domingo, 17 de febrero de 2019

Galletas de avena y coco

Tantas tardes "galleteando" y todavía no había puesto en el blog estas galletas de avena y coco que he cocinado varias veces en las últimas semanas. Son tan fáciles, que no tenéis excusa para no preparar esta delicia. Os las van a quitar de las manos. 


Ingredientes:

  • 100 gramos de coco rallado
  • 120 gramos de mantequilla
  • 160 gramos de harina
  • 90 gramos de copos de avena
  • 100 gramos de azúcar 
  • 100 gramos de azúcar Demerara o moreno
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • Una cucharadita de extracto de vainilla
  • Un huevo



Preparación:

El huevo y la mantequilla tienen que estar a temperatura ambiente.
Para hacer estas galletas no necesitáis ningún robot de cocina ni varillas eléctricas, pero si lo tenéis, podéis utilizarlos, evidentemente.
En un bol ponéis la mantequilla con las dos clases de azúcar y lo mezcláis hasta que se integre todo. Añadís la vainilla y el huevo, y seguís mezclando.
En otro bol, ponéis los ingredientes secos: el coco, la harina tamizada, la avena, el bicarbonato, la sal y la levadura, y los mezcláis.
Juntáis esta mezcla con la de la mantequilla y azúcar y hacéis una masa compacta que metéis en el frigorífico 30 minutos.
La sacáis, hacéis bolitas, que vais poniendo en una bandeja con papel vegetal, y las chafáis con una cuchara, con un trocito de papel vegetal o con lo que tengáis más a mano. Las metéis en el horno precalentado a 180 grados durante 15 minutos.
El tiempo depende del tamaño del que hagáis las galletas. Si son muy pequeñas, en 10 minutos estarán listas.
Las sacáis y directas a una rejilla. Las guardáis en una caja hermética para que se conserven bien, pero dudo de que os duren más de un día. Son irresistibles.



Observaciones:

También quedan espectaculares con unas pepitas de chocolate.

Son ideales para regalar. Triunfáis, seguro.

domingo, 10 de febrero de 2019

Tarta de espinacas y jamón serrano

Para este domingo de febrero he preparado una tarta sencilla que os puede servir para una cena, para llevar a casa de unos amigos y quedar de maravilla, para formar parte de un bufé de tartas saladas... Se me ocurren montones de ideas. Lleva espinacas, jamón serrano y queso tierno, y huele estupendamente. Otro forma de comer verduras. 


Ingredientes:

  • Para la masa:
  • 150 gramos de harina
  • 100 gramos de mantequilla
  • Una yema de huevo
  • Sal
  • Agua

Para el relleno:

  • 600 gramos de espinacas
  • 200 gramos de queso tierno rallado
  • 100 gramos de jamón serrano cortado a taquitos
  • 3 huevos
  • Sal y pimienta

Preparación:

Ponéis la harina sobre la encimera en forma de volcán y en el centro, la mantequilla troceada, la yema, la sal y tres cucharadas de agua tibia, y lo mezcláis bien, sin trabajar la masa demasiado. Hacéis con ella una bola y la dejáis reposar tapada en un bol unos 30 minutos antes de utilizarla.
La extendéis con un rodillo enharinado y forráis con ella el molde que hayáis elegido, previamente untado con mantequilla o con spray antiadherente. La pincháis con un tenedor, la metéis en el horno precalentado a 180 grados unos 15 minutos. La retiráis.
Colocáis en el fondo el jamón pasado por la sartén unos minutos sin aceite, solo para dorarlo un poco. En una olla con agua hirviendo cocéis las espinacas durante 10 minutos, las escurrís y las mezcláis con las tres yemas, el queso y las claras batidas a punto de nieve. Vertéis esta mezcla encima del jamón y volvéis a meter el molde en el horno hasta que la tarta se haya cuajado. En 15 minutos estará lista. Desmoldarla cuando pasen unos minutos.



Observaciones:

Si no os apetece hacer la masa, podéis comprarla ya preparada. 

lunes, 4 de febrero de 2019

La ensalada perfecta de Gipsy Chef

Este mes, las chicas de Cooking the Chef me lo han vuelto a poner dificilísimo porque tengo una lista inmensa de recetas del cocinero asturiano que han elegido para enero: Gipsy ChefLa infusión del buen rollo, el bocata de los bocatas, los mordiscos energéticos, el dulce árabe mejor tuneado, la chuleta de atún con ensalada, la mazorca de maíz... Al final, y como estamos en plena operación anti-lorzas, he elegido su ensalada perfecta, su preferida. Pero que conste que yo la he preparado en la cocina y no como él en un banco de un parque. ¡Si es que este chef no tiene igual!



Ingredientes
(Estas cantidades son para una ensalada individual)
  • Un puñado de brotes de lechugas
  • Las ramas de un bulbo de hinojo
  • Unos cuantos rabanitos
  • 1/2 manzana
  • Hojas de menta
Para el aliño:
  • Tres cucharadas de aceite
  • Una cucharada de vinagre
  • Una cucharada de miel
  • Una cucharada de mostaza
Preparación:

Si queréis hacerla  a la manera Gipsy Chef, metéis los ingredientes del aliño en un bote y los batís enérgicamente. En un bolsa de plástico metéis los brotes, las ramas troceadas del hinojo, los rabanitos cortados de manera "basta", la manzana a láminas y las hojas de menta y le añadís el aliño. Cerráis la bolsa y la movéis hasta que se mezcle todo. 
Según el cocinero, es una ensalada "dulce, crujiente y el toque de mostaza te hace boom en la boca".


Observaciones:

He utilizado un estupendo vinagre de Jerez de Le Cordon Blue y una maravillosa mostaza extra de Dijon, también de Le Cordon Blue.

En este enlace tenéis al cocinero preparando la ensalada y en este otro el resto de recetas "Gipsy Chef".

La fuente de cristal me la ha regalado mi amiga Puri. Muchas gracias!

domingo, 3 de febrero de 2019

Pollo a la naranja

Comparado con el Norte de España, frío no hace mucho, pero viento... tenemos que salir con piedras en los bolsillos si no queremos salir volando. ¡Vaya vendaval! Para este domingo he cocinado un pollo con naranja con una salsita para mojar mucho pan. Es sencillísimo y lo podéis dejar preparado el día anterior. Servido con un arroz salvaje salteado en un poco de aceite con ajos queda perfecto.


Ingredientes:
(para cinco personas)
  • Un pollo de unos dos kilos troceado
  • 4 naranjas
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 200 gramos de vino tinto
  • Una cucharada de harina
  • 50 gramos de coñac
  • Aceite
  • Sal y pimienta
  • Una hoja de laurel
Preparación:

En una cazuela con unas siete cucharadas de aceite doráis los trozos de pollo salpimentados. Cuando estén dorados, les añadís el coñac, los dejáis cocer unos minutos y los sacáis a una fuente. En la grasa de la cazuela rehogáis la harina, agregáis el vino, 200 gramos de zumo de naranja, el concentrado de tomate y una hoja de laurel. Dais unas vueltas y metéis los trozos de pollo. Lo dejáis a fuego lento hasta que el pollo esté tierno.
Mientras se cocina, cortáis la corteza de una de las naranjas en tiras muy finas, las blanqueáis hirviéndolas cinco minutos en un cazo con agua y las incorporáis al guiso escurridas.
 

Observaciones:

Podéis servirlo con patatas fritas en vez de con el arroz y, sobre todo, tened preparada una buena barra de pan.