domingo, 30 de noviembre de 2014

Mermelada de granada y canapés

Nuestra segunda mermelada en el blog es de granada y, de verdad de la buena, está exquisita. En su justo punto de azúcar y esperando para maridar con los ingredientes que se os ocurran. Yo la he combinado con una mousse de pato y no os puedo describir la explosión de sabores en la boca. Esta es otra de las recetas que sé positivamente que no vais a hacer, pero de la misma manera que escribí esto con el cabello de ángel y la mermelada de higos chumbos, ¿y si alguien se anima?



Ingredientes:
  • 4 kilos de granadas
  • 2 kilos de azúcar
  • Unas pieles y corazones de manzana
  • 8 hojas de gelatina (optativo)


Preparación:

Lo más engorroso de hacer de esta mermelada es pelar las granadas, pero para facilitaros esta tarea hay varios trucos que os recomiendo que busquéis por internet. 
Una vez las tengáis peladas y hayáis sacado todos los granos, los ponéis en la olla en la que vayáis a hacer la mermelada y los dejáis macerando junto con el azúcar por lo menos un par de horas. Yo los dejé toda la noche.
Pasado el tiempo, ponéis la olla en el fuego, hacéis una especie de hatillo con una gasa en la que meteréis las pieles y los corazones de la manzana -soltarán pectina que hará que espese- y removéis de vez en cuando con una cuchara de maderaEn una media hora, más o menos, a fuego medio, estará lista. Le pasáis la batidora y la coláis. Si tenéis un colador de tela, mucho mejor, si no, procurad que tenga los agujeros pequeños. Si no conseguís que espese mucho, una vez colada, la volvéis a poner al fuego y le añadís las hojas de gelatina previamente hidratadas y escurridas. Removéis hasta que la gelatina se diluya por completo. Conforme se vaya enfriando cogerá espesor.



Ya sé que os sonará a rollo pero no es tan complicada y el resultado es fabuloso. Y si conseguís 'engañar' a alguien para que os desgrane las granadas, en unas tres horas, podéis tener, con cuatro kilos, por lo menos seis botes de deliciosa mermelada.






Observaciones:

Como os escribía al principio he preparado unos sencillos canapés con un trocito de mousse de pato y os aseguro que con esta mermelada de granada están impresionantes. Pero también está riquísima sola, en unas tostadas, en un cruasán...

Las flores de la fotografías me las cogió del campo mi hermana Mamen.

La semana que viene empezaremos a publicar las recetas navideñas que os tenemos preparadas.









Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.

All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!

sábado, 22 de noviembre de 2014

Espaguetis con calmares y su tinta

Todavía no he entrado en 'modo on Navidad' porque no me gusta adelantar acontecimientos. Yo sigo a mi ritmo y las recetas navideñas llegarán a su debido tiempo. Por ello y porque todavía nos quedan dos fines de semana hasta que llegue diciembre, hoy nos vamos a comer unos espaguetis con calamares y su tinta para desmayarse de buenos que están. Pertenecen al grupo de lo fácil, resultón, bueno, bonito y barato. Aunque ahora que lo pienso, ¿por qué no ponerlos uno de los días de fiesta? 


Ingredientes:
(Para cuatro personas)
  • 300 gramos de espaguetis
  • 500 gramos de calamares medianos 
  • 4 sobres de tinta de calamar (están en el arcón de los pescados congelados)
  • 2 dientes de ajo
  • Una guindilla o dos, si os gusta más picante
  • Perejil
  • Un vaso de vino blanco (200 cl)
  • Aceite de oliva, sal
  • Un poco de agua de cocer la pasta


Preparación:

Lo primero que vais a hacer es cocer la pasta y, antes de escurrirla, guardáis un vaso del agua. La escurrís y la reserváis.
En una sartén grande, ponéis un chorro de aceite de oliva y freís los ajos fileteados, la guindilla, el perejil picado, la tinta de calamar y los calamares limpios y cortados en rodajas. Pasados diez minutos, añadís el vaso de vino blanco y el del agua de cocer los espaguetis y dejáis que reduzcan los líquidos un poco. Enseguida echáis los espaguetis y les dais varias vueltas hasta que se integren con los calamares.
Se sirven con perejil picado por encima.
Fácil, fácil, fácil...


Observaciones:

Podéis usar calamares congelados. No desmerecen el plato.
A veces consigo sacar algo de tinta de los calamares, pero como vamos a lo fácil, tinta congelada y se acabó.


El plato de esta semana es especial para servir pasta y pertenece a las nuevas vajillas de JOSÉ DíAZ. ¡Es precioso!
Es el modelo "Miracle" de la marca Das Schöne.
Además de para pasta, a mí se me ocurre servir una sopa de marisco...

La jaula blanca y la maceta son de la floristería OASIS. 



Esta receta es otra de las de mi caja y os pongo la foto de la hoja en la que está escrita. La fecha, que no podéis ver, porque está en la página de al lado es diciembre de 1994. 








Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.


