domingo, 15 de marzo de 2015

Mermelada de fresones de Huelva

De verdad que vaya asco de tiempo. Yo, por si acaso, no he guardado todavía ninguna prenda de invierno. Pero es que no hay quien se aclare. Los fines de semana pasados lució un sol radiante y unos días envidiables que invitaban a pasear por la playa. Ayer sábado, un frío inesperado -eso me pasa por no hacerle caso al parte meteorológico- y esta mañana no sé si fiarme. Bueno, a lo que iba, que para eso es domingo y toca receta. La de hoy pasa a engrosar la lista de las que no vais a cocinar, pero siempre me queda la esperanza de que alguno de nuestros "hambrientos" se líe la manta a la cabeza y sorprenda a su familia  o amigos, o a ambos, con esta mermelada de fresones de Huelva que está exageradamente buena.
Aunque no os lo creáis, es sencillísima de hacer y no se puede comparar con las industriales, aunque hay algunas de estas en el mercado que estén pasables.




Ingredientes:
(Ya que os ponéis, os aconsejo un kilo de fresones para que os salgan 6 botes de mermelada)

  • Un kilo de fresones maduros pero en su punto justo
  • 1/2 kilo de azúcar
  • 60 gramos de zumo de limón



Preparación:

Hacer mermeladas, como os he escrito al principio, es facilísimo, y más con fresones que no hay que pelarlos. Todo lo contrario que la mermelada de higos de pala que también es sencilla, pero un rollo tener que pelarlos. Esa receta está aquí.
Laváis los fresones, les quitáis el rabito, los troceáis, los ponéis en una olla grande y profunda, les echáis por encima el azúcar y el zumo de limón y los dejáis cocer hasta que se deshagan, aproximadamente una hora.
Una vez deshechos les pasáis la batidora. Empezad con poca velocidad, no os vayáis a pringar si salta mucho. Por este motivo os he escrito arriba que la olla que utilicéis sea profunda.
Ahora tenéis dos opciones. O dejáis la mermelada tal como queda o la pasáis por un chino. Si no tenéis, no ocurre nada.
A mí me encanta sólo con la batidora.



Observaciones:

Si se os quedara excesivamente líquida, extremo que no suele ocurrir, ponéis a hidratar tres hojas de gelatina en un bol con agua fría y con la mermelada en el fuego se las añadís y dais vueltas hasta que desaparezcan.



He hecho una prueba para mis cuñados, Francisco y Juan Carlos, y mi tía Mayte, todos ellos diabéticos. He sustituido el azúcar por fructosa y ha quedado riquísima. Si os atrevéis a intentarlo, tenéis que ponerle sólo 250 gramos.

En el caso poco probable de que os pongáis a hacer mermelada como si estuvieseis poseídos y hagáis para un año entero, para envasarla rellenáis los botes de cristal y los esterilizáis al baño María durante media hora.










Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.

All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!