domingo, 17 de junio de 2018

Polos de horchata de chufa valenciana

Unas buenas chufas, un poco de azúcar, agua muy fría y el resultado es una auténtica horchata valenciana. Con ella he llenado un molde y a disfrutar de polos caseros sin conservantes ni ninguna guarrería extra. Esta vez he utilizado el robot Thermomix y la receta del Consejo Regulador de Denominación de Origen "Chufa de Valencia".




Ingredientes:

  • 250 gramos de chufa de Valencia
  • Un litro de agua fría
  • 110 gramos de azúcar
  • 500 gramos de cubitos de hielo


Preparación:

Laváis las chufas –las encontráis en tiendas que vendan frutos secos–, las ponéis en un cuenco y las cubrís con agua durante 6 o 7 horas para que se rehidraten. Tenéis que cambiarles el agua un par de veces.
Las chufas, una vez rehidratadas, se enjuagan, se vuelven a cubrir de agua, se les añade unas gotas de lejía –¡ojo!, tiene que poner en el envase que es para uso alimentario– y se mueven continuamente unos minutos. Una vez finalizada la desinfección, se enjuagan dos o tres veces más hasta que desaparezca la lejía.
Ponéis las chufas en el robot de cocina que vayáis a usar –en mi caso Thermomix– y las trituráis 2 minutos, velocidad 5-10 junto a un cuarto del agua muy fría y 500 gramos de cubitos de hielo.
La pasta obtenida la tenéis que pasar por un colador de tela, oprimiéndola todo lo que podáis. Si no tenéis colador de tela podéis utilizar una gasa de bebé. El líquido que suelta lo ponéis de nuevo en el robot con el resto del agua (750 gramos) y el azúcar y mezcláis 50 segundos a velocidad 5.



Observaciones:

El Consejo Regulador D. O. Chufa de Valencia aconseja que debe enfriarse rápidamente a temperaturas del orden de Oº C y que la conservación se hace a temperatura igual o inferior a 2ºC.
A mí me gusta muchísimo más líquida y muy fría que granizada, pero sobre gustos...




domingo, 10 de junio de 2018

Quiche de Roquefort, apio y nuez

Se acerca el verano y con él llegan las cenas al aire libre, las barbacoas, las excursiones, las comidas en la playa, etc. El pastel de hoy es ideal para alguna de estas ocasiones. Se prepara enseguida y lo mejor es que está igual de bueno frío o caliente. Empezamos la lista de recetas veraniegas para lucirnos.



Ingredientes:

  • Una plancha de masa quebrada
  • 175 gramos de queso Roquefort
  • 75 gramos de leche
  • 4 cucharadas de vino de Oporto
  • 2 huevos 
  • 2 yemas
  • 200 gramos de nata
  • Sal y pimienta molida en el momento
  • 2 tallos de apios
  • 20 mitades de nuez
Para la masa quebrada (por si os apetece hacerla):
  • 200 gramos de harina
  • 90 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Una cucharada de agua

Preparación:

Si hacéis la masa quebrada, tenéis que poner la harina en la encimera en forma de volcán. En el centro ponéis la mantequilla, el huevo, la sal y el agua. Con lo dedos trabajáis los ingredientes hasta que se junten formando migas. Con un tenedor, incorporáis el resto de la harina del volcán. Presionáis las migas con los dedos hasta formar una bola. Si queda pegajosa, le añadís un poco más de harina. Amasáis la bola hasta que se forme una mezcla uniforme presionando con la palma de la mano. Envolvéis con papel film y la metéis en el frigorífico 30 minutos.
Cuando esté lista, la estiráis en una superficie enharinada, la ponéis encima del molde, cortáis la masa que sobre pasándole el rodillo por el borde, pincháis la base con un tenedor, le ponéis un papel vegetal y la cubrís, por ejemplo con garbanzos, para que no se levante. La metéis en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos.
Si utilizáis masa comprada, hacéis este último paso de pincharla con el tenedor, cubrirla de papel vegetal y encima las legumbres.
Mientras la masa esté en el horno, batís el queso Roquefort con la leche y el vino de Oporto. Aparte, batís ligeramente los huevos con la nata y salpimentáis. Les añadís la mezcla de Roquefort y mezclaís.
En un cazo con un poco de agua hirviendo y sal, blanqueáis el apio troceado, lo escurrís y lo secáis con papel absorbente.
Cuando la masa esté lista, la sacáis del horno, le quitáis los garbanzos y el papel y le esparcís el apio y las nueces y le vertéis la mezcla de huevos y Roquefort. Metéis el molde en el horno otros 20 minutos o hasta que la superficie se dore.


Observaciones:

Esta "Quiche au Roquefort" pertenece al libro "La cocina francesa clásica" editado en 1994 por Le Cordon Blue, la escuela de cocina más prestigiosa del mundo.

Ha utilizado un vino reserva que compré en Oporto en la bodega CALEM. 


domingo, 3 de junio de 2018

Dip de mejillones

Al final sólo ha caído un chaparrón en Cartagena. Hoy luce el sol y apetece ir a la playa, aunque hace muchísimo viento. Para la hora del aperitivo he preparado un dip –una salsa en la que mojar un alimento generalmente más solido– de mejillones con unas latas que compré en Santoña. Para mojar, he preparado unos bastones de zanahoria y apio, espárragos y unos tomates cherry.



Ingredientes:
  • 2 latas de mejillones en escabeche de 250 gramos cada una.
  • Una tarrina de queso crema de 300 gramos
  • Un chorrito de salsa Worcestershire
  • 2 zanahorias
  • Un manojo de esparrágos finos
  • Un puñado de tomates cherry
  • Dos ramas de apio 

Preparación:

Este dip es facilísimo de preparar. En el vaso de la batidora, ponéis los mejillones de una de las latas con su caldo, los de la otra escurridos (no tiréis el caldo) y el queso crema, y batís hasta que se mezcle. Si espesa demasiado, le vais añadiendo poco a poco el caldo reservado hasta conseguir el espesor que os guste.
Servís acompañado de bastones de apio y zanahoria, de espárragos, a los que antes les dais unas vueltas en la sartén, y de tomatitos pinchados en palillos.



Observaciones:

Cuanto mejor sea la calidad de los mejillones, mejor será la crema. Yo es usado de la marca Angelachu.