes:
Cortáis las hojas de pasta filo en rectángulos de 11 x 15 cm. Desmoldáis los cubitos de crema de chocolate cuando estén congelados –unas tres horas– y los envolvéis, en la pasta filo, haciendo unos pequeños paquetes. Los freís en abundante aceite caliente hasta el punto de que obtengan un color dorado y estén crujientes.
Los sacáis a un plato con papel absorbente y los servís espolvoreados de azúcar glas.



Observaciones:

Mey Hofmann los presentaba además acompañados de una salsa hecha con frutos rojos.

Este es el enlace con todas las recetas del reto de este mes.