domingo, 16 de febrero de 2020

Tarta de requesón, café y miel

Este domingo he preparado una tarta de requesón, café y miel que, solo por lo fácil que es prepararla y el resultado tan estupendo, merece la pena meterse en la cocina. Por cierto, la maravillosa miel me la han regalado Elena y José Ramón. Con ella os deseo unos felices carnavales. 


Ingredientes:

  • Una lámina de masa quebrada
  • 400 gramos de requesón
  • 100 gramos de mantequilla
  • 6 cucharadas de leche condensada
  • 3 cucharadas colmadas de miel
  • Un sobre de café soluble
  • 3 huevos

Preparación:

Como habéis leído en los ingredientes, para hacerlo más fácil todavía, la masa va a ser comprada, con lo que vais a hacerla en un abrir y cerrar de ojos.
Lo primero: desenrollar la masa, colocarla encima del molde –de entre 22 y 24 centímetros– cortar lo que sobre, pinchar el fondo con un tenedor y meterlo en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos.
Mientras se cuece la masa, mezcláis las yemas con la mantequilla, que tiene que estar a temperatura ambiente, la miel, el requesón, el café soluble y la leche condensada hasta que consigáis una mezcla uniforme sin grumos.
Después, batís las claras a punto de nieve y se las incorporáis a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Una vez listo, lo vertéis sobre la masa, que habréis sacado del horno, y de nuevo lo metéis 30 minutos a la misma temperatura.


Observaciones:

Podéis usar el café soluble descafeinado.

domingo, 9 de febrero de 2020

Rape con almejas

Hace un día radiante y, en cuanto termine de hacer la comida, me voy a dar un largo paseo. Voy a llegar hasta uno de los faros para aprovechar este invierno con temperaturas tan suaves. He cocinado un rape con almejas, una receta sencillísima pero con un resultado fantástico y un sabor de cinco estrellas.


Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • Un rape de 750 gramos más o menos
  • 500 gramos de almejas
  • 250 gramos de espárragos blancos
  • 250 gramos de guisantes
  • Harina
  • Ajos
  • Vino blanco
  • Caldo de pescado
  • Cebollino
Preparación:

Con la cabeza, la espina y las pieles del rape hacéis un caldo y lo reserváis.
Las almejas las cubrís con agua y dos puñados de sal para que suelten la posible arena que puedan tener.
En una cazuela de paredes bajas doráis 3 dientes de ajo en unas cinco cucharadas de aceite de oliva. Cuando estén dorados, los retiráis. En ese mismo aceite añadís dos cucharadas colmadas de harina y la rehogáis a fuego suave sin que tome color. Agregáis 100 gramos de vino blanco y 500 gramos del caldo de rape. Removéis y calentáis hasta que ligue la salsa.
Subís el fuego, añadís las almejas lavadas y escurridas, los espárragos y los guisantes y, en el momento en el que se abran las almejas, agregáis el rape cortado en trozos. Saláis y cocéis suavemente un par de minutos. Lo servís muy caliente con un poco de cebollino picado por encima.


Observaciones:

Tenéis que aprovechar que estamos en plena temporada de guisantes y ponerlos naturales pero, si no os apetece pelarlos, siempre os quedan los de bote o los congelados. 


lunes, 27 de enero de 2020

Brownie con avellanas

No os puedo asegurar que es el mejor, pero sí que le ha encantado a todos los que lo han probado, incluida yo. Mis hijos son fans de este brownie con avellanas que siempre sale perfecto. Solo queda que os animéis a cocinarlo y os acostumbréis a que desaparezca en lo que dura un suspiro. 



Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 225 de azúcar blanca
  • 350 gramos de mantequilla
  • 200 gramos de chocolate fondant
  • 75 gramos de harina
  • 20 gramos de cacao en polvo sin azúcar
  • 150 gramos de avellanas tostadas y peladas
  • Azúcar glas


Preparación:

Yo he utilizado un molde de empanada de 38 x 26 cm. Normalmente las medidas son 35 x 25. El mío es algo extraño, jejeje.
Lo forráis con papel para horno y lo engrasáis con mantequilla o spray antiadherente. Lo que tengáis en casa.
Por un lado, batís en un cuenco durante 5 minutos las yemas, el azúcar moreno y la mitad del azúcar blanco. Podéis hacerlo con varillas manuales o eléctricas.
Por otro lado, fundís la mantequilla con el chocolate durante 2 minutos en el microondas a máxima potencia. Removéis con unas varillas y comprobáis que el chocolate se haya fundido. Ahora añadís esta mezcla a la de las yemas y azúcar, y removéis. Tamizáis la harina con el cacao en polvo, la añadís y las avellanas tostadas troceadas.
Ya solo queda batir las claras a punto de nieve y, cuando estén casi montadas, les agregáis el resto del azúcar blanco.
Las incorporáis a la masa, poco a poco, con movimientos envolventes. Y lista para que la volquéis en el molde y la horneéis en el horno precalentado a 170 grados durante 25 minutos y otros 10 minutos más con la temperatura a 160 grados.
Pasado el tiempo, sacáis el molde del horno y desmoldáis el brownie pasándolo a una rejilla para que se enfríe. 
Cuando esté frío, lo espolvoreáis con azúcar glas, siempre a través de un colador.



Observaciones:

Este brownie es del libro "Recetas de fiesta", de Webos Fritos.




domingo, 19 de enero de 2020

Pollo en salsa con setas, cebollitas y nata

Se fue la Navidad, guardamos las recetas de roscones y la cocina vuelve a la normalidad. Esta vez con un pollo en salsa con setas del clásico libro de Simone Ortega "1080 recetas". Es un plato de fondo de armario con un resultado delicioso y la única pega es que pide pan a gritos. Nos vamos a permitir aunque sea la punta de la barra.



Ingredientes:
(para cuatro personas)

  • 8 muslos de pollo
  • 400 gramos de setas variadas 
  • Un vaso de vino blanco 
  • 1/2 vaso de agua
  • Una docena de cebollitas francesas
  • 2 yemas de huevo
  • 100 gramos de nata
  • Mantequilla
  • Azúcar
  • Harina de maíz (Maizena)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

En una cazuela con aceite de oliva doráis el pollo salpimentado. Añadís la mitad de las cebollitas y las setas y las doráis también. Agregáis el vino y el agua y lo dejáis cocer unos 20 minutos a fuego lento.
Mientras, ponéis el resto de cebollitas en un cazo cubiertas de agua con una cucharada de sal, dos de azúcar y una colmada de mantequilla y las cocéis hasta que estén tiernas. Las escurrís y las salteáis en una sartén con un poco de aceite. Las reserváis.
En un cuenco, mezcláis las dos yemas con la nata y una cucharada rasa de harina de maíz disuelta en una cucharada de agua y se lo añadís al pollo. Removéis muy bien y lo dejáis cocer otros cinco minutos. Cuando esté listo, lo servís con las cebollitas reservadas.

Observaciones:

A este pollo le van que ni pintadas unas patatas fritas.





domingo, 22 de diciembre de 2019

Terrina de setas con corazón de foie-gras

Ahora sí que ya tenemos la Navidad tocando al timbre. Hoy nos hemos levantado con las voces de los niños que cantan la lotería y con las ilusión de que nos toque. Mientras caen las bolas, a ver qué os parece esta terrina de setas y champiñones con el corazón de foie-gras. Una receta, que a pesar de que no tener un color muy fotogénico, es sencillísima de cocinar, está deliciosa y es otra idea para las comidas y cenas festivas que se avecinan. 


Ingredientes:
(para ocho raciones generosas)
  • Un kilo de setas variadas y champiñones
  • 200 gramos de nata
  • 4 huevos
  • Una flauta de foie-gras de pato de 250 gramos
  • Aceite de oliva
  • Mantequilla
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta
Preparación:

Lo primero que tenéis que hacer es congelar la flauta de foie-gras. Después, limpiáis las setas y los champiñones con un paño, las troceáis y las salteáis en una sartén con unas seis cucharadas de aceite de oliva.
Cuando estén salteadas, reserváis dos tercios y el resto lo ponéis en el vaso de la batidora junto con los huevos y la nata. Lo batís y la mezcla la pasáis a un bol. Salpimentáis y le añadís las setas reservadas.
Engrasáis la terrina con mantequilla y la espolvoreáis con pan rallado, rellenáis con una capa de setas hasta la mitad, ponéis el foie-gras congelado en el centro y lo cubrís con la mezcla restante.
Con el horno a 180 grados, metéis la terrina en una bandeja con agua que la cubra hasta la mitad –al baño María– y la cocéis durante unos 50 minutos.
Dejad que se temple para que podáis cortarla con facilidad.
Servidla con unos cristales de sal Maldon por encima.

Observaciones:

Si no tenéis una terrina de barro o de metal, podéis utilizar un molde de plum-cake.

Si el presupuesto se os dispara con el foie de pato, lo cambiáis por el de cerdo y la terrina sigue estando exquisita.



domingo, 15 de diciembre de 2019

Pollo al curry

Me imagino que ya estaréis pensando en lo que vais a cocinar para la cena de Nochebuena y la comida de Navidad. Pero como el resto de días también hay que comer, os propongo una receta de pollo al curry que se hace rapidísima y con un resultado brillante. Lo he servido con arroz cocido. Por cierto, hoy la receta va dedicada a mi ahijado Jose, que cumple años. ¡Muchas felicidades!




Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • 2 pechugas enteras de pollo troceadas
  • Una lata de leche de coco
  • Una cebolla tierna
  • 2 dientes de ajo
  • Una cucharada de jengibre en polvo
  • Una cucharada de cúrcuma
  • Dos cucharadas de curry
  • 2 guindillas secas
  • 50 gramos de tomate triturado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 300 gramos de arroz
Preparación:

En una cazuela de paredes bajas, ponéis el aceite de oliva y sofreís en él la cebolla tierna picada y los dientes de ajo. A mitad de cocción, añadís las guindillas partidas por la mitad y sin pepitas, dais unas vueltas y echáis el tomate triturado. Lo dejáis unos cinco minutos. Incorporáis el jengibre, la cúrcuma y el curry, lo mezcláis muy bien y añadís el pollo salpimentado. Lo cocináis a fuego fuerte hasta que el pollo se dore, dándole vueltas para que no se queme. 
Ahora, cubrís con la leche de coco, bajáis la intensidad del fuego y dejáis que reduzca un poco. Tenéis que probarlo por si le faltase sal. Lo dejáis cocer diez minutos.
Al mismo tiempo que preparáis el pollo, podéis cocer el arroz. Para ello, laváis la cantidad de arroz que vayáis a utilizar para quitarle el almidón.
Ponéis un cazo al fuego y, cuando empiece a hervir, echáis el arroz, dos cucharadas de aceite y un puñado de sal, y lo dejáis unos 4 minutos hasta que se evapore un poco del agua. Cuando veáis que no hay burbujas de agua sobre el arroz, bajáis el fuego y tapáis el cazo. Lo dejáis así otros 14 minutos. Pasado el tiempo, lo probáis, apagáis el fuego y lo dejáis reposar tapado otros dos minutos.



Observaciones:

El arroz tipo basmati le va de maravilla, pero tened en cuenta que la cocción no es la misma que con un arroz tipo bomba.

Le podéis poner por encima cilantro o perejil picados.

La leche de coco la podéis sustituir por nata, pero el sabor cambiará completamente.

jueves, 5 de diciembre de 2019

Ensalada César del chef José Ándrés

Otra vez han vuelto a dar en el clavo las mamis de Cooking the Chef con su elección de cocinero: el polifacético, humanitario y televisivo chef  José Ramón Andrés Puerta, más conocido como José Andrés. Me gusta mucho, muchísimo y la salsa de su ensalada César me lleva de cabeza. Tenéis que probarla. No tiene nada que ver con las que sirven en la mayoría de los restaurantes y a las que  también llaman "César". La Navidad está llamando a la puerta. Esta ensalada puede ser una buena opción para estos días. Vamos al lío.



Ingredientes:
(Para cuatro personas)
  • Una lechuga romana
  • Una pechuga de pollo asada o a la plancha, pero que quede bien jugosa
  • Un puñado de picatostes salteados en aceite o mantequilla
  • Queso parmesano rallado muy fino
  • Unas gotas de vinagre blanco
Para la salsa al estilo "José Andrés":
  • 160 gramos de queso parmesano
  • Un huevo
  • Una cucharadita de zumo de limón
  • Seis filetes de anchoas
  • 2 cucharaditas de salsa inglesa Worcertershire (Perrins)
  • Una cucharadita de vinagre de vino blanco
  • Una cucharadita de mostaza de Dijon
  • Dos dientes de ajo medianos, machacados (él pone 4)
  • Una cucharadita de pimienta negra recién molida
  • Una taza de aceite de oliva virgen extra
  • Una o dos cucharadas de agua mineral

Preparación:

Asáis la pechuga de pollo –el cocinero le añade cebolla, apio y ají dulce; yo no– de forma que quede seca por fuera y jugosa por dentro. La cortáis en trocitos de 2,5 centímetros de lado.
Laváis la lechuga con unas gotas de vinagre y la dejáis a remojo en el agua para que se ponga firme.
En el vaso de la batidora ponéis, por este orden: el aceite de oliva, el huevo, el ajo, las anchoas escurridas, el vinagre, la salsa inglesa, el zumo de limón, la pimienta y el queso parmesano, y batís hasta que se deshagan las anchoas y la salsa espese como una mayonesa. Ahora le añadís el agua, poco a poco, para que se rebaje y quede una salsa más ligera.
En la fuente de servir la ensalada ponéis la lechuga escurrida o centrifugada, el pollo, los picatostes de pan y lo bañáis con la salsa. 
Podéis decorarla con queso parmesano rallado, unos trocitos de anchoas o de jamón serrano.


Observaciones:

El chef sugiere que, si os gusta con sabor más fuerte, utilicéis el aceite de las anchoas al hacer la salsa.

En este enlace encontráis el resto de las recetas de José Andrés.

sábado, 30 de noviembre de 2019

Bizcocho de plátano y chocolate

Este bizcocho es uno de los que más les gusta a mis hijos. Visto y no visto. Se lo comen a la velocidad del rayo. Los plátanos le proporcionan una jugosidad extra que lo convierten en tierno, tierno. Se acerca la Navidad y este bizcocho lo podéis servir esos días acompañado de una taza de chocolate caliente. Comenzamos el mes de diciembre muy dulces.


Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 3 plátanos maduros
  • 100 gramos de mantequilla
  • Un yogur griego natural
  • 250 gramos de harina para bizcochos
  • Una cucharada de levadura
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada colmada de miel
  • 100 gramos de chocolate rallado o en trocitos

Preparación:

Batís los huevos con el azúcar y cuando estén batidos y hayan doblado su volumen les añadís los platanos y seguís batiendo. A esta mezcla, le incorporáis el yogur griego, la mantequilla a temperatura ambiente y la miel, y seguís batiendo hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
Ahora llega el momento de la harina, que se la ponéis tamizada con un colador, por ejemplo, junto a la levadura y la sal. Mezcláis con una espátula hasta que esté todo integrado y sin grumos, y añadís el chocolate.
Con el horno precalentado a 180 grados, vertéis la masa en un molde engrasado y en el centro del horno lo cocéis 45 minutos o hasta que, al clavarle una brocheta, salga limpia.
Una vez listo, lo dejáis en el molde fuera del horno 10 minutos y luego lo pasáis a una rejilla para que se termine de enfriar.



Observaciones:

Probad a llevarlo a la oficina. Triunfo asegurado. 



domingo, 17 de noviembre de 2019

Bizcocho de canela

Ahora sí, sin avisar y en pleno otoño, ha llegado un frío invernal que invita a que nos quedemos en casa, encender el horno y cocinar un bizcocho de canela que impregna la casa de un olor maravilloso. Os aseguro que si os gusta la canela, vais a disfrutar de lo lindo. 



Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 250 gramos de harina
  • Una cucharadita de levadura
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de canela
  • 100 gramos de leche
  • 100 gramos de aceite de girasol
  • Un palo de canela
Preparación:

En un cazo, ponéis la leche a cocer con el palo de canela. Cuando empiece a hervir, lo apartáis del fuego, lo tapáis y dejáis que la leche infusione y se enfríe.
En un cuenco grande, batís los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y aumenten su volumen.
Añadís a esta mezcla el aceite, la leche colada y la canela y seguís batiendo hasta que todo esté bien integrado.
Ahora, la harina tamizada con la levadura y la sal, y seguís batiendo hasta que quede una mezcla lisa y sin grumos.
Pasáis esta mezcla al molde en el que vayáis a hornear el bizcocho y lo dejáis reposar media hora en el frigorífico.
Pasado el tiempo, lo metéis en el horno precalentado a 180 grados y lo dejáis unos 30 minutos. Comprobáis si está listo clavándole un palillo, una brocheta o un termómetro para bizcochos.
Fuera del horno lo dejáis dentro del molde 10 minutos y después lo ponéis en una rejilla hasta que se enfríe. 
Podéis servirlo con azúcar glas por encima. 



Observaciones:

Para que quede un bizcocho muy esponjoso, tenéis que conseguir que la mezcla de huevos y azúcar doble su volumen.



domingo, 10 de noviembre de 2019

Ensalada de hinojo, granada, manzana y salsa de anacardos

Me gustan todas las frutas que nos trae el otoño, pero las granadas y las chirimoyas compiten en la lista por el primer puesto. Y como además me encantan las ensaladas que llevan fruta, la de hoy me ha salido de premio gordo. Os animo a probarla.



Ingredientes:
  • Un bulbo de hinojo
  • Media granada
  • Media manzana
  • un pepino
  • Un manojo de rábanos
  • Un puñado de uvas pasas
  • Un puñado de pipas de girasol
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de sidra
  • Una pizca de sal
  • Dos cucharadas de agua
  • Un puñado de anacardos

Preparación:

Cortáis el bulbo de hinojo en tiras finas, el pepino en bastones, la manzana en gajos, los rábanos en cuartos; peláis la granada y reserváis los granos. En la fuente en la que vayáis a servir la ensalada, ponéis en el fondo las tiras de hinojo, el pepino, los rábanos, la manzana, los granos de granada, las uvas pasas y las pipas.
Para el aderezo ponéis en el vaso de la batidora el aceite, el vinagre, la pizca de sal, el agua y los anacardos y lo trituráis.
A la hora de servir la ensalada, le vertéis el aliño por encima.



Observaciones:

Si no os gustan los anacardos o sois alérgicos a estos, podéis sustituirlos por un yogur natural.

domingo, 3 de noviembre de 2019

Arroz con costillejas

Estrenamos noviembre con más de veinticinco grados en Cartagena y con ganas de comer al aire libre hasta que el tiempo nos lo permita. Para hoy he preparado este arroz con costillejas de cerdo "muy murciano". Una buena ensalada, unas cervecitas muy frías y a disfrutar del arroz y del buen tiempo, aunque si tenéis previsto ir a la zona del Puerto, echaros piedras en los bolsillos para que no os lleve el viento.


Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • 300 gramos de arroz
  • 500 gramos de costillejas de cerdo carnosas
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Un tomate rallado
  • Una cucharada de pimentón dulce
  • 1,4 litros de caldo de pollo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
Preparación:

Si no tenéis caldo de pollo, lo podéis preparar con unas carcasas de pollo, un puerro, una zanahoria, una rama de apio y dos litros de agua.
En una paellera o en una cazuela de paredes bajas ponéis aceite y pocháis la cebolla rallada, y luego añadís los dientes de ajo picados y el pimiento rojo en trozos.
Ahora, añadís las costillejas salpimentadas y las sofreís hasta que estén selladas por fuera. Espolvoreáis el pimentón y le dais vueltas para que no se pegue. Después, el tomate rallado, y lo dejáis sofreír unos 10 minutos.
Le toca el turno al arroz. Lo echáis en la paellera y le dais unas vueltas hasta que se vuelva transparente. 
Mientras, calentáis el caldo de pollo. Cuando hierva, lo vertéis en la paellera y lo dejáis cocer unos veinte minutos a fuego fuerte. En este momento tenéis que ponerle la sal. 
Atención: Hay que probarlo.
Cuando esté listo, lo apartáis del fuego y lo dejáis reposar, tapado con papel de aluminio, otros cinco minutos.

