sábado, 17 de septiembre de 2016

Frittata de calabacín y mascarpone con eneldo

Tengo la inmensa suerte de que familia y amigos, en cuanto ven un libro de cocina interesante, me lo regalan y si a esto sumamos los que yo me compro, no sé si me va a dar tiempo a leérmelos en toda mi vida. Eso sí, las recetas y las fotos las he visto todas. Este es el caso que os traigo hoy. Mis cuñados Juan Carlos y Ana me regalaron "Cocina con Joan Roca" y estoy encantada con él porque trata técnicas básicas para cocinar en casa y, a excepción de alguna cosilla más complicada, contiene recetas sencillas y asequibles aunque tengas pocas nociones cocineras. He elegido una frittata de calabacín y mascarpone con eneldo que ha resultado ser un plato delicioso, suave y cremoso. La frittata es una elaboración de tradición italiana a medio camino entre una tortilla y una quiche.
Con esta receta participo en la repesca de Cooking the Chef.



Ingredientes:
  • 12 huevos
  • 120 gramos de queso mascarpone
  • 800 gramos de calabacines
  • Rúcula
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Eneldo picado
  • sal
Para el aceite de eneldo:
  • Aceite de girasol
  • Eneldo picado
  • Cilantro molido
  • Sal y pimienta
Para la salsa:
  • 100 gramos de queso fresco tipo quark o ricota
  • 4 rabanitos
  • 15 gramos de pimienta antigua en grano
  • Una lima
  • sal

Preparación:

Empezáis preparando el aceite de eneldo mezclando en un bol pequeño unas cuatro cucharadas de aceite de girasol con el eneldo, el cilantro, la sal y la pimienta y lo reserváis.
Para elaborar la salsa mezcláis el queso fresco con un poco de zumo de lima, la sal, los rabanitos en juliana y la mostaza en grano. Podéis añadirle también unos toques de ralladura de lima. Reserváis también.
Ahora, la frittata: cortáis los calabacines con la mandolina en juliana fina o  a modo de espaguetis, los saláis y los dejáis que suden hasta que pierdan la acidez. Los salteáis con la mantequilla a fuego vivo y los retiráis.
Mezcláis los huevos batidos con el queso mascarpone, salpimentáis e incorporáis el eneldo picado.
Juntáis el batido de huevos y el mascarpone con los calabacines y los ponéis en una bandeja de horno forrada con papel film apto para horno.
Precalentáis el horno a 160 grados, introducís la bandeja y lo cocéis durante 30 minutos aproximadamente (debéis de comprobar que el batido quede cuajado).
Para montar el plato cortáis la frittata en rectángulos y la servís acompañada de rúcula, un poco de salsa y un poco de aceite de eneldo.



Observaciones:

Podéis servir la frittata fría o caliente.

Si no tenéis mandolina, cortáis el calabacín en tiras finas con un cuchillo bien afilado.

Este de abajo es el libro de Joan Roca: