domingo, 17 de enero de 2021

Pasta al estilo americano

Este domingo os traigo una receta de pasta al estilo de los famosos Mac & Cheese americanos. No he encontrado sus elbows (codos) y los he sustituido por tiburones. Advierto de que arruina la operación anti-lorzas post navideña y, para que mi hijo Mario diga que llenan mucho, preparaos para lo peor. Pero están escandalosamente deliciosos.

Ingredientes:

  • 500 gramos de tiburones
  • 200 gramos de queso Parmesano
  • 250 gramos de queso Cheddar curado
  • 500 gramos de leche
  • 60 gramos de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina de maíz (Maizena)
  • Una cucharada de mostaza 
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

Si la vais a comer inmediatamente, precalentáis el horno a 200 grados. Si no, lo hacéis un rato antes de que los vayáis a preparar.

Cocéis la pasta en una olla con agua y un poco de sal y la dejáis "al dente" porque luego hay que meterla en el horno.

Diluís las dos cucharadas de harina en un cuenco con 100 gramos de leche. Cuando esté lista, la vertéis en una sartén con el resto de la leche, la mostaza, un poco de sal y pimienta, y removéis, a fuego lento, hasta que la salsa empiece a espesar y ligue. A media cocción, añadís la mantequilla y seguís removiendo hasta que la salsa se convierta en una crema espesa. Bajáis el fuego al mínimo y añadís el queso Cheddar rallado, removiendo hasta que se integre por completo.

Ahora añadís la pasta a la sartén, la mezcláis con la salsa, la pasáis a una fuente, la cubrís con el queso Parmesano rallado y la metéis unos 15 minutos en el horno precalentado a 200 grados. Por último, gratináis unos cinco minutos hasta que se dore.

Observaciones:

Podéis usar la pasta que más os apetezca pero siempre que tenga hueco para que se pueda meter la fabulosa salsa de queso.




domingo, 10 de enero de 2021

Bizcocho de naranja y agua de azahar

Con el coronavirus acechando y la borrasca Filomena dando la lata, no queda otra que quedarse en casa y disfrutar del domingo, en mi caso, leyendo uno de los libros que me han traído los Reyes Magos y cocinando este bizcocho de naranja y agua de azahar que huele de maravilla y del que, si me descuido, no puedo hacerle la fotografía porque se lo comen antes.

Ingredientes: 

  • Una naranja
  • 250 gramos de harina 
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 3 huevos L
  • Un sobre de levadura 
  • 100 gramos de mantequilla o de aceite de girasol
  • Un bote de nata ácida
  • 60 gramos de agua de azahar
  • 50 gramos de naranja confitada

Preparación:

Para hacer este bizcocho necesitáis una batidora potente para triturar la naranja con la piel. La partís en trozos para que sea más fácil.

Precalentáis el horno a 180 grados.

Batís los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y le añadís la naranja triturada. Seguís mezclando hasta que todo esté integrado y le agregáis, por este orden y sin parar de batir: la crema ácida y la mantequilla a temperatura ambiente, la harina y la levadura tamizadas, el agua de azahar y la naranja confitada troceada. Termináis de mezclar con una espátula y lo vertéis en un molde al que rociáis spray antiadherente o pintáis con mantequilla líquida. 

Lo metéis en el horno durante 30 minutos. Comprobáis que esté listo clavándole una brocheta y que salga limpia.

Fuera del horno lo dejáis unos 10 minutos sin desmoldar y luego, cuando lo desmoldéis, lo ponéis en una rejilla hasta que se enfríe.

Observaciones:

Si no tenéis azúcar moreno, podéis sustituirlo por azúcar blanco.

La nata ácida la compro en Lidl, pero podéis cambiarla por nata para cocinar.


martes, 5 de enero de 2021

Tarta de arroz con leche y frutas confitadas

Los Reyes Magos están llamando a la puerta y llegan justo con el reto Cooking the Chef dedicado a la televisiva y mediática crítica gastronómica parisina Julie Andrieu. Me encantan sus viajes por todos los rincones de Francia. De uno de ellos, me quedé con este pastel de arroz con leche y frutas confitadas –tarte au riz de Sébastian–  que es el cierre perfecto para la comida festiva de hoy.

Ingredientes:

  • 180 gramos de arroz redondo
  • Un litro de leche entera
  • 2 huevos enteros y 2 yemas
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 100 gramos de pasas de Corinto sin pepitas
  • 50 gramos de frutas confitadas
  • Una vaina de vainilla
  • 3cl de ron
Para la masa brisa:
  • 250 gramos de harina 
  • 80 gramos de agua
  • 125 gramos de mantequilla
  • Un gramo de sal

Preparación:

Antes de empezar con la masa brisa o quebrada, ponéis en un cuenco las pasas y las frutas confitadas en trocitos con el ron y las dejáis macerar. 

Para elaborar la masa brisa, que, por otra parte, podéis comprarla si no tenéis tiempo o no os apetece hacerla, ponéis en un cuenco la harina tamizada –pasada por un colador–  la mantequilla muy fría, el agua y la sal, y con los dedos mezcláis hasta que consigáis una masa homogénea que dejáis en el frigorífico al menos dos horas. Genial si la hacéis la noche anterior.

Cuando falte media hora para sacar la masa del frigorífico, preparáis el relleno. Raspáis la vaina de vainilla con un cuchillo afilado y añadís las semillas a una olla en la que habréis puesto a hervir la leche.

En un cazo con agua hirviendo cocéis el arroz cinco minutos. Lo escurrís y lo añadís a la olla de la leche. Lo dejáis unos 20 minutos, a fuego lento, removiendo con frecuencia.

Sacáis la masa del frigorífico, las estiráis en el molde, esta vez de 25 cm, pincháis el fondo con un tenedor y lo metéis en el congelador unos minutos.

Batís los huevos y las yemas con el azúcar, escurrís las frutas y las pasas  y se lo añadís todo al arroz sin dejar de remover. Sacáis el molde del congelador, le vertéis el arroz por encima y lo metéis en el horno precalentado a 180 grados con ventilación durante 30 minutos.

Observaciones:

Hay que dejar que se  enfríe antes de servirla.

En este enlace, el resto de recetas del reto CTC.



domingo, 3 de enero de 2021

Galette de alcachofas

Inauguramos el primer domingo de 2021 con noticias, no muy halagüeñas, sobre los contagios por el maldito coronavirus. Tenemos que seguir siendo responsables y cumplir las normas, si no, nos estamos condenando a otro confinamiento. Bueno, y escrito esto, voy a lo mío, que son las recetas, en esta ocasión esta galette que preparé anoche y a la que no me dio tiempo a hacerle una fotografía recién salida del horno.

Ingredientes:

  • Para la masa:
  • 250 gramos de harina
  • 125 gramos de mantequilla
  • Un huevo
  • Sal

Para el relleno:

  • Un bote de corazones de alcachofa de 300 gramos
  • 5 lonchas de queso cremoso tipo Havarti
  • Un pimiento rojo asado
  • Una cebolla dulce
  • 100 gramos de queso Stilton
  • Una cucharada de pan rallado
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharadas de agua
  • Pimienta
  • Sal

Preparación:

Ponéis la harina en la encimera en forma de volcán y le añadís la mantequilla a temperatura ambiente, el huevo y la sal, y mezcláis hasta que os quede una masa homogénea. Hacéis una bola, la envolvéis en papel film y las guardáis en el frigorífico 30 minutos.

En una fuente de horno, ponéis el pimiento, lo embadurnáis de aceite y lo metéis en el horno, a media altura, unos 30 minutos, dándole la vuelta de vez en cuando. Cuando esté asado, tapáis la fuente con papel de aluminio para que sude el pimiento y podáis quitarle la piel con facilidad. Lo partís a tiras, desechando el rabo y las pepitas.

En una sartén, sofreís la cebolla cortada en plumas con un par de cucharadas de aceite a fuego lento. Hay que moverla constantemente para que no se pegue. Cuando se empeice a dorar, le añadís dos cucharadas de agua y seguís moviendo hasta que se caramelice con su propio azúcar.

Extendéis la masa sobre un papel vegetal y le dais forma redonda con un rodillo. La ponéis en una bandeja de horno.

Tenéis que dejar libre un par de centímetros de la masa que son los que doblaremos para darle la forma a la galette. Ponéis primero el pan rallado –de esa manera absorberá la humedad de los ingredientes– lo cubrís con la lonchas de queso cremoso, encima la cebolla caramelizada, el pimiento asado, las alcachofas escurridas y partidas por la mitad y por último el queso Stilton desmenuzado.

Con el horno precalentado a 180 grados, metéis la bandeja en el centro y la dejáis hasta que la masa esté dorada.

Observaciones:

Podéis cambiar el queso Stilton por cualquier queso azul y comprar la masa quebrada, si no tenéis ganas de hacerla, pero no penséis que va a estar igual de buena que la hecha en casa.