domingo, 3 de mayo de 2020

Tarta de queso de fresa

Me gustan muchísimo las fresas y en esta tarta han quedado de fábula. Es tan sencilla que no sé cómo no salís corriendo a prepararla. Con unas dos horas en el frigorífico, estará lista para comer. Seguimos encerrados, pero con permiso para salir a hacer deporte y a caminar, algo es algo. Seguro que si seguimos siendo responsables, nos quedará mucho menos para volver a la normalidad. Por cierto, esta tarta es un regalo virtual para todas las mamis y para mi cuñado Juan Carlos que hoy cumple años. ¡Felicidades!



Ingredientes:
  • Un sobre de gelatina con sabor a fresa
  • 250 gramos de agua
  • 400 gramos de queso para untar
  • 200 gramos de nata
  • 200 gramos de galletas
  • 100 gramos de mantequilla
  • 40 gramos de azúcar
  • 100 gramos de fresas 
Preparación:

Lo primero que tenéis que hacer es triturar las galletas y mezclarlas en un bol con la mantequilla derretida. Con esta mezcla cubrís el fondo de un molde desmontable forrado con papel vegetal, la igualáis con una cuchara y lo metéis en el congelador mientras preparáis el relleno.
En un cazo grande, ponéis el agua a calentar. Cuando empiece a hervir, le añadís la gelatina de fresa, el queso de untar, la nata y el azúcar y removéis con unas varillas hasta que todo esté integrado y empiece a espesar.
Sacáis el molde del congelador y le vertéis la mezcla con cuidado. Lo guardáis en el frigorífico. En dos horas la mezcla se habrá solidificado y estará lista para tomar.


Observaciones:

Le he puesto las fresas de adorno por encima con un sobre de brillo para tartas pero podéis ponerle mermelada de fresa o cualquier fruta que os apetezca. O servirla sin nada por encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario