domingo, 15 de julio de 2018

Jibia con fideos

Mis amigos Elena y José Ramón me han mandado desde Noja un libro editado por el Ayuntamiento de esta maravillosa villa costera de Cantabria dedicado a la jibia. Decenas de recetas con jibia, sepia, choco o cachón –como se le conoce por allí– todas con una pinta deliciosa. Para la primera, he escogido una que, además de este molusco, lleva fideos y guisantes.


Ingredientes:
(para 4 personas)

  • Una jibia de 500 gramos
  • 400 gramos de fideos del nº4
  • 2 litros de fumet de pescado
  • Una cebolla
  • Un diente de ajo
  • 200 gramos de tomate natural triturado
  • Una cucharada de pimentón
  • Perejil
  • Unas hebras de azafrán
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Una lata pequeña de guisantes

Preparación:

Limpiáis la jibia y la troceáis. En una cazuela, con cuatro cucharadas de aceite de oliva, la rehogáis y, cuando esté rehogada, le añadís la cebolla picada y el ajo, bajáis el fuego al mínimo y la dejáis cociendo hasta que esté tierna.
Cuando esté lista, le añadís los fideos –los rehogáis hasta que estén transparentes– el tomate, el perejil picado, las hebras de azafrán, el pimentón y lo cubrís con el caldo de pescado. Rectificáis el punto de sal. 
Contáis 13 minutos desde que empieza a hervir. Casi al final, incorporáis los guisantes escurridos.
Un plato sabrosísimo y facilísimo de cocinar.



Observaciones:

Podéis utilizar agua, si no tenéis caldo de pescado

Esta receta es de la chef Ana Queiruga, del restaurante Mijedo en el Paseo del Brusco, 35 en Noja.



jueves, 5 de julio de 2018

Spaghetti carbonara de Gennaro Contaldo

El mes pasado no pude participar y en este he llegado casi "por los pelos". Me habría fastidiado muchísimo no cocinar para el reto Cooking the Chef los spaghetti carbonara que prepara Gennaro Contaldo, el chef italiano elegido para la ocasión. Mira que me gusta a mí este hombre. Lo bien que se lo pasa cocinando. No me extraña que haya hecho tan buenas migas con Jamie Oliver. En casa siempre cocinamos los carbonara como Contaldo, pero sin los ajos. Según dice, es la receta original y es perfecta. Además, se cabrea mucho cuando oye hablar de añadirles nata. Aquí tenéis la prueba.



Ingredientes: Para cinco personas.
  • 400 gramos de espaguetis
  • 200 gramos de panceta curada
  • 4 huevos 
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Queso parmesano
  • 2 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación:

Contaldo pone agua en una olla y los espaguetis de pie, sujetos con la mano o manos si son muchos, hasta que se van reblandeciendo. Entonces los deja cocer y los tapa cuando el agua vuelve a hervir.
Mientras, parte la panceta en trozos -que se vean- y los reserva. En un bol, pone 3 yemas y un huevo entero, dos cucharadas de queso parmesano recién rallado, una pizca de pimienta negra y una pizca de sal, porque la panceta es salada, y lo bate todo hasta que esté bien mezclado. Lo reserva.
Ahora viene lo mejor, según el cocinero: en una sartén con una cucharada grande de mantequilla, dora dos ajos enteros, ligeramente chafados, y añade los trozos de panceta, no hay que dejarla crujiente, simplemente que tome un poco de color dorado. Cuando los ajos estén dorados, los retira porque sólo los utiliza para dar sabor.
Añade la pasta escurrida y le da unas vueltas para mezclarla con la panceta y le pone un cucharón de agua de cocer la pasta, sigue dándoles vueltas a los espaguetis, y fuera del fuego, incorpora la mezcla de yemas, otro cucharón de agua de cocer la pasta y le sigue dando vueltas hasta que se integra, le pone otra cucharada de mantequilla, queso parmesano rallado y un poco de pimienta negra. 
¡SPETTACOLARE! ¡DELIZIOSO! ¡MERAVIGLIOSO!

Observaciones:

Al final de la receta, Contaldo sugiere que, si no queréis usar mantequilla, la sustituyáis por aceite de oliva.

En este enlace están todas las participaciones del reto Cooking the Chef.




domingo, 17 de junio de 2018

Polos de horchata de chufa valenciana

Unas buenas chufas, un poco de azúcar, agua muy fría y el resultado es una auténtica horchata valenciana. Con ella he llenado un molde y a disfrutar de polos caseros sin conservantes ni ninguna guarrería extra. Esta vez he utilizado el robot Thermomix y la receta del Consejo Regulador de Denominación de Origen "Chufa de Valencia".




Ingredientes:

  • 250 gramos de chufa de Valencia
  • Un litro de agua fría
  • 110 gramos de azúcar
  • 500 gramos de cubitos de hielo


Preparación:

Laváis las chufas –las encontráis en tiendas que vendan frutos secos–, las ponéis en un cuenco y las cubrís con agua durante 6 o 7 horas para que se rehidraten. Tenéis que cambiarles el agua un par de veces.
Las chufas, una vez rehidratadas, se enjuagan, se vuelven a cubrir de agua, se les añade unas gotas de lejía –¡ojo!, tiene que poner en el envase que es para uso alimentario– y se mueven continuamente unos minutos. Una vez finalizada la desinfección, se enjuagan dos o tres veces más hasta que desaparezca la lejía.
Ponéis las chufas en el robot de cocina que vayáis a usar –en mi caso Thermomix– y las trituráis 2 minutos, velocidad 5-10 junto a un cuarto del agua muy fría y 500 gramos de cubitos de hielo.
La pasta obtenida la tenéis que pasar por un colador de tela, oprimiéndola todo lo que podáis. Si no tenéis colador de tela podéis utilizar una gasa de bebé. El líquido que suelta lo ponéis de nuevo en el robot con el resto del agua (750 gramos) y el azúcar y mezcláis 50 segundos a velocidad 5.



Observaciones:

El Consejo Regulador D. O. Chufa de Valencia aconseja que debe enfriarse rápidamente a temperaturas del orden de Oº C y que la conservación se hace a temperatura igual o inferior a 2ºC.
A mí me gusta muchísimo más líquida y muy fría que granizada, pero sobre gustos...




domingo, 10 de junio de 2018

Quiche de Roquefort, apio y nuez

Se acerca el verano y con él llegan las cenas al aire libre, las barbacoas, las excursiones, las comidas en la playa, etc. El pastel de hoy es ideal para alguna de estas ocasiones. Se prepara enseguida y lo mejor es que está igual de bueno frío o caliente. Empezamos la lista de recetas veraniegas para lucirnos.



Ingredientes:

  • Una plancha de masa quebrada
  • 175 gramos de queso Roquefort
  • 75 gramos de leche
  • 4 cucharadas de vino de Oporto
  • 2 huevos 
  • 2 yemas
  • 200 gramos de nata
  • Sal y pimienta molida en el momento
  • 2 tallos de apios
  • 20 mitades de nuez
Para la masa quebrada (por si os apetece hacerla):
  • 200 gramos de harina
  • 90 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Una cucharada de agua

Preparación:

Si hacéis la masa quebrada, tenéis que poner la harina en la encimera en forma de volcán. En el centro ponéis la mantequilla, el huevo, la sal y el agua. Con lo dedos trabajáis los ingredientes hasta que se junten formando migas. Con un tenedor, incorporáis el resto de la harina del volcán. Presionáis las migas con los dedos hasta formar una bola. Si queda pegajosa, le añadís un poco más de harina. Amasáis la bola hasta que se forme una mezcla uniforme presionando con la palma de la mano. Envolvéis con papel film y la metéis en el frigorífico 30 minutos.
Cuando esté lista, la estiráis en una superficie enharinada, la ponéis encima del molde, cortáis la masa que sobre pasándole el rodillo por el borde, pincháis la base con un tenedor, le ponéis un papel vegetal y la cubrís, por ejemplo con garbanzos, para que no se levante. La metéis en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos.
Si utilizáis masa comprada, hacéis este último paso de pincharla con el tenedor, cubrirla de papel vegetal y encima las legumbres.
Mientras la masa esté en el horno, batís el queso Roquefort con la leche y el vino de Oporto. Aparte, batís ligeramente los huevos con la nata y salpimentáis. Les añadís la mezcla de Roquefort y mezclaís.
En un cazo con un poco de agua hirviendo y sal, blanqueáis el apio troceado, lo escurrís y lo secáis con papel absorbente.
Cuando la masa esté lista, la sacáis del horno, le quitáis los garbanzos y el papel y le esparcís el apio y las nueces y le vertéis la mezcla de huevos y Roquefort. Metéis el molde en el horno otros 20 minutos o hasta que la superficie se dore.


Observaciones:

Esta "Quiche au Roquefort" pertenece al libro "La cocina francesa clásica" editado en 1994 por Le Cordon Blue, la escuela de cocina más prestigiosa del mundo.

Ha utilizado un vino reserva que compré en Oporto en la bodega CALEM. 


domingo, 3 de junio de 2018

Dip de mejillones

Al final sólo ha caído un chaparrón en Cartagena. Hoy luce el sol y apetece ir a la playa, aunque hace muchísimo viento. Para la hora del aperitivo he preparado un dip –una salsa en la que mojar un alimento generalmente más solido– de mejillones con unas latas que compré en Santoña. Para mojar, he preparado unos bastones de zanahoria y apio, espárragos y unos tomates cherry.



Ingredientes:
  • 2 latas de mejillones en escabeche de 250 gramos cada una.
  • Una tarrina de queso crema de 300 gramos
  • Un chorrito de salsa Worcestershire
  • 2 zanahorias
  • Un manojo de esparrágos finos
  • Un puñado de tomates cherry
  • Dos ramas de apio 

Preparación:

Este dip es facilísimo de preparar. En el vaso de la batidora, ponéis los mejillones de una de las latas con su caldo, los de la otra escurridos (no tiréis el caldo) y el queso crema, y batís hasta que se mezcle. Si espesa demasiado, le vais añadiendo poco a poco el caldo reservado hasta conseguir el espesor que os guste.
Servís acompañado de bastones de apio y zanahoria, de espárragos, a los que antes les dais unas vueltas en la sartén, y de tomatitos pinchados en palillos.



Observaciones:

Cuanto mejor sea la calidad de los mejillones, mejor será la crema. Yo es usado de la marca Angelachu.


domingo, 27 de mayo de 2018

Almejas a la cerveza

Ahora, sí. Ahora sí que ha llegado la primavera calurosa que tenemos por el Este del país. Ya hace día para irse directamente a la playa. Y eso es los que vamos a hacer, pero antes voy a dejar preparada esta receta de almejas que pide mucho pan. ¡Riquísimas!


Ingredientes:

  • 600 gramos de almejas
  • Una cebolla
  • Una cebolla tierna
  • 4 dientes de ajo
  • Una guindilla
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 tomates grandes maduros
  • Aceite de oliva
  • Un quinto de cerveza (200ml)
  • Cebollino


Preparación:

Lo primero, ponéis las almejas a remojo con un puñado de sal.
En una sartén, con un dedo de aceite, sofreís la cebolla picada con los dientes de ajo fileteados y la guindilla durante 15 minutos. Después, le añadís la cebolla tierna picada y los pimientos picados muy finos. Dais unas vueltas, lo dejáis freír a fuego lento otros 15 minutos. Ahora añadís los tomates pelados y troceados, subís el fuego y, cuando desaparezca el agua que sueltan los tomates y se quede casi seco, añadís la cerveza y dejáis reducir un poco antes de incorporar las almejas –lavadas y escurridas–.
Conforme se vayan abriendo las almejas, las retiráis a la fuente en la que vayáis a servirlas, dejáis que la salsa cueza un poco más y se la echáis por encima. Las servís con el cebollino picado por encima.


Observaciones:

Podéis dejar la salsa tal cual o triturarla, como he hecho yo

domingo, 20 de mayo de 2018

Flan de huevo en microondas

Además de para calentar o derretir,  y alguna que otra receta, no suelo utilizar mucho el microondas. Sin embargo, reconozco que es fantástico para hacer flanes en un abrir y cerrar de ojos y sobre todo cuando hace calor y no te atreves encender el horno. He preparado el flan de huevo de toda la vida.



Ingredientes:
  • 5 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 1/2 litro de leche entera
Para caramelizar el molde:
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Dos cucharadas de agua
  • Un chorrito de zumo de limón

Preparación:

Tenéis que tener en cuenta que todos los hornos microondas no tienen la misma potencia. El mío tiene 750 de máxima potencia.
Lo primero que hacéis es el caramelo para caramelizar el molde: ponéis el azúcar, el agua y el zumo de limón en el molde y lo metéis en el microondas 5 minutos a máxima potencia.
En un bol batís los huevos con el azúcar y añadís la leche.
Sacáis el molde del microondas y le echáis la mezcla a través de un colador. Lo metéis en el micro 2 minutos a máxima potencia y entre 10 y 12 a media potencia. Y ya está listo.
Esperáis a que se enfríe para meterlo en el frigorífico.



Observaciones:

Podéis hacer un delicioso flan de chocolate añadiendo cuatro cucharadas de Nesquik a la mezcla de huevos, azúcar y leche.

domingo, 13 de mayo de 2018

Croquetas de jamón de Iván Cerdeño

La receta de hoy la he sacado de un libro que me han regalado y que está editado por la asociación Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC). Es del cocinero Iván Cerdeño, cuyo restaurante El Carmen de Montesión en Toledo, tiene una Estrella Michelín. Se trata de unas croquetas de jamón que han pasado directamente a mis recetas de cabecera. ¡Qué ricas, por favor! 
Reconozco que fue amor a primera vista y el flechazo ha funcionado.


Ingredientes:
  • 240 gramos de jamón (sin tocino)
  • Un hueso de jamón
  • 900 gramos de leche entera
  • 130 gramos de harina
  • 130 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de nata
  • 5 hojas de gelatina
  • 125 gramos de panko (pan rallado japonés)
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva

Preparación:

Infusionáis la leche con el hueso de jamón y la dejáis reposar. Secáis el jamón picado en dados de 4x4 mm en el horno a 80ºC durante una hora. 
Mientras, en un cazo grande derretís la mantequilla, le añadís la harina y, sin parar de dar vueltas, tostáis la harina durante 10 minutos. Cuando la harina y la mantequilla estén bien integradas, incorporáis la leche infusionada caliente, colándola. Seguís dando vueltas y, cuando la masa esté bien fina, le añadís el jamón.
Por otro lado, calentáis la nata hasta que casi hierva, añadís las hojas de gelatina escurridas –que habréis hidratado con agua– y removéis hasta que se deshagan por completo. 
Retiráis la masa del fuego y le añadís la nata con la gelatina removiendo hasta que se mezcle todo.  
Esta masa tenéis que dejarla reposar hasta el día siguiente.
Una vez reposada, boleáis croquetas de 42 a 45 gramos, las pasáis por huevo y por el panko.  Por último, las freís en aceite muy caliente, las escurrís y las metéis en el horno a 180 grados un par de minutos, antes de servirlas, para que estén más crujientes.



Observaciones:

El panko lo podéis encontrar en tiendas en las que vendan productos relacionados con la cocina japonesa. Si no, rebozadlas en pan rallado.

Os aviso que os van a enganchar. 

sábado, 5 de mayo de 2018

Glühwein de Alfons Shuhbeck

Con estos vientos y estos fríos que han vuelto a arrasar España en plena primavera, me ha apetecido probar el glühwein que hace Alfons Shuhbeck, el cocinero alemán que han elegido las patronas de Cooking the Chef para el reto de mayo. Shuhbeck es muy famoso en su país, pero lo que más me gusta a mí es el muñeco que con su figura fabricó Playmobil y que se agotó enseguida. El glühwein no tiene ninguna ciencia, es un vino especiado que se toma caliente en los países del Norte de Europa, pero templadito o incluso frío también está bueno. De hecho, en la Edad Media era muy habitual beber vino especiado frío, como el Clairet o el hipocrás, que posiblemente se parezca al vino caliente de hoy en día. Y me ha encantado la receta de Shuhbeck porque, además de todas las especias, le pone chocolate y manzana seca. 
La suerte que he tenido con este cocinero es que mi primo Jesús habla alemán como si fuese nativo y no he tenido que complicarme la vida. ¡Danke, vetter!
He aprovechado y con el glühwein he cocinado unas peras pequeñas que han resultado ser un bocado exquisito. Una versión de las peras al vino murcianas, pero con acento alemán.



Ingredientes:
  • Una botella de vino tinto. Shuhbeck sugiere que no hace falta que sea muy bueno
  • 6 piezas de anís estrellado
  • 4 ó 5 clavos de olor
  • 10 gramos de jengibre molido
  • 5 gramos de pimienta negra en granos
  • 10 gramos de cardamomo molido
  • 50 gramos de manzana seca 
  • Una rama de vainilla
  • 2 ramas de canela
  • Una cucharada de canela molida
  • 100 gramos de chocolate negro en piezas pequeñas
  • 6 cucharadas de azúcar

Preparación:

Ponéis el vino en una cazuela a calentar sin que llegue al punto de ebullición. Cuando ya esté caliente, le añadís el chocolate, dos cucharadas de las especias trituradas –clavos, jengibre, pimienta,cardamomo–, el anís estrellado, las láminas de manzana seca, la rama de vainilla, las ramas de canela y vais añadiendo azúcar, poco a poco, probando hasta que esté a vuestro gusto de sabor y dulzor.
O sea que te puedes coger un colocón sólo con la preparación, jajajajajajajaja.
Lo coláis y dejáis que repose unos cinco minutos antes de tomarlo, siempre en vasos que aguanten el calor.
O dejáis que se enfríe por completo y lo tomáis como un vino dulce cualquiera.
Si os decidís por preparar las peras, sólo tenéis que pelarlas, cortarles el culete, para que sienten bien en un cazo u olla dependiendo de cuantas vayáis a preparar, las cubrís con el vino especiado preparado anteriormente y, a fuego lento, dejáis que se vayan empapando. Las mías, como eran pequeñas, en media hora estaban listas.
Podéis servirlas con nata montada. Un placer.


Observaciones:

Si lo servís en una fiesta, podéis servirlo en un ponchera de cristal. También podéis rellenar una botella de cristal.

La manzana seca la venden ya preparada, pero si no la encontráis, cortáis unas láminas muy finas y las metéis en el horno encima de un papel de horno a unos 160 grados hasta que veáis que están listas. Se hacen enseguida.

En este enlace tenéis al mismísimo Shuhbeck preparando su vino caliente y en este, todas las recetas del reto de este mes.












domingo, 22 de abril de 2018

Alubias canela con chorizo

Es un tesoro tener buenísimos amigos que te quieren y, si además te llenan la despensa de legumbres para que no te falten alubias, lentejas, garbanzos y, por supuesto, chorizo riojano, eso ya es de sobresaliente. Estas alubias canela van dedicadas a José Ramón y Elena con mucha pena de que no estén más cerca y puedan probarlas. Pero quedan pendientes. ¡Eskerrik asko, mi vasca preferida!



Ingredientes:

  • 250 gramos de alubias canela
  • Media cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Un pimiento italiano pequeño
  • Un chorizo asturiano o riojano
  • Una hoja de laurel
  • Una cucharada de pimientón dulce ahumado
  • Aceite de oliva
  • Sal


Preparación:

La noche anterior tenéis que poner a remojo las alubias.¡Que no se os olvide! 
Yo las he cocinado en la olla rápida.
Escurrís las alubias, las metéis en la olla con la cebolla y los ajos picados, el pimiento, la hoja de laurel, el chorizo, el pimentón, un buen chorro de aceite y la sal. Las cubrís de agua –tienen que sobrepasarlas un dedo– cerráis las olla y la ponéis al fuego. A partir de que suban los anillos, contáis unos 8 minutos, la retiráis del fuego para que se enfríe y poder abrirla. La volvéis a poner en el fuego, muy lento, destapada para que reduzca el caldo otra media hora. Si se reduce mucho podéis añadirle agua fría, pero poco a poco.
La cantidad de caldo depende de los que os guste a cada uno.

Observaciones:

¡Huelen y saben de maravilla!

Si tenéis prisa, podéis cocerlas en la olla rápida, sin destaparla, 18 minutos en total. Pero tendréis que probarlas para comprobar que están en su punto. Cada olla rápida es un mundo, pasa igual con los hornos.




domingo, 15 de abril de 2018

Soufflé helado de fresones

La verdad es que me apetecía hacer este soufflé helado de fresones y además hoy ha amanecido un día estupendo, porque mira que llevamos una primavera que no lo parece. Con cuatro ingredientes, podéis hacer un postre fantástico y de lo más vistoso. Y sobre todo a partir de ahora, que ya empiezan a llegar unos fresones muy dulces.


Ingredientes:
  • 800 gramos de fresones
  • 4 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 300 gramos de nata para montar
Preparación:

Laváis los fresones, los escurrís muy bien, les quitáis los rabitos y los trituráis en la batidora. Coláis el puré de fresones para que no les queden granillos.
Por otra parte, batís las yemas de huevo con la mitad del azúcar hasta que queden espumosas.
Añadís a las yemas el puré de fresones y lo mezcláis muy bien.
Ahora montáis la nata. Para ello, metéis el bol en el congelador y la nata en el frigorífico para que ambos estén bien fríos. Se montará enseguida.
Añadís la nata a la mezcla de fresones y, por último, las claras batidas a punto de nieve con el resto del azúcar, y las incorporáis con cuidado para que no se bajen.
Ponéis la mezcla en un molde y lo metéis en el congelador hasta que esté cuajada. 


Observaciones:

Podéis hacer el soufflé en moldes individuales

jueves, 5 de abril de 2018

Crema de pochas y bacalao

Llega el mes de abril y con él el reto Cooking the Chef dedicado al gran Pedro Subijana. Qué cantidad de recetas habría cocinado de este cocinero, pero como había que elegir una, me decidí por esta crema de pochas con bacalao que, como era de esperar, nos ha gustado muchísimo.


Ingredientes:

Para la crema de pochas:

  • 500 gramos de pochas
  • 80 gramos de pimiento verde
  • 50 gramos de zanahoria
  • Un tomate de 60 gramos entero
  • 100 gramos de cebolla
  • 4 cl de nata
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un diente de ajo
  • Sal
Para el bacalao:

  • 200 gramos de lomo de bacalao fresco
  • Aceite de oliva para confitar (la cantidad suficiente para cubrir el lomo)

Preparación:

Ponéis las pochas con agua que apenas las cubra. Agregáis las verduras, el tomate y el ajo. Cuando inicie el hervor, espumáis tantas veces como sea necesario. Añadís aceite de oliva y sal. Dejáis cocer entre 20 y 30 minutos a fuego suave.
Cuando las pochas estén cocidas, las retiráis del fuego y las dejáis enfriar. Una vez templadas, las coláis y las trituráis agregando un poco de caldo si fuera necesario, hasta obtener la textura deseada. Rectificáis de sal y reserváis.
Introducís el bacalao en el aceite a 70ºC. Lo confitáis entre 8 y 10 minutos. Cuando esté a punto, lo retiráis del aceite y lo desmigáis a modo de lascas.
Calentáis la crema de pochas y, justo en el momento de servir, agregáis la nata templada y mezcláis bien.
Para presentar esta receta, colocáis el bacalao en el centro y la crema alrededor. Lo termináis con un chorrito de aceite virgen extra.



Observaciones:

Las pochas son una variedad de alubia blanca que se consume antes de su madurez. 

En este enlace tenéis todas las recetas made in Subijana

domingo, 25 de marzo de 2018

Pastel de espárragos

Una hora menos, un viento insoportable, más frío. ¡Qué locura! Veremos esta tarde si las palmas de la procesión del Domingo de Ramos no salen por los aires. Esta semana he cocinado un pastel de espárragos que lo podéis dejar listo para meter en el horno mientras ponéis la mesa. 


Ingredientes:
  • Un manojo de espárragos verdes
  • Un paquete de pasta filo
  • 500 gramos de patatas
  • 3 huevos
  • 200 gramos de mantqeuilla
  • 200 gramos de nata
  • 100 gramos de queso Cheddar
  • 100 gramos de queso Emmental
  • sal, pimienta y nuez moscada

Preparación:

Para preparar este pastel, tenéis que empezar por la base de pasta filo. Derretís la mantequilla en el microondas, pintáis con ella las láminas de pasta y las vais poniendo  en el molde, una encima de la otra, hasta que terminéis el paquete. Suelen llevar entre 8 y 10 láminas.
Por otra parte, peláis las patatas, las cocéis durante 15 minutos, las escurrís y las ponéis en un bol. Las chafáis con un tenedor y las mezcláis con los dos quesos troceados, la nata y los huevos batidos. Salpimentáis la mezcla y le añadís media cucharadita de nuez moscada.
La vertéis sobre la pasta filo y le ponéis por encima los espárragos lavados, hervidos dos minutos y secos, y dos cucharadas de mantequilla. Horneáis el pastel durante 20 minutos con el horno a 190 grados precalentado.


Observaciones:

Este pastel admite todas las variaciones que se os ocurran. Podéis cambiar la pasta filo por hojaldre o masa quebrada.

domingo, 18 de marzo de 2018

Habas con langostinos

Con la primavera llamando a la puerta –aunque hoy no lo parezca– os traigo una receta que lleva unas habas tiernísimas, que se hace un abrir y cerrar de ojos y que os puede servir para un primer plato o un aperitivo. 



Ingredientes:

  • 500 gramos de habas peladas
  • Una chistorra
  • 300 gramos de langostinos frescos
  • 2 cebollas tiernas
  • Unas hojas de menta
  • Vinagre de arroz
  • Sal
  • Aceite de oliva



Preparación:

Es una receta sencillísima y rapidísima de preparar. Podéis hacerla con habas congeladas, pero está mucho mejor con habas frescas aprovechando que todavía estamos en temporada, y las que he utilizado estaban muy tiernas.
Peláis las habas y las cocéis en agua hirviendo unos 15 minutos. Las escurrís y las reserváis.
En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva sofreís las cebollas picadas y les añadís la chistorra troceada. Dais unas vueltas y añadís las habas. Dejáis unos minutos e incorporáis los langostinos pelados, la menta picada y el chorro de vinagre de arroz. Dais otras vueltas a todo y listo para servir.
Están deliciosas.

Observaciones:

Además de las congeladas, las habas las podéis encontrar en conserva en botes de cristal por si no os apetece pelarlas.






lunes, 5 de marzo de 2018

Helado de maracuyá y malvavisco flameado

Si ya se me pasaban los meses volando, con el reto Cooking the Chef, sin darme cuenta, me planto a velocidad supersónica en el día 5 de cada mes, que es cuando se publican todas las recetas del chef elegido. Y bien, aquí estamos con el danés Claus Meyer y su cocina que triunfa también en Bolivia. He escogido una receta de la carta de su restaurante Gustu (que quiere decir sabor en quechua) de La Paz, que está en la lista de los 50 mejores de Latinoamérica. He leído críticas estupendas de la cocina de Meyer
Una de ellas asegura que es "vibrante, no trabaja con el recetario tradicional y, sin embargo, ofrece la propuesta más boliviana del momento. Muestra la esencia de la despensa del país y pone en valor productos nunca vistos hasta hace poco más de un año en los mercados de La Paz". Espero que os guste el helado de maracuyá y malvavisco flameado.



