domingo, 25 de noviembre de 2018

Ensalada de jamón, pera, moras y nueces

Después de tres recetas seguidas "muy dulces", tocaba una ensalada, pero un poco especial. Que se note que es el último domingo de noviembre, que tenemos la Navidad llamando a la puerta y que debemos prepararnos para las calorías que se nos vienen encima. 


Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • Una bolsa de varias lechugas
  • Un puñado de moras
  • Una pera
  • Un puñado de granos de granada
  • Unas lonchas de jamón de serrano finas
  • Un puñado de nueces
  • Aceite de oliva
  • Vinagre balsámico
  • Sal y pimienta

Preparación:

Laváis las lechugas y las escurrís hasta que estén bien secas. Las ponéis en el fondo de las fuente en la que vayáis a servir la ensalada; encima, las moras, la pera con la piel, lavada y cortada a trozos, los granos de granada, las lonchas de jamón enrolladas y las nueces.
Para hacer el aliño, batís en un bol con un tenedor o unas varillas el aceite, el vinagre, la sal y una pizca de pimienta negra. Se lo ponéis a la ensalada cuando vayáis a servirla.


Observaciones:

Esta ensalada omnívora es, con una variación mía, de Daviz Bez. El cocinero inglés propone una alternativa crudívora sustituyendo el jamón por más peras.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Trufas de chocolate blanco y coco

En varias ocasiones os he comentado la afición de Jacobo, mi hijo pequeño, a la cocina, de las veces que me ayuda, de la sensibilidad que tiene para los olores y los sabores, y que tiene un dilema entre estudiar Veterinaria–es un amante de todos los animales– o el grado de Gastronomía. Tiene todavía cinco años por delante para pensárselo. Y todo lo anterior os lo explico porque la receta de hoy la ha cocinado él. Es una actividad del colegio y está feliz con el resultado. Ahora bien, entre rebozado y rebozado, alguna trufa ha ido a parar a su estómago.


Ingredientes:

  • 250 gramos de chocolate blanco para fundir
  • 50 gramos de coco rallado y otros 50 más para rebozar las trufas
  • 50 gramos de nata
  • 50 gramos de leche condensada
  • 25 gramos de mantequilla
  • Una cucharada de extracto de vainilla

Preparación:

Calentáis el chocolate con la mantequilla en el microondas, en tandas de 20 segundos para evitar que se queme. Cuando se fundan ambos ingredientes, les añadís el coco, la nata y la leche condensada y los mezcláis muy bien con una espátula.
Metéis un par de horas la mezcla en el frigorífico para que coja consistencia. Pasado el tiempo, la sacáis y vais cogiendo porciones con una cuchara pequeña. Les dais forma de bola con las palmas de las manos y las rebozáis en el coco rallado.




Observaciones:

Con estas cantidades han salido 19 trufas.
Se pueden congelar.
Cuando terminéis de hacerlas, y hasta la hora de comerlas, tienen que estar en el frigorífico. Les sienta muy mal el calor.




domingo, 11 de noviembre de 2018

Tarta de queso al horno

Esta tarta de queso al horno es la que más he hecho en mi vida junto a la de galletas y chocolate. Es la famosísima tarta del restaurante La Viña de San Sebastián que está entre las diez mejores tartas de queso de España. Después de haber probado varias recetas con distintas cantidades de la original –que es enorme–, me quedo con la de Mercado CalabajíoQueda perfecta y además, es facilísima y está buenisííííííísima. ¡Tenéis que probarla!



Ingredientes:
(Para unas ocho raciones)

  • 500 gramos de queso crema
  • 400 gramos de nata para montar
  • 200 gramos de azúcar
  • 4 huevos tamaño L
  • 20 gramos de harina de trigo


Preparación:

Los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente, por lo menos una hora antes de que empecéis a preparar la tarta.
Podéis utilizar el robot de cocina que tengáis o una batidora de varillas. Si lo vais a hacer con ésta última, en un bol grande batís los huevos con el azúcar, añadís el queso y seguís batiendo hasta que se integre bien. Ahora incorporáis la nata, que no tiene que estar montada, y la mezcláis. Ya sólo queda que añadáis la harina tamizada.
El molde que vayáis a utilizar, lo forráis con un papel vegetal mojado y bien escurrido, y vertéis la mezcla.
El horno tiene que estar precalentado a 200 grados con calor arriba y abajo. Lo tenéis a esa temperatura 15 minutos. Cuando pase el cuarto de hora, bajáis la temperatura a 180 grados y lo dejáis otros 35 minutos. Por último, 10 minutos más a la misma temperatura, pero sólo con aire para que se dore.
Como avisa Carlos en su blog, aunque sube mucho, luego baja y se agrieta, pero es lo habitual.
Lo dejáis enfriar antes de meterlo en el frigorífico.



Observaciones:

He utilizado un molde de 20 cm

Dice Carlos que aguanta perfectamente una semana en el frigorífico bien tapada para que no absorba olores. Y leo esto y me entra la risa porque en mi casa cae el mismo día. No hay manera de que quede un trocito para el día siguiente.