domingo, 16 de noviembre de 2014

Bizcocho de sirope de arce, cortesía de Manuel

La historia de la receta de hoy comienza hace ya algunos años, cuando mi sobrino Manuel empezó a ir en verano a Canadá y siempre volvía con una botella de sirope de arce que mi hermana Ana arrinconaba en el fondo de un armario, hasta que un día me preguntó: ¿quieres esto o lo tiro? Y desde entonces nos comemos un bizcocho de sirope de arce que está jugoso, tierno, sabroso… en definitiva, "fantástico". Además, también lo uso para recetas saladas, pero eso os lo cuento otro día.
Pero ojo, no tenéis que ir a Canáda, este sirope lo venden en casi todos los supermercados y mucha gente lo utiliza para la famosa dieta del jarabe de arce. La única pega es que no es barato pero, la verdad, es que da para mucho.



Ingredientes:
  • 160 gramos de mantequilla a temperatura ambiente o la misma cantidad de aceite de girasol
  • 320 g de harina para bizcochos
  • 10 g de levadura en polvo
  • 1/2 cdta. de sal gruesa
  • 4 huevos
  • 120 g de azúcar
  • 200 ml. de jarabe de arce
  • 190 g de nata fresca. La encontráis al lado de las mantequillas y si no, la sustituís por yogur blanco
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla


Preparación:
Es facilísimo. Por un lado ponéis en un bol grande la harina, la levadura y la sal y lo mezcláis muy bien. En otro bol, los huevos batidos, la mantequilla o el aceite, el azúcar, el jarabe de arce, la nata fresca y la vainilla. Ahora echáis el contenido de este bol encima de la harina y removéis todo hasta integrarlo para conseguir una masa homogénea.
Precalentáis el horno a 180 grados, engrasáis un molde, vertéis la masa y lo metéis en el horno con la rejilla en el centro de 45 a 50 minutos. Tenéis que comprobar si está listo con una brocheta.
Pasado el tiempo, lo sacáis, lo dejáis en el molde 10 minutos y enseguida lo ponéis en una rejilla hasta que se enfríe por completo.




Observaciones:

Para empaparos de todo lo relativo al sirope de arce sólo tenéis que buscar en la bendita wikipedia. 

Esta receta, con algún que otro cambio, es de Martha Stewart.