domingo, 22 de octubre de 2017

Pizza vegetal

Me encanta amasar en general, pero, en particular, la masa de la pizza porque se hace en un momento y el resultado es fantástico. En una media hora podéis tener lista para meter en el horno una pizza casera de lo más sana. Hoy la he preparado llena de vegetales. A ver si os gusta.


Ingredientes:

Para la masa:
(salen dos pizzas de tamaño mediano)
  • 400 gramos de harina de fuerza
  • 200 gramos de agua
  • 50 gramos de aceite de oliva 
  • 25 gramos de levadura fresca
  • Sal


Además:
  • Tomate frito o natural rallado
  • Queso Mozzarella 
  • 4 o 5 Alcachofas en conserva
  • Un manojo de espárragos verdes
  • Un pimiento rojo asado
  • Un calabacín

Preparación:

Para preparar la masa, disolvéis la levadura en el agua templada. En la encimera o en la mesa de trabajo, hacéis un volcán con la harina y en el centro ponéis el agua con la levadura, el aceite y la sal. Lo mezcláis con cuidado de fuera a dentro y lo amasáis hasta conseguir una masa suave que se despegue de las manos. Hacéis una bola con ella, la metéis en un bol y la tapáis con film, un paño de cocina o un gorro de baño de plástico –sin usar– de esos que os habéis traído de un hotel y que, por cierto, son comodísimos gracias a la goma que los rodea y que impide que se muevan. Lo dejáis en un sitio templado hasta que la masa doble su volumen. En 30 minutos estará lista.
La sacáis del bol, la extendéis con un rodillo hasta dejarla de unos 3 mm o del espesor que más guste, la ponéis en la bandeja de horno o en un molde especial para pizzas, la pincháis varias veces con un tenedor y la cubrís por este orden con:
Tomate, queso Mozzarella rallado, rodajas de alcachofas, calabacines y espárragos verdes, sin la parte dura y tiras del pimiento rojo asado. La rociáis con un poco de aceite de oliva, orégano picado y más Mozzarella rallada. La metéis en el horno precalentado a 200 grados durante unos 25 minutos. 


Observaciones:

Por supuesto, si tenéis en casa un robot Thermomix o similar, podéis hacer la masa en estos, pero no se puede comparar con amasar en casa y meter los dedos en la harina.

Yo la he cocinado encima de una piedra de horno para pizza. ¡Salen estupendas!