domingo, 16 de febrero de 2020

Tarta de requesón, café y miel

Este domingo he preparado una tarta de requesón, café y miel que, solo por lo fácil que es prepararla y el resultado tan estupendo, merece la pena meterse en la cocina. Por cierto, la maravillosa miel me la han regalado Elena y José Ramón. Con ella os deseo unos felices carnavales. 


Ingredientes:

  • Una lámina de masa quebrada
  • 400 gramos de requesón
  • 100 gramos de mantequilla
  • 6 cucharadas de leche condensada
  • 3 cucharadas colmadas de miel
  • Un sobre de café soluble
  • 3 huevos

Preparación:

Como habéis leído en los ingredientes, para hacerlo más fácil todavía, la masa va a ser comprada, con lo que vais a hacerla en un abrir y cerrar de ojos.
Lo primero: desenrollar la masa, colocarla encima del molde –de entre 22 y 24 centímetros– cortar lo que sobre, pinchar el fondo con un tenedor y meterlo en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos.
Mientras se cuece la masa, mezcláis las yemas con la mantequilla, que tiene que estar a temperatura ambiente, la miel, el requesón, el café soluble y la leche condensada hasta que consigáis una mezcla uniforme sin grumos.
Después, batís las claras a punto de nieve y se las incorporáis a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Una vez listo, lo vertéis sobre la masa, que habréis sacado del horno, y de nuevo lo metéis 30 minutos a la misma temperatura.


Observaciones:

Podéis usar el café soluble descafeinado.

domingo, 9 de febrero de 2020

Rape con almejas

Hace un día radiante y, en cuanto termine de hacer la comida, me voy a dar un largo paseo. Voy a llegar hasta uno de los faros para aprovechar este invierno con temperaturas tan suaves. He cocinado un rape con almejas, una receta sencillísima pero con un resultado fantástico y un sabor de cinco estrellas.


Ingredientes:
(para cuatro personas)
  • Un rape de 750 gramos más o menos
  • 500 gramos de almejas
  • 250 gramos de espárragos blancos
  • 250 gramos de guisantes
  • Harina
  • Ajos
  • Vino blanco
  • Caldo de pescado
  • Cebollino
Preparación:

Con la cabeza, la espina y las pieles del rape hacéis un caldo y lo reserváis.
Las almejas las cubrís con agua y dos puñados de sal para que suelten la posible arena que puedan tener.
En una cazuela de paredes bajas doráis 3 dientes de ajo en unas cinco cucharadas de aceite de oliva. Cuando estén dorados, los retiráis. En ese mismo aceite añadís dos cucharadas colmadas de harina y la rehogáis a fuego suave sin que tome color. Agregáis 100 gramos de vino blanco y 500 gramos del caldo de rape. Removéis y calentáis hasta que ligue la salsa.
Subís el fuego, añadís las almejas lavadas y escurridas, los espárragos y los guisantes y, en el momento en el que se abran las almejas, agregáis el rape cortado en trozos. Saláis y cocéis suavemente un par de minutos. Lo servís muy caliente con un poco de cebollino picado por encima.


Observaciones:

Tenéis que aprovechar que estamos en plena temporada de guisantes y ponerlos naturales pero, si no os apetece pelarlos, siempre os quedan los de bote o los congelados. 


lunes, 27 de enero de 2020

Brownie con avellanas

No os puedo asegurar que es el mejor, pero sí que le ha encantado a todos los que lo han probado, incluida yo. Mis hijos son fans de este brownie con avellanas que siempre sale perfecto. Solo queda que os animéis a cocinarlo y os acostumbréis a que desaparezca en lo que dura un suspiro. 



Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 225 de azúcar blanca
  • 350 gramos de mantequilla
  • 200 gramos de chocolate fondant
  • 75 gramos de harina
  • 20 gramos de cacao en polvo sin azúcar
  • 150 gramos de avellanas tostadas y peladas
  • Azúcar glas


Preparación:

Yo he utilizado un molde de empanada de 38 x 26 cm. Normalmente las medidas son 35 x 25. El mío es algo extraño, jejeje.
Lo forráis con papel para horno y lo engrasáis con mantequilla o spray antiadherente. Lo que tengáis en casa.
Por un lado, batís en un cuenco durante 5 minutos las yemas, el azúcar moreno y la mitad del azúcar blanco. Podéis hacerlo con varillas manuales o eléctricas.
Por otro lado, fundís la mantequilla con el chocolate durante 2 minutos en el microondas a máxima potencia. Removéis con unas varillas y comprobáis que el chocolate se haya fundido. Ahora añadís esta mezcla a la de las yemas y azúcar, y removéis. Tamizáis la harina con el cacao en polvo, la añadís y las avellanas tostadas troceadas.
Ya solo queda batir las claras a punto de nieve y, cuando estén casi montadas, les agregáis el resto del azúcar blanco.
Las incorporáis a la masa, poco a poco, con movimientos envolventes. Y lista para que la volquéis en el molde y la horneéis en el horno precalentado a 170 grados durante 25 minutos y otros 10 minutos más con la temperatura a 160 grados.
Pasado el tiempo, sacáis el molde del horno y desmoldáis el brownie pasándolo a una rejilla para que se enfríe. 
Cuando esté frío, lo espolvoreáis con azúcar glas, siempre a través de un colador.



Observaciones:

Este brownie es del libro "Recetas de fiesta", de Webos Fritos.




domingo, 19 de enero de 2020

Pollo en salsa con setas, cebollitas y nata

Se fue la Navidad, guardamos las recetas de roscones y la cocina vuelve a la normalidad. Esta vez con un pollo en salsa con setas del clásico libro de Simone Ortega "1080 recetas". Es un plato de fondo de armario con un resultado delicioso y la única pega es que pide pan a gritos. Nos vamos a permitir aunque sea la punta de la barra.



Ingredientes:
(para cuatro personas)

  • 8 muslos de pollo
  • 400 gramos de setas variadas 
  • Un vaso de vino blanco 
  • 1/2 vaso de agua
  • Una docena de cebollitas francesas
  • 2 yemas de huevo
  • 100 gramos de nata
  • Mantequilla
  • Azúcar
  • Harina de maíz (Maizena)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

En una cazuela con aceite de oliva doráis el pollo salpimentado. Añadís la mitad de las cebollitas y las setas y las doráis también. Agregáis el vino y el agua y lo dejáis cocer unos 20 minutos a fuego lento.
Mientras, ponéis el resto de cebollitas en un cazo cubiertas de agua con una cucharada de sal, dos de azúcar y una colmada de mantequilla y las cocéis hasta que estén tiernas. Las escurrís y las salteáis en una sartén con un poco de aceite. Las reserváis.
En un cuenco, mezcláis las dos yemas con la nata y una cucharada rasa de harina de maíz disuelta en una cucharada de agua y se lo añadís al pollo. Removéis muy bien y lo dejáis cocer otros cinco minutos. Cuando esté listo, lo servís con las cebollitas reservadas.

Observaciones:

A este pollo le van que ni pintadas unas patatas fritas.