All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!

domingo, 16 de noviembre de 2014

Bizcocho de sirope de arce, cortesía de Manuel

La historia de la receta de hoy comienza hace ya algunos años, cuando mi sobrino Manuel empezó a ir en verano a Canadá y siempre volvía con una botella de sirope de arce que mi hermana Ana arrinconaba en el fondo de un armario, hasta que un día me preguntó: ¿quieres esto o lo tiro? Y desde entonces nos comemos un bizcocho de sirope de arce que está jugoso, tierno, sabroso… en definitiva, "fantástico". Además, también lo uso para recetas saladas, pero eso os lo cuento otro día.
Pero ojo, no tenéis que ir a Canáda, este sirope lo venden en casi todos los supermercados y mucha gente lo utiliza para la famosa dieta del jarabe de arce. La única pega es que no es barato pero, la verdad, es que da para mucho.



Ingredientes:
  • 160 gramos de mantequilla a temperatura ambiente o la misma cantidad de aceite de girasol
  • 320 g de harina para bizcochos
  • 10 g de levadura en polvo
  • 1/2 cdta. de sal gruesa
  • 4 huevos
  • 120 g de azúcar
  • 200 ml. de jarabe de arce
  • 190 g de nata fresca. La encontráis al lado de las mantequillas y si no, la sustituís por yogur blanco
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla


Preparación:
Es facilísimo. Por un lado ponéis en un bol grande la harina, la levadura y la sal y lo mezcláis muy bien. En otro bol, los huevos batidos, la mantequilla o el aceite, el azúcar, el jarabe de arce, la nata fresca y la vainilla. Ahora echáis el contenido de este bol encima de la harina y removéis todo hasta integrarlo para conseguir una masa homogénea.
Precalentáis el horno a 180 grados, engrasáis un molde, vertéis la masa y lo metéis en el horno con la rejilla en el centro de 45 a 50 minutos. Tenéis que comprobar si está listo con una brocheta.
Pasado el tiempo, lo sacáis, lo dejáis en el molde 10 minutos y enseguida lo ponéis en una rejilla hasta que se enfríe por completo.




Observaciones:

Para empaparos de todo lo relativo al sirope de arce sólo tenéis que buscar en la bendita wikipedia. 

Esta receta, con algún que otro cambio, es de Martha Stewart.  









viernes, 7 de noviembre de 2014

Ensalada de caquis, aguacates y langostinos

Lástima que terminó el festival de hoy... pronto volveremos con más diversiones... ¿Os acordáis del estribillo de esta canción que sonaba en los dibujos del cerdito Porky de los Estudios Warner? Pues eso os canto yo pero aplicado al verano. Creo que definitivamente ha terminado la época del año que más me gusta, no obstante, el otoño me trae unas diversiones en forma de granadas, membrillos, castañas, chirimoyas, calabazas, boniatos, hongos, caquis... que también me encantan. Si es que el que no se consuela es porque no quiere. La receta de hoy lleva precisamente una de esas frutas otoñales: los caquis. Yo los utilizo tanto para preparaciones dulces como saladas y hoy toca ensalada. Hemos adelantado la publicación un día porque cuando leáis esto estaré en Elche de la Sierra en Casa Sagasta, disfrutando como una loca de mis amigas de Carmelitas de toda la vida. Ya os contaré "algo"; todo, indudablemente, no. 
¡Gracias infinitas a Ana Luz y Blas! ¡No hay mejores anfitriones!



Ingredientes:
(Para seis personas más o menos)


  • Un kilo de langostinos cocidos y pelados
  • 3 caquis 
  • 3 aguacates maduros
  • 2 chalotas ó cebollas tiernas
  • La ralladura de un limón y su zumo
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharadas de orégano fresco deshojado o cilantro, por si no encontráis el orégano




Preparación:

Peláis cuidadosamente los caquis, los partís en pequeños dados y los ponéis en una ensaladera en la que añadiremos también la cáscara rallada del limón y el zumo. 
A continuación, hacemos lo mismo con los aguacates: primero los peláis y, luego, los partís en dados más o menos del mismo tamaño que los caquis. Los añadís a la ensaladera y rociáis el conjunto con un chorro de aceite de oliva -si es virgen extra mejor todavía- y la sal.
Dais unas vueltas, mezclando todo, y finalmente añadís las colas de los langostinos.
Por último, cortáis las chalotas o cebollas tiernas en tiras muy finas, las ponéis en un colador y las pasáis por agua para que no queden muy fuertes de sabor. Las escurrís muy bien, las secáis con papel absorbente de cocina y las añadís a la ensalada. Ya sólo queda que le pongáis las hojas de orégano o de cilantro y deis otras vueltas con cuidado.



Observaciones:

Antes de descartar esta ensalada porque lleva caquis, os invito a que la probéis. La mezcla de sabores es una maravilla. 

Creo recordar, si no me falla la memoria, y ya viene siendo habitual en mí, que esta receta es de "mi" Berasategui, pero la tengo escrita en un trozo de papel y no pone de quién es. Seguramente la copié de alguna revista. Lo que sí es seguro es que tiene un porrón de años.

La ensaladera y los cuencos fueron un regalo de mi madre que sabe lo mucho que me gustan las vajillas y similares.










Todas las fotografías son propiedad de Francisco Solana. Si te interesa alguna de ellas puedes ponerte en contacto conmigo para obtener mi autorización en micajaderecetas@gmail.com  o en franciscosolanaphoto.blogspot.com  Si no me la pides, no puedes utilizarla. Gracias.

All photographs are copyright of Francisco Solana. If would like to feature my work on your website or blog or you would like to inquire for commercial use please contact micajaderecetas@gmail.com. Thank you!