domingo, 16 de diciembre de 2018

Pasteles de gloria

Cuando tu paladar se acostumbra a los dulces navideños caseros, ya no hay vuelta atrás. Este año he empezado por cordiales de almendra y cabello de ángel y por estos pasteles de gloria rellenos de crema de yema. Son tan sencillos de preparar y tan diferentes a los industriales que, una vez que los pruebas, nos los cambias por nada del mundo. 
La Navidad se acerca a pasos agigantados...


Ingredientes:
(para 30 piezas)
  • 500 gramos de almendra molida 
  • 500 gramos de azúcar glas
  • La ralladura de un limón
  • 4 claras de huevo
Crema de yema.
  • 6 yemas de huevo
  • 150 gramos de azúcar


Preparación:

Siempre que he hecho pasteles de gloria los he rellenado de crema de boniato, pero el otro día vi los de Lidia de la O en su blog Atrapada en mi cocina rellenos de crema de yema y he variado de relleno. He seguido su receta, pero doblando las cantidades. Por cierto, me han encantado.
En un bol ponéis la almendra molida, el azúcar y la ralladura de limón y lo mezcláis. Añadís las claras y, con las manos, seguís amasando hasta conseguir una masa compacta. Hacéis una bola, la envolvéis en papel film y la guardáis en el frigorífico un par de horas. Seguidamente, en un cuenco que podáis poner al baño María, mezcláis las yemas con el azúcar y con unas varillas removéis hasta que espese. Por lo menos unos diez minutos. Apartáis del fuego y dejáis que se enfríe.
Sacáis la masa del frigo, hacéis bolas con ella, les hacéis un agujero en el centro con el dedo pulgar, le metéis una cucharadita de yema y las cerráis con la misma masa.
Las vais poniendo en una bandeja forrada con papel vegetal y las metéis en el horno precalentado a 200 grados unos tres o cuatro minutos. 
Las sacáis del horno y cuando se enfríen las espolvoreáis con azúcar glas. 

Observaciones:

La bandeja de Villeroy & Boch me la ha regalado mi suegra. Es de la nueva colección y es un capricho. ¡Gracias, Lucía!