sábado, 30 de noviembre de 2019

Bizcocho de plátano y chocolate

Este bizcocho es uno de los que más les gusta a mis hijos. Visto y no visto. Se lo comen a la velocidad del rayo. Los plátanos le proporcionan una jugosidad extra que lo convierten en tierno, tierno. Se acerca la Navidad y este bizcocho lo podéis servir esos días acompañado de una taza de chocolate caliente. Comenzamos el mes de diciembre muy dulces.


Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 3 plátanos maduros
  • 100 gramos de mantequilla
  • Un yogur griego natural
  • 250 gramos de harina para bizcochos
  • Una cucharada de levadura
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada colmada de miel
  • 100 gramos de chocolate rallado o en trocitos

Preparación:

Batís los huevos con el azúcar y cuando estén batidos y hayan doblado su volumen les añadís los platanos y seguís batiendo. A esta mezcla, le incorporáis el yogur griego, la mantequilla a temperatura ambiente y la miel, y seguís batiendo hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
Ahora llega el momento de la harina, que se la ponéis tamizada con un colador, por ejemplo, junto a la levadura y la sal. Mezcláis con una espátula hasta que esté todo integrado y sin grumos, y añadís el chocolate.
Con el horno precalentado a 180 grados, vertéis la masa en un molde engrasado y en el centro del horno lo cocéis 45 minutos o hasta que, al clavarle una brocheta, salga limpia.
Una vez listo, lo dejáis en el molde fuera del horno 10 minutos y luego lo pasáis a una rejilla para que se termine de enfriar.



Observaciones:

Probad a llevarlo a la oficina. Triunfo asegurado. 



domingo, 17 de noviembre de 2019

Bizcocho de canela

Ahora sí, sin avisar y en pleno otoño, ha llegado un frío invernal que invita a que nos quedemos en casa, encender el horno y cocinar un bizcocho de canela que impregna la casa de un olor maravilloso. Os aseguro que si os gusta la canela, vais a disfrutar de lo lindo. 



Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 250 gramos de harina
  • Una cucharadita de levadura
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de canela
  • 100 gramos de leche
  • 100 gramos de aceite de girasol
  • Un palo de canela
Preparación:

En un cazo, ponéis la leche a cocer con el palo de canela. Cuando empiece a hervir, lo apartáis del fuego, lo tapáis y dejáis que la leche infusione y se enfríe.
En un cuenco grande, batís los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y aumenten su volumen.
Añadís a esta mezcla el aceite, la leche colada y la canela y seguís batiendo hasta que todo esté bien integrado.
Ahora, la harina tamizada con la levadura y la sal, y seguís batiendo hasta que quede una mezcla lisa y sin grumos.
Pasáis esta mezcla al molde en el que vayáis a hornear el bizcocho y lo dejáis reposar media hora en el frigorífico.
Pasado el tiempo, lo metéis en el horno precalentado a 180 grados y lo dejáis unos 30 minutos. Comprobáis si está listo clavándole un palillo, una brocheta o un termómetro para bizcochos.
Fuera del horno lo dejáis dentro del molde 10 minutos y después lo ponéis en una rejilla hasta que se enfríe. 
Podéis servirlo con azúcar glas por encima. 



Observaciones:

Para que quede un bizcocho muy esponjoso, tenéis que conseguir que la mezcla de huevos y azúcar doble su volumen.



domingo, 10 de noviembre de 2019

Ensalada de hinojo, granada, manzana y salsa de anacardos

Me gustan todas las frutas que nos trae el otoño, pero las granadas y las chirimoyas compiten en la lista por el primer puesto. Y como además me encantan las ensaladas que llevan fruta, la de hoy me ha salido de premio gordo. Os animo a probarla.



Ingredientes:
  • Un bulbo de hinojo
  • Media granada
  • Media manzana
  • un pepino
  • Un manojo de rábanos
  • Un puñado de uvas pasas
  • Un puñado de pipas de girasol
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de sidra
  • Una pizca de sal
  • Dos cucharadas de agua
  • Un puñado de anacardos

Preparación:

Cortáis el bulbo de hinojo en tiras finas, el pepino en bastones, la manzana en gajos, los rábanos en cuartos; peláis la granada y reserváis los granos. En la fuente en la que vayáis a servir la ensalada, ponéis en el fondo las tiras de hinojo, el pepino, los rábanos, la manzana, los granos de granada, las uvas pasas y las pipas.
Para el aderezo ponéis en el vaso de la batidora el aceite, el vinagre, la pizca de sal, el agua y los anacardos y lo trituráis.
A la hora de servir la ensalada, le vertéis el aliño por encima.



Observaciones:

Si no os gustan los anacardos o sois alérgicos a estos, podéis sustituirlos por un yogur natural.

domingo, 3 de noviembre de 2019

Arroz con costillejas

Estrenamos noviembre con más de veinticinco grados en Cartagena y con ganas de comer al aire libre hasta que el tiempo nos lo permita. Para hoy he preparado este arroz con costillejas de cerdo "muy murciano". Una buena ensalada, unas cervecitas muy frías y a disfrutar del arroz y del buen tiempo, aunque si tenéis previsto ir a la zona del Puerto, echaros piedras en los bolsillos para que no os lleve el viento.


Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • 300 gramos de arroz
  • 500 gramos de costillejas de cerdo carnosas
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Un tomate rallado
  • Una cucharada de pimentón dulce
  • 1,4 litros de caldo de pollo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
Preparación:

Si no tenéis caldo de pollo, lo podéis preparar con unas carcasas de pollo, un puerro, una zanahoria, una rama de apio y dos litros de agua.
En una paellera o en una cazuela de paredes bajas ponéis aceite y pocháis la cebolla rallada, y luego añadís los dientes de ajo picados y el pimiento rojo en trozos.
Ahora, añadís las costillejas salpimentadas y las sofreís hasta que estén selladas por fuera. Espolvoreáis el pimentón y le dais vueltas para que no se pegue. Después, el tomate rallado, y lo dejáis sofreír unos 10 minutos.
Le toca el turno al arroz. Lo echáis en la paellera y le dais unas vueltas hasta que se vuelva transparente. 
Mientras, calentáis el caldo de pollo. Cuando hierva, lo vertéis en la paellera y lo dejáis cocer unos veinte minutos a fuego fuerte. En este momento tenéis que ponerle la sal. 
Atención: Hay que probarlo.
Cuando esté listo, lo apartáis del fuego y lo dejáis reposar, tapado con papel de aluminio, otros cinco minutos.

Observaciones:

Si lo queréis más amarillo, le podéis poner un poco de colorante alimentario al mismo tiempo que el tomate rallado.