lunes, 27 de abril de 2020

Hummus

Comenzamos una nueva semana de confinamiento con la diferencia de que los niños ya pueden salir a la calle. A ver qué tal resulta todo. Estos días he estado haciendo pruebas de recetas con harina de garbanzos y lo que más nos ha gustado ha sido el hummus. El bizcocho también estaba bueno, pero un poco seco. La próxima vez tendré que bañarlo con almíbar. A lo que iba, este hummus ha resultado todo un descubrimiento.


Ingredientes:

  • 100 gramos de harina de garbanzos
  • 600 gramos de agua
  • 20 gramos de zumo de limón
  • 30 gramos de sésamo tostado
  • 50 gramos de aceite de oliva
  • Un diente de ajo
  • Una cucharadita de sal

Preparación:

Ponéis el agua en un cazo y la lleváis a ebullición. Le añadís la harina, bajáis el fuego a media temperatura y removéis sin parar con unas varillas durante 5 minutos.
Apartáis el cazo del fuego y lo dejáis enfriar. No os preocupéis por si quedan grumos porque al pasarle la batidora desaparecen.
Cuando la masa de harina de garbanzos esté fría la pasáis al vaso de la batidora, le añadís el resto de ingredientes y batís todo hasta obtener una crema fina.
Podéis servirlo con un chorro de aceite de oliva y una cucharadita de pimentón ahumado dulce o picante, siempre a través de un colador.

Observaciones:

Esta harina es otra opción al bote de garbanzos cocidos.
El hummus podéis servirlo con bastones de verduras, en este caso nos lo hemos comido con zanahorias.







sábado, 25 de abril de 2020

Bizcocho cuatro cuartos con peras

Ya he perdido la cuenta de los días que llevamos confinados en casa y no quiero ni pensar en los que quedan aún. Sigo metida en la cocina, aprovechando que ahora tengo tanto tiempo, y he preparado este bizcocho cuatro cuartos con peras para los desayunos o meriendas del fin de semana. Es el segundo en tres días. Es una receta de las más sencillas y con un resultado espectacular. Además, la cocina huele de maravilla a canela, vainilla y mantequilla.



Ingredientes:

  • 4 peras de la variedad "Conferencia"
  • 4 huevos
  • 250 gramos de harina de repostería
  • 250 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de azúcar
  • Una cucharadita de levadura
  • Una cucharadita de pasta de vainilla
  • Azúcar y canela

Preparación:

Se prepara enseguida. La única "pega", por ponerle alguna, es que tiene que estar un poco más de tiempo en el horno por el agua que contienen las peras. Lo precalentáis a 180 grados mientras preparáis la masa.
Peláis las peras, les cortáis un poquito el culete y les ponéis por encima un poco de harina y canela. Las reserváis.
He usado un molde de 24 cm. Lo forráis con papel vegetal y lo engrasáis con spray antiadherente o mantequilla.
En un bol ponéis la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar, los huevos, la harina, la levadura y la vainilla y lo batís hasta que todo esté integrado. Yo he utilizado unas varillas eléctricas.
Ponéis las peras de pie dentro del molde y las rodeáis con la masa con cuidado para que las peras nos se muevan.
Metéis el molde en el horno durante 60 minutos. Tenéis que comprobar si está listo con un palillo. Si sale limpio, es que ya está horneado. Un vez fuera del horno, lo dejáis dentro del molde 10 minutos y luego lo pasáis a una rejilla para que se enfríe. Cuando se haya enfriado, lo espolvoreáis con una mezcla de azúcar y canela por encima con la ayuda de un colador.



Observaciones:

Podéis cambiar el azúcar blanquilla por azúcar glas.


domingo, 19 de abril de 2020

Pan y chocolatinas

Sexto domingo de encierro y sigo cocinando. Ya he visto que las redes sociales se han llenado de panes caseros.Y es que no me negaréis que es una verdadera delicia comer una rebanada de un pan recién hecho. Estas barras de hoy no tienen ninguna complicación. Solo necesitas cuatro ingredientes, tus manos y un rodillo. Las chocolatinas son un capricho para merendar junto con el pan.


Ingredientes:
  • 500 gramos de harina de trigo
  • 300 gramos de agua templada
  • 15 gramos de levadura fresca
  • 15 gramos de sal
Para las chocolatinas:
  • 200 gramos de chocolate blanco
  • 200 gramos de chocolate con leche
  • 200 gramos de chocolate negro 70%
  • Molde de silicona

Preparación:

En un cuenco grande ponéis la harina y hacéis un hueco en el centro en el que añadís la levadura desmenuzada, el agua templada y la sal, y con la ayuda de una espátula mezcláis todos los ingredientes. Cuando os cueste trabajo seguir con la espátula, metéis las manos y a amasar. Volcáis la masa en la encimera enharinada y seguís amasando unos diez minutos. Hacéis una bola, la metéis en un bol aceitado y lo tapáis con film transparente. Tenéis que dejar levar la masa una hora. 
Pasada esta hora, volcáis la masa de nuevo en la encimera y la cortáis en dos. Con el rodillo estiráis cada trozo hasta conseguir un rectángulos. Una vez hecho los rectángulos los enrolláis y los ponéis en una bandeja con papel vegetal. A cada barra le ponéis un poco de aceite por encima y un poco de harina y las volvéis a tapar con film. La bandeja la metéis en el horno apagado y la dejáis allí otra hora o hasta que las barras doblen su volumen.
Cuando doblen, las sacáis del horno, les quitáis el film y le hacéis unos cortes transversales.
Y vamos ahora con el capítulo horno:
Precalentado al máximo solo por abajo y en esa parte, ponéis una bandeja con agua.
Metéis las barras cuando esté caliente y las dejáis a esa potencia 15 minutos.
A los 15 minutos, bajáis la potencia 20 grados y las dejáis otros 10 minutos y pasados esos 10 minutos, bajáis otros 20 grados y las dejáis 10 minutos más.
Las sacáis a una rejilla para que se enfríen.
Para hacer las chocolatinas derretís los chocolates en el microondas empezando por el negro, lo repartís en los moldes y los metéis en el frigorífico. Cuando se endurezca el chocolate, hacéis la misma operación con los otros dos chocolates, y al frigo. 