Observaciones:

Si lo queréis más amarillo, le podéis poner un poco de colorante alimentario al mismo tiempo que el tomate rallado.





domingo, 27 de octubre de 2019

Galletas de crema de cacahuete con chocolate

Vuelvo con más energía que nunca y una hora más en mi body, y no os merecías menos después de este parón en el blog. La receta con la que inauguro mi otoño es lo más. Unas galletas de crema de cacahuete coronadas con chocolate, que están pidiendo a gritos que las hagáis en casa. Son una verdadera delicia y repetiréis como yo.



Ingredientes:
  • 190 gramos de harina
  • 5 gramos de levadura
  • 3 gramos de sal
  • 60 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 240 gramos de crema de cacahuete
  • 100 gramos de azúcar
  • 100 gramos de azúcar moreno
  • Una cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 huevos

Para rebozar las bolas:

  • 100 gramos de azúcar

Para  la crema de chocolate:

  • 120 gramos de chocolate con leche
  • 120 gramos de nata

Preparación:

La crema de cacahuete es facilísima de hacer en casa, pero entiendo que no os apetezca y la compréis. No obstante, no tiene punto de comparación. 
Para hacerla solo necesitáis 500 gramos de cacahuetes tostados. Les quitáis la piel y los trituráis con la batidora o con el robot que tengáis. Nada más sencillo. Os salen dos botes de 230 o 240 gramos aproximadamente cada uno. Y no puede ser más sana. Aunque, eso sí, es una bomba de calorías. Pero sana, sanísima.
En un bol ponéis la harina, la levadura y la sal y lo removéis todo con unas varillas hasta que se mezcle bien.
En otro bol ponéis la mantequilla, la crema de cacahuete, el azúcar, el azúcar moreno y lo mezcláis con una espátula. Cuando esté mezclado, le añadís uno a uno los huevos y, por último, la vainilla.
Ahora le vais agregando poco a poco la mezcla de harina y moviendo con una espátula hasta que se integre todo.
Esta mezcla la metéis en la nevera como mínimo 30 minutos.
Pasado el tiempo, cogéis porciones y hacéis bolas del tamaño de una nuez, las rebozáis en azúcar y las vais poniendo en una bandeja. Antes de meterlas en el horno, les hacéis un agujero en el centro con el dedo.
El horno tiene que está precalentado a 180 grados. Metéis la bandeja en el centro del horno y las dejáis 12 minutos.
Mientras, ponéis la nata a calentar y se la añadís al chocolate que tendréis troceado en un bol. Removéis con unas varillas.
Con una cucharilla ponéis un poco de la crema de chocolate en el centro de cada galletas.
Las sacáis a una rejilla hasta que se enfríen.


Observaciones:

Con estas cantidades salen 25 galletas de un buen tamaño.

domingo, 21 de julio de 2019

Ensalada de melón, queso de cabra y espinacas

Hoy se presenta un día tremendo de calor por lo que voy a estar poco tiempo en la cocina para irme enseguida a la playa. Espero que hayan quitado la bandera roja que ondeaba ayer en Cabo de Palos porque lo de mojarme solo los pies no lo llevo muy bien. A lo que iba, la receta de hoy es una ensalada con una fantástica mezcla de sabores que espero que os guste muchísimo.



Ingredientes:
(para cuatro personas)

  • 200 gramos de espinacas baby
  • 300 gramos de melón (la variedad que más os guste)
  • Un puñado de arándanos azules
  • 200 gramos de queso de cabra
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo tostado
  • Un puñado de hojas de hierbabuena fresca

Para el aliño:

  • Aceite de oliva
  • Vinagre balsámico
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

En la fuente en la que vayáis a servir la ensalda, ponéis en el fondo las espinacas lavadas, escurridas y secadas con papel absorbente; encima y por este orden: el melón cortado a trozos, los arándanos, el queso troceado, el sésamo y, por último, la hierbabuena.
Los ingredientes del aliño los batís con unas varillas o un tenedor en un cuenco y lo añadís cuando vayáis a comer la ensalada.

Observaciones:

Esta ensalada es vegetariana, si queréis una alternativa crudívora, solo tenéis que sustituir el queso de cabra por unos granos de granada, uvas o uvas pasas.

domingo, 14 de julio de 2019

Corte de chocolate, vainilla y fresa

Cómo me gusta comerme un corte de helado y, claro, si encima es hecho en casa, ¡ya es la bomba! Chocolate, vainilla y fresa, los sabores preferido de casa. El mío, sin embargo, es el de tutti frutti. Ese ya lo haré otro día y será enterito para mí. Seguimos disfrutando del verano, de los días largos, del calorcito, de la playa... 



Ingredientes:
  • 500 gramos de nata para montar
  • 300 gramos de leche condensada
  • 60 gramos de cacao puro sin azúcar (Valor)
  • Un cucharada colmada de pasta de vainilla
  • 150 gramos de fresas
  • 2 yogures tipo griego
  • Una cucharada de azúcar
  • Obleas para helado 
Preparación:

Es un helado facilísimo de preparar y solo os hacen falta unas varillas eléctricas. El día de antes tenéis que meter la nata en el frigorífico para que esté muy fría y, si podéis, también el cuenco en la que vayáis a batirla.
Necesitáis un molde de plum cake que cubrís con papel film.
Batís la nata hasta que esté montada y la reserváis.
En un bol ponéis 150 gramos de leche condensada y el cacao y mezcláis. Cuando esté mezclado le añadís 250 gramos de la nata montada. Mezcláis de nuevo. Y lo vertéis en el molde. Lo metéis en el congelador.
En otro bol mezcláis otros 150 gramos de leche condensada con la vainilla, le añadís 250 gramos de nata montada, sacáis el molde del congelador volcáis la mezcla de vainilla.
De nuevo al congelador.
En un cazo pequeño ponéis las fresas lavadas y troceadas con una cucharada de azúcar. Cuando se hayan deshecho las metéis en el vaso de la batidora con los dos yogures y lo batís. 
Sacáis el molde y ponéis la última capa del helado de fresa.
En unas seis horas estará listo para tomar. Mejor de un día para otro. Así te aseguras que haya cuajado del todo.
Hala, a disfrutar de un corte de helado y a recordar los veranos de cuando éramos pequeños. ¡Qué nostalgia!

Observaciones:

Podéis hacerlo solo de vainilla y chocolate.
Se desmolda fácilmente. Acordaos de mojar el cuchillo con agua caliente cada vez que vayáis a cortar un trozo.

viernes, 5 de julio de 2019

Nubes de coco de Anna Olson

Tarea titánica la del reto Cooking the Chef de este mes: elegir una receta de Anna Olson. Esta pastelera y chef, que toca todos los palos y que tiene cientos y cientos de recetas y todas estupendas. Al final, he recurrido a una para los amantes de las golosinas, en general, y de las nubes, en particular. El resultado no puede ser más espectacular. Ahí van los coconut marshmallows de Anna Olson.



Ingredientes:
  • Un coco
  • 30 gramos de azúcar glas
  • 40 gramos de harina de maíz (Maizena)
  • 8 gramos de gelatina
  • 3 claras de huevo
  • 300 gramos de azúcar
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • Una cucharadita de extracto de coco
  • 270 gramos de chocolate blanco de cobertura


Preparación:

Lo primero que vais a hacer es disolver en un cuenco la gelatina en 6 cucharadas de agua y la reserváis.
Ahora hay que preparar un merengue italiano, para lo que vais a batir las claras a punto de nieve medio con 150 gramos de azúcar. Después preparáis un almíbar, para lo que ponéis media taza de agua en un cazo con los otros 150 gramos de azúcar. Lo dejáis cocer hasta que alcance los 115 grados –es necesario que tengáis un termómetro de cocina– y se lo echáis a las claras montadas y batís a velocidad rápida. Mientras el merengue está caliente, le añadís la gelatina y seguís batiendo hasta que se enfríe un poco y empiece a espesar.
Agregáis ahora el extracto de vainilla y el de coco.
Vertéis la mezcla en un molde cuadrado, forrado con papel vegetal y éste aceitado; dejáis que se extienda sola y que cuaje. Necesita por los menos dos horas.
Cuando esté lista la masa, esparcís sobre la tabla de cortar una mezcla con el azúcar glas y la maizena  y volcáis el molde con la masa. La cortáis en tiras y estas en cuadrados con un cuchillo que untaréis con la misma mezcla de la tabla.
Mientras se endurece la masa de las nubes, partís el coco con un martillo, le sacáis la pulpa, la peláis con un cuchillo o un pelador de verduras y la trituráis con una picadora. La extendéis en una bandeja de horno con papel vegetal y la tostáis a 180 grados unos 10 minutos.
Cuando tengáis las nubes cortadas, fundís el chocolate blanco en el microondas en tandas de 30 segundos y las bañáis hasta la mitad en éste y luego las pasáis por el coco rallado.
Dejáis reposar unos minutos hasta que el chocolate se solidifique.


Observaciones:

Si os da pereza preparar el coco, podéis comprarlo rallado, pero no es los mismo que el natural tostado en casa.

Con estas cantidades han salido 28 nubes.

En este enlace tenéis todas las maravillas de Anna Olson.













domingo, 30 de junio de 2019

Tarta de cerezas

Acercarse al horno con estas temperaturas infernales se merece un monumento, pero es la única forma de hacer esta tarta de cerezas antes de que termine la temporada de una fruta que me vuelve loca. Lleva una masa muy fácil de trabajar y está deliciosa. Los demás pasos son muy sencillos. Lo más engorroso es quitar el hueso a las cerezas pero si tenéis un deshuesador, en veinte minutos, más la cocción, tenéis lista una tarta de diez.



Ingredientes:
  • 300 gramos de leche condensada
  • 300 gramos de cerezas
  • 100 gramos de avellanas tostadas
  • 25 gramos de mantequilla
  • 2 huevos y 2 yemas
  • 2 cucharadas de Kirsch (licor de cerezas silvestres que nacen en la Selva Negra de Alemania)
  • Una cucharada de harina
  • Un limón
  • Canela en rama
  • Azúcar glas
Para la masa:
  • 150 gramos de harina
  • 50 gramos de aceite de oliva suave
  • Una copita de vino de Jerez dulce
  • Una cucharadita de azúcar
  • La corteza de un limón
  • Una pizca de canela 
  • Sal

Preparación:

Primero preparáis la masa: ponéis la harina sobre la encimera en forma de volcán y, en el centro, el aceite, el vino, el azúcar, una pizca de sal, otra de canela y la ralladura del limón. Lo mezcláis y lo trabajáis hasta que obtengáis una masa ligada. La dejáis reposar media hora. 
Mientras reposa la masa, deshuesáis la cerezas con un deshuesador o un cuchillo afilado. Las reserváis.
Y ahora, el relleno: disolvéis la leche condensada en 100 gramos de agua y en un cazo lo ponéis en el fuego con la mantequilla, la canela en rama y la corteza del limón.
En un bol batís los huevos y las yemas; le añadís la harina tamizada, las avellanas molidas, el Kirsch y la leche colada. Lo mezcláis. 
Extendéis la masa con un rodillo y forráis un molde con el fondo desmontable. Cubrís el fondo con las cerezas deshuesadas y le vertéis la mezcla de leche. Tenéis que cocer la tarta a 160 grados en el horno precalentado unos 40 minutos.
Desmoldáis la tarta cuando esté fría y la espolvoreáis con azúcar glas.



Observaciones:

He usado un molde de 23 cm.
La receta es de un libro de postres de La Lechera con algunas modificaciones mías.