domingo, 17 de julio de 2016

Macarrones con corteza

Otra receta que vais a guardar en vuestra libreta de imprescindibles en cuanto la probéis. Qué rica, madre mía, y encima a los niños les chifla y cunde un montón y... vaya, que es perfecta. Se trata de unos macarrones con corteza para chuparse los dedos. Por cierto, ayer fue el día de las Cármenes. Felicidades atrasadas para todas. En mi familia ganan por goleada. Va por vosotras.



Ingredientes:
(Para 6 personas)
  • 500 gramos de macarrones
  • Una pechuga de pollo
  • Un chorizo asturiano
  • 500 gramos de tomate frito (mejor, casero)
  • Una trufa
  • 2 huevos
  • 100 gramos de queso rallado
  • Una cucharada sopera de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal


Preparación:

Cortáis la pechuga en trozos de bocado y cortáis el chorizo en trozos pequeños.
En una sartén con un poco de aceite salteáis la pechuga sazonada y, cuando esté dorada, la sacáis a un plato con papel absorbente. En la misma sartén, sin aceite, dais unas vueltas al chorizo junto con la trufa cortada en trocitos, lo sacáis y lo ponéis con el pollo. 
Cocéis los macarrones siguiendo las indicaciones del paquete y, cuando estén listos, los escurrís y los ponéis en una bandeja de horno con la pechuga, el chorizo y la trufa. Le añadís el tomate frito y mezcláis el conjunto.
Y ahora la corteza, que es lo que les encanta a mis "niños":
Batís en un bol amplio las yemas de los huevos, les añadís la mantequilla derretida, el queso rallado y las dos claras batidas a parte a punto de nieve. 
Lo vertéis por encima de los macarrones y los gratináis en el horno precalentado unos 15 minutos o hasta que veáis que  la corteza se ha dorado. ¡Cosa rica, oye!



Observaciones:

Esta corteza se la podéis hacer a cualquier plato de pasta que se termine en el horno.