Ingredientes:
  • 200 gramos de nata
  • 100 gramos de leche
  • 400 gramos de pulpa de maracuyá
  • 100 gramos de azúcar
  • 3 yemas de huevo
  • 100 gramos de malvaviscos pequeños

Preparación:

En cazo ponéis la nata, la leche y el azúcar y, a fuego medio, removéis con una cuchara de madera. Antes de que empiece a hervir, lo retiráis. De esta mezcla cogéis tres cucharadas en un bol pequeño y le añadís las yemas de huevo. Mezcláis bien y las incorporáis al cazo. Ponéis el cazo de nuevo en el fuego y seguís removiendo durante unos cinco o seis minutos. Coláis esta mezcla y, cuando se enfríe, la lleváis al frigorífico. La dejáis durante una hora.
A partir de aquí, si tenéis heladora, sacáis la mezcla del frigo, la ponéis en la heladora junto a la pulpa de maracuyá y la dejáis hasta que se vuelva cremosa con la consistencia de un helado.
Si no tenéis heladora, no hay ningún problema: vertéis la mezcla del cazo con la pulpa de maracuyá en un recipiente de cristal o metálico y lo metéis en el congelador. Lo vais sacando cada hora, durante las tres primeras, y rascáis el helado con un tenedor hasta que obtengáis la consistencia de helado.
Lo servís en los recipientes elegidos, le ponéis por encima los malvaviscos y, con un soplete de cocina, los flameais.



Observaciones:

Al maracuyá también se le conoce como fruta de la pasión, además de otros nombres, y está repleto de vitaminas.

La pulpa de maracuyá tenéis que pasarla por un chino para quitarle las semillas.

Aquí el enlace con todas las recetas made in Meyer.

domingo, 4 de marzo de 2018

Pulpo con fideos

El día ha amanecido nublado, amenazando lluvia y en media hora se ha despejado y luce el sol. ¡Con la falta que hace que llueva! No hace frío pero sí un viento espantoso. A lo que iba, me ha apetecido cocinar este guiso de pulpo con uno que tenía congelado y que cocí ayer. Con unas cuantas verduras, unos mejillones y unos fideos, ha resultado un plato espectacular. 


Ingredientes:
(para 6 personas)
  • Un pulpo de 1,5 kg
  • 500 gramos de fideos del nº 4
  • Un kilo de mejillones
  • Una cucharada de azafrán 
  • Una cebolla tierna
  • 2 dientes de ajo
  • Un pimiento verde italiano
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • 2 tomates maduros
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

El pulpo lo tendréis que tener congelado. La noche anterior, lo sacáis del congelador y lo dejáis en el frigorífico hasta el día siguiente. Laváis el pulpo, por si tuviera alguna impureza, y lo metéis en una olla con agua hirviendo. Lo sacáis tres veces seguidas para "asustarlo". Después lo dejáis cocer de 30 a 35 minutos.Tenéis que pincharlo con la punta de un cuchillo para comprobar si está en su punto. Si todavía estuviese un poco duro, lo dejáis unos minutos más.
En otra olla, cocéis los mejillones limpios hasta que se abran, les quitáis las conchas y los reserváis.
Mientras se cuece el pulpo, en otra olla o cazuela grande ponéis aceite de oliva y sofréis picados los dientes de ajo, la cebolla y las dos pimientos. Cuando se hayan pochado las verduras, añadís los dos tomates rallados y los dejáis hasta que se evapore el agua que sueltan. Dais unas vueltas más e incorporáis los fideos, el azafrán y caldo de pulpo hasta que quede todo cubierto. Es ahora cuando ponéis la sal. 
Lo dejáis cocer de 10 a 12 minutos, agregáis el pulpo cortado en trozos y los mejillones y lo cocináis otros dos o tres minutos. 

Observaciones:

Si os gusta, podéis ponerle perejil picado por encima cuando esté listo.

Este guiso está incluido en "El gran libro de la cocina gallega".