domingo, 29 de noviembre de 2020

Tarta de pollo, tomates y queso parmesano

 Y así, sin darnos cuenta, nos hemos plantado en el último domingo de noviembre. La receta de hoy es de aprovechamiento. Con una pechuga que tenía en el frigorífico y cuatro ingredientes más he preparado una tarta tan fácil como esta. La acompañáis de una ensalada y ya tenéis una cena completa.


Ingredientes:

  • Una plancha de hojaldre
  • Una pechuga de pollo
  • Tomates cherry
  • Unas hojas de hierbabuena
  • 3 huevos
  • 200 gramos de nata
  • 100 gramos de queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada

Preparación:

Es una tarta facilísima de preparar. He escogido un molde rectangular porque así era la plancha de hojaldre que me quedaba. La ponéis en el molde, la pincháis con un tenedor y la cubrís con legumbres o bolas cerámicas y la metéis en el horno precalentado a 180 grados unos diez minutos.

Mientras, en un bol batís los huevos con nata, la sal, la pimienta y media cucharadita de nuez moscada. Les añadís la pechuga troceada, el queso parmesano rallado o a trocitos y removéis. Reserváis.

Sacáis el molde del horno, quitáis las legumbres y, cuando se enfríe el hojaldre, le vertéis la mezcla de pollo y huevos, le intercaláis los tomates cherry cortados por la mitad y las hojas de hierbabuena. En 35 minutos estará listo. El horno sigue a 180 grados y lo ponéis en el centro, encima de la rejilla.

Observaciones:

Como os podéis imaginar, esta tarta da mucho juego con los ingredientes que tengáis vagando por el frigorífico. El caso es no desperdiciar comida ni tirarla a la basura.





No hay comentarios:

Publicar un comentario