domingo, 3 de septiembre de 2017

Arroz negro

El mes de agosto ha acabado trayéndonos un miembro más a la familia por lo que el mes de septiembre no ha podido empezar mejor. Con esa felicidad me he metido en la cocina para preparar este arroz negro y llevarles un taper a los papás primerizos para que cojan energía, porque la van a necesitar.


Ingredientes:
(para 6 personas)
  • 500 gramos de arroz
  • 4 calamares medianos
  • 500 gramos de langostinos 
  • 2 cebollas tiernas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 tomates grandes
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 1,800 litros de fumet  (que hacemos con las cabezas y las cáscaras de los langostinos)
  • Un chorro de vino blanco
  • Un chorro de brandy
  • 3 bolsitas de tinta de calamar (compradas)


Preparación:

Primero preparáis el fumet: peláis los langostinos y reserváis las cabezas y las cáscaras. En una cazuela con una pizca de aceite sofreís una de las cebollas, dos dientes de ajo y uno de los tomates, todo troceado durante diez minutos, teniendo cuidado de que no se queme. Cuando esté sofrito, echáis las cabezas y las cáscaras de los langostinos y, por ejemplo, con el mazo de un mortero, las aplastáis para sacarles todos los jugos y las dejáis otros diez minutos al fuego. Pasado el tiempo, vertéis el vino, el brandy, 2 litros de agua embotellada y dejáis hervir a fuego medio unos 45 minutos. Antes de usarlo lo coláis.
Con este maravilloso fumet vais a cocinar un no menos delicioso arroz negro.
Una vez listo el caldo, limpiáis los calamares y los troceáis. Si no llevan bolsita de tinta o no os habéis acordado de guardarla, la compráis. Hay en todos los supermercados. En el vaso de la batidora echáis la tinta de las bolsitas y un poco del fumet y lo batís hasta que quede bien mezclado.
En la paellera o el recipiente donde vayáis a cocinar el arroz, ponéis un poco de aceite de oliva y sofreís la otra cebolla troceada con los otros dos dientes de ajo también troceados. Cuando tomen color, añadís el otro tomate troceado, sal y lo dejáis hasta que pierda un poco de agua. Añadís el calamar troceado y le dais unas vueltas. Cuando pasen diez minutos, añadís el arroz y lo sofreís hasta que se vuelva transparente.
Hasta aquí lo podéis dejar preparado a falta del fumet y los langostinos.
Pero si lo hacéis para comerlo inmediatamente, vertéis el caldo, al que le habréis añadido el de la tinta de calamar, probáis de sal y lo dejáis cocer a fuego fuerte los primeros 5 minutos y los otros 15 minutos a fuego medio. Otros 5 minutos de reposo le sientan de maravilla.


Observaciones:

Siempre podéis hacerlo con agua pero indudablemente no va a saber igual que éste.

Otra opción es comprar el caldo de pescado. Ni se os ocurra hacerlo con caldo de pollo, por favor.