Observaciones:

No soy un experta en pan ni mucho menos pero llevo muchos años horneando pan en casa y las recetas que pongo en el blog salen bien siempre. No os he puesto temperatura de la máxima potencia porque cada horno es diferente. El mío marca hasta 250 grados.

Los moldes para las chocolatinas me los regaló mi hija Leticia.







domingo, 12 de abril de 2020

Galletas tipo Digestive con chocolate blanco

Otro domingo más de confinamiento y parece que no llega el final de esta pesadilla, pero habrá que seguir aguantando. No nos queda otra que ser responsables y quedarnos en casa. Y como hay que ocupar todo este tiempo libre y una de mis aficiones es cocinar, como ya sabéis, he horneado estas galletas que tenía en mi lista de pendientes. Son las de avena tipo Digestive, bañadas por una cara con chocolate blanco y decoradas por mi hijo Jacobo. Nos vamos acercando muchísimo a las originales.



Ingredientes:

  • 50 gramos de harina de trigo
  • 180 gramos de harina de avena
  • Una cucharadita de levadura
  • Media cucharadita de sal
  • 110 gramos de mantequilla
  • 80 gramos de azúcar glas
  • 50 gramos de leche
  • 200 gramos de chocolate blanco para postres

Preparación:

En un bol grande ponéis un colador y tamizáis las harinas, la levadura y la sal, lo mezcláis todo con unas varillas y le añadís la mantequilla a temperatura ambiente y seguís mezclando con varillas, los dedos o lo podéis hacer también en un robot de cocina.
Cuando la mantequilla esté integrada, añadís el azúcar y la leche poco a poco y seguís amasando hasta conseguir una masa suave. No es pegajosa, por lo que es ideal para que os ayuden los niños.
Hacéis una bola con la masa, la estiráis entre dos papeles vegetales con un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 5mm y, cuando esté estirada, la guardáis en el frigorífico una media hora.
Pasado el tiempo, la sacáis del frigo y, con un cortapastas de 5 cm o 6 cm o un vaso, hacéis las galletas y las ponéis sobre dos bandejas de horno forradas con papel vegetal o una lámina de silicona, separadas entre sí. Las pincháis por una cara con un palillo y las metéis en el horno precalentado a 180 grados y las dejáis 15 minutos. Se tienen que dorar un poco.
Las sacáis a una rejilla y, cuando se enfríen, las bañáis con el chocolate derretido por la cara que no tiene agujeritos.
Para derretir el chocolate, lo troceáis, lo ponéis en un bol y lo metéis en el microondas, en tandas de 20 segundos para que no se os queme. Con un palillo le hacéis un dibujo antes de que el chocolate se enfríe por completo. Esta tarea también es muy entretenida para los niños.



Observaciones:

Las podéis bañar con chocolate negro o chocolate con leche.

La taza me la ha regalado mi compa Miguel. ¡Muchas gracias!

La idea de estas galletas es de Macu del blog Tengo un horno y sé como usarlo con algunos cambios por mi parte.
He sustituido la harina integral por harina de avena y el chocolate negro por el blanco.

domingo, 5 de abril de 2020

Tarta de queso con base de Oreo

Y seguimos sumando días a este encierro que se vuelve a prolongar, como todos nos imaginábamos. Pero no nos queda otra para salir de esta pesadilla. Para endulzar este domingo de Ramos atípico os he preparado una tarta de queso con la base de galletas Oreo que se la dedico a dos amigas que hoy cumplen años, Loli y Joaquina. Deseo que paséis un buen día y que dentro de poco podáis celebrarlo a lo grande rodeadas de toda la gente que os quiere.



Ingredientes:
(para un molde de 22 cm.)
  • 200 gramos de galletas Oreo
  • 80 gramos de mantequilla
  • 250 gramos de agua mineral
  • Un sobre de gelatina de limón
  • 400 gramos de queso crema
  • 200 gramos de nata líquida
  • 40 gramos de azúcar

 Preparación:

Trituráis las galletas y las mezcláis con la mantequilla que ablandaréis unos segundos en el microondas.
Con esta mezcla cubrís el fondo del molde. Os podéis ayudar con una cuchara para que quede compacta. Metéis el molde en el frigorífico.
En un cazo grande calentáis el agua y, cuando empiece a hervir, añadís la gelatina y dais vueltas con unas varillas hasta que se diluya. Seguidamente, bajáis el fuego y ponéis el queso –acordaos de que tiene que estar a temperatura ambiente por lo menos una hora antes– , la nata y el azúcar y seguís removiendo hasta que todo esté bien mezclado.
Sacáis el molde, le vertéis esta mezcla con cuidado y lo volvéis a meter en el frigorífico al menos dos horas.
A la hora de servir la tarta le ralláis una galleta Oreo por encima.
Más sencilla no puede ser y está deliciosa.



Observaciones:

Si os apetece hacerla hoy y no tenéis galletas Oreo, os valen cualquiera que tengáis en